Sala de terapia intensiva del Hospital Ichilov, en Tel Aviv.
Sala del hospital Ichilov de Tel Aviv.
Shiri Hadar
Cifras récord de clamidia y gonorrea en Israel.

Crecen las enfermedades de transmisión sexual en Israel

Preocupación por un aumento récord de clamidia y gonorrea. Se teme que las bacterias crearon resistencia a los antibióticos. Por qué muchos israelíes no mantienen relaciones sexuales seguras.

Itay Gal - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 03.07.20 , 09:12
Médicos israelíes manifestaron su preocupación por un marcado aumento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el país.
Si bien las restricciones de circulación por el coronavirus suponían que debía producirse una disminución en los casos de ETS, el Ministerio de Salud indicó que en la primera mitad de 2020 se registraron 860 casos de clamidia y 314 de gonorrea, una cifra sin precedentes que supera a la estadística del año pasado: en el período enero-junio de 2019 se detectaron 664 infecciones por clamidia y 254 por gonorrea.
Según los especialistas, el motivo de este aumento es que un gran número de bacterias relacionadas con ETS se volvieron resistentes a los antibióticos. Se trata de una preocupación global que a principios de este año generó una advertencia de parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las dificultades para combatir algunas de estas enfermedades.
ClamidiaClamidia
Cifras récord de clamidia y gonorrea en Israel.
(Shutterstock)
La bacteria que causa la gonorrea puede infectar tanto a los genitales como la garganta, un área habitual de contagio debido al sexo oral. Como las infecciones de garganta se suelen tratar con los mismos antibióticos, el área se volvió resistente a los medicamentos.
Desde que comenzaron a desarrollarse los antibióticos contra la gonorrea la bacteria mutó y se volvió resistente a drogas como la penicilina, la tetraciclina y las quinolonas. Se trata de la ETS más recurrente a nivel mundial, con 60 millones de infectados cada año.
La clamidia, en tanto, causa dolores e inflamaciones pélvicas, sangrado y molestias durante las relaciones sexuales, infecciones en los órganos reproductivos e inclusive esterilidad. Muchos pacientes no suelen presentar síntomas, lo que facilita el contagio si no se utiliza condón en el acto sexual.
ETSETS
Muchos israelíes no previenen ETS porque consideran que el condón solo protege el contagio de HIV.
(shutterstock)
La doctora Bibiana Hazan, jefa del departamento de enfermedades infecciosas del Centro Médico Emek de Afula, considera que las relaciones sexuales casuales y sin la debida protección también son un factor que explica el aumento de enfermedades de transmisión sexual en Israel.
"Cuando le preguntamos a los pacientes por qué mantuvieron relaciones sin protección, una respuesta habitual es que creen que los condones solo previenen el HIV, y que como ya no es una enfermedad mortal están menos atentos a los cuidados. Otros también dicen haber tomado medicamentos preventivos para el HIV", expresó Hazan.
Más datos sobre la gonorrea
Además de las relaciones sexuales, la enfermedad se puede transmitir a través de objetos contaminados con la bacteria. Su período de gestación puede ser de dos días a dos semanas, pero la mayoría de los síntomas aparecen de dos a cinco días después de la contaminación.
Entre un 30% y 60% de las mujeres no manifiestan síntomas discernibles. El resto experimentaría flujo vaginal, dolor al orinar, sangrado entre los ciclos menstruales o después de las relaciones sexuales. Un examen clínico podría mostrar inflamación del cuello uterino y presencia de pus.
Los hombres con gonorrea pueden tener una inflamación de la uretra que causa dolor al orinar y secreción de pus. En casos graves, la enfermedad podría inflamar la pelvis y causar dolor de estómago, sangrado, vómitos y fiebre. La bacteria también podría infectar los testículos y la glándula prostática. En caso de infección del recto, la misma se puede manifestar a través de descargas de pus o sin síntomas visibles.
GonorreaGonorrea
La bacteria de la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual que afecta a 60 millones de personas cada año en el mundo.
(Shutterstock)

Comentarios 0