Existen diferencias entre el coronavirus, el SARS y el MERS.

Estudio israelí revela el motivo por el cual es difícil desarrollar un remedio contra el coronavirus

Dos investigadoras de la Universidad Hebrea de Jerusalem publicaron un trabajo que revela las diferencias fundamentales que distinguen al COVID-19 del SARS y el MERS. Las especialistas concluyeron que el nuevo virus es más potente de lo que pensábamos.

Ynet - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 25.03.20 , 12:58
Según un estudio realizado en la Universidad Hebrea de Jerusalem, el coronavirus no se irá a ningún lado, al menos en el corto plazo.
La investigación revela que no hay certeza de que las drogas que son efectivas para el tratamiento de uno de los virus de la familia de los coronavirus (hay siete de éstos, como el SARS y el MERS) puedan funcionar con otros del mismo grupo.
De acuerdo con las investigadoras Michal Linial y Esther Breil, cada uno de los coronavirus tiene una “capacidad de ataque” diferente para unirse a los receptores humanos, y la forma de adherirse varía de virus a virus.
Existen diferencias entre el coronavirus, el SARS y el MERS. Existen diferencias entre el coronavirus, el SARS y el MERS.
Existen diferencias entre el coronavirus, el SARS y el MERS.
(Shutterstock)
Las especialistas afirman que el nuevo coronavirus, el COVID-19, y el SARS tienen estructuras muy similares (72.8%), por lo que investigaron la forma en que se unen al receptor ACE2 humano.
Según el estudio, el coronavirus se une al receptor humano de una manera elástica y flexible, y la conexión entre el virus y el receptor suele ser débil, por lo que producir un medicamento para romper dicha unión es relativamente fácil.
Sin embargo, el nuevo coronavirus se une con más fuerza al interior de la célula humana. Por lo tanto, será significativamente más difícil separar al COVID-19 de las células humanas, por lo que resultará muy complejo desarrollar un medicamento que logre hacerlo.
“Cuando se logre desarrollar la vacuna, los que se la apliquen serán inmunes a la enfermedad, en tanto que los que no lo hagan podrán continuar propagándola”, afirmó la profesora Linial.
“En contraste con el SARS y el MERS, que desaparecieron casi con la misma rapidez que aparecieron, debemos aceptar la realidad de que el nuevo coronavirus no se irá a ningún lado, del mismo modo que convivimos con otros virus que viven entre nosotros. Y haciendo un paralelismo con la situación que vivimos en Israel, podemos decir que a los enemigos hay que conocerlos y buscar la forma de alcanzar la paz con ellos”.

Comentarios 0