Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.
Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.
Gentileza
Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.

La depresión post COVID-19, tratada a partir de tecnología de impulsos eléctricos

La tecnología no invasiva de una empresa israelí de dispositivos médicos transmite corrientes eléctricas al cuero cabelludo de los pacientes que luchan contra la depresión u otros trastornos neurológicos.

Yafit Ovadia - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 23.03.21 , 14:33
Una empresa israelí de dispositivos médicos está en los titulares con su método innovador para tratar afecciones neurológicas como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo exacerbado por la pandemia del coronavirus (COVID-19). La empresa BrainsWay utiliza una forma única de estimulación magnética transcraneal (TMS), mediante la cual se usa un campo magnético alterno para hacer fluir una corriente eléctrica en un sitio específico del cerebro a través de un estimulador que se fija a una bobina magnética y al cuero cabelludo del paciente. La versión actualizada de TMS de BrainsWay permite que sus señales magnéticas penetren en el cerebro de forma más amplia y profunda, curando o aliviando el trastorno.
"Estamos trabajando para tratar a los pacientes más difíciles, aquellos en quienes todos los demás intentos han fallado, y estamos viendo tasas de respuesta positivas el 70% del tiempo", señaló el presidente y director ejecutivo de BrainsWay, el doctor Christopher von Jako.
El coronavirus simplemente ha incrementado el porcentaje de personas deprimidas en general, ya que se sienten mal desde que contrajeron el COVID-19, perdieron a un ser querido, perdieron un trabajo, están experimentando dificultades financieras o ansiedad de algún tipo junto con problemas sociales. aislamiento. El grupo más afectado, señaló Von Jako, eran los jóvenes de 18 a 25 años, que estaban más acostumbrados a socializar sin limitaciones.
3 צפייה בגלריה
Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.
Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.
Christopher von Jako, presidente y director ejecutivo de BrainsWay.
(Gentileza)
“La tecnología TMS existe desde 1985, pero nuestra versión es diferente. La idea es introducir un pulso magnético dentro del cerebro a través de una tecnología no invasiva que puede estimular ciertas partes del cerebro", señaló el doctor Von Jako.
En ciertos trastornos neurológicos, un área específica del cerebro deja de responder al tratamiento típico, como medicamentos o asesoramiento psicológico. El TMS tradicional utiliza una bobina que crea campos magnéticos, generando así otra que puede reestimular la actividad neuronal y "reactivar" el cerebro, por así decirlo. La versión de BrainsWay trata una gama más amplia y profunda de neuronas. Los estudios están en curso, aunque no han arrojado resultados definitivos según las revistas científicas.
La tecnología de la compañía fue desarrollada por los científicos Uzi Sofer, Avner Hagai y David Zacut en 2003 en Jerusalem, y posteriormente probada en el Instituto de Ciencias Weizmann. Brainsway tiene oficinas en Nueva Jersey, Boston e Israel y es una empresa que cotiza en la Bolsa de Valores de Tel Aviv desde 2007.
“Es como ejercitar el cerebro todos los días, normalmente les damos tratamiento a los pacientes durante un período de entre cuatro y siete semanas”, período en que se sientan en una silla y reciben “señales” durante una hora más o menos.
3 צפייה בגלריה
Los pacientes que reciben el tratamiento de BrainsWay se sientan durante una o dos horas en una silla con el dispositivo adherido al cuero cabelludo.
Los pacientes que reciben el tratamiento de BrainsWay se sientan durante una o dos horas en una silla con el dispositivo adherido al cuero cabelludo.
Los pacientes que reciben el tratamiento de BrainsWay se sientan durante una o dos horas en una silla con el dispositivo adherido al cuero cabelludo.
(Gentileza)
La depresión se ha agravado desde que la pandemia del coronavirus echó raíces y se está extendiendo. Aunque muchos consultan a un psiquiatra y se les recetan medicamentos, para algunas de esas personas las drogas resultan ineficaces. "Los tratamientos tradicionales, como la medicación y la terapia, no funcionarán para unos seis millones de personas, o un tercio de las personas que sufren de depresión en los Estados Unidos. Algunos consideran someterse a una terapia compulsiva eléctrica que es altamente invasiva y también tiene una mala reputación", añadió. “Es por eso que TMS es una gran alternativa, no es invasiva, no requiere anestesia, es tolerable y tiene muy pocos efectos secundarios”, explicó, y agregó que el tratamiento se siente un poco como “un golpe en la cabeza".
Von Jako explicó que a menudo los pacientes con otras enfermedades neurológicas, como la enfermedad de Parkinson, también desarrollan más tarde signos de depresión, ya que luchan por vivir con su enfermedad y sus capacidades en deterioro. La empresa ha recibido recientemente la autorización de la FDA estadounidense para tratar la adicción al tabaquismo y ha obtenido la autorización en Europa para tratar el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y la enfermedad de Parkinson.
En los pacientes adictos, las corrientes eléctricas le indican al cerebro que esté "menos excitado" y trabajan para disminuir la compulsión, explicó. “Nuestro producto ha cambiado el paradigma para tratar a los pacientes, les da otra herramienta u opción”, expresó el doctor Von Jako.
Una paciente relató que había sufrido depresión durante mucho tiempo, que sólo se intensificó una vez que comenzó la pandemia. Cuando recibió el tratamiento de BrainsWay comentó que "era como estar en una habitación donde las luces se encendían de repente". Otro paciente había sufrido un TOC durante mucho tiempo, en el que los enfermos realizan tareas repetidamente para calmarse. Actualmente, sólo hay cinco medicamentos en el mercado para tratar el TOC. "Esa paciente transmitió que no habría podido salir de la casa durante la pandemia de COVID-19 si no fuera por este tratamiento", relató.
3 צפייה בגלריה
Nuevo tratamiento de impulsos eléctricos para tratar la depresión post coronavirus.
Nuevo tratamiento de impulsos eléctricos para tratar la depresión post coronavirus.
Nuevo tratamiento de impulsos eléctricos para tratar la depresión post coronavirus.
(Engin Akyurt en Unsplash)
Desde que comenzó la pandemia, las visitas de telepsiquiatría aumentaron entre un 40% y un 60% con respecto a niveles anteriores, señaló, y la creciente disponibilidad de opciones de tratamiento de telesalud está reduciendo el estigma que rodea a la salud mental. “Está creando conciencia y discurso, y creo que eso es muy importante, especialmente durante este momento difícil”, dijo.
–¿Cree que el sector de los dispositivos TMS se expandirá significativamente en el futuro?, se le preguntó a Von Jako:
–Veo que mejora cada vez más, y apenas estamos rascando la superficie con lo que sabemos sobre el TMS profundo hoy en día.
Von Jako tiene más de 20 años de experiencia en el campo y se ha desempeñado en una variedad de puestos en empresas líderes de dispositivos médicos. Si bien esta es la tercera compañía israelí para la que Von Jako ha trabajado, siente que “éste es un motivo de orgullo de que las tecnologías desarrolladas en Israel realmente estén ayudando a salvar el mundo. La conciencia sobre la salud mental no es sólo un problema de Estados Unidos o Israel, es un problema global".
Comentarios 0