El doctor Nimrod Kozlovski.
El doctor Nimrod Kozlovski.
Calcalist
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, brinda detalles sobre el acuerdo con la farmacéutica Pfizer.

Polémica en Israel acerca de los datos entregados a Pfizer

Al intercambiar datos de salud digitalizados por vacunas, el primer ministro Benjamin Netanyahu aseguró a los ciudadanos que sus datos personales están seguros. El Dr. Nimrod Kozlovski, especialista en el tema, opina que el debate fue poco profundo y que el gobierno no informó bien. No obstante, comparte las líneas principales del acuerdo de Israel con el gigante farmacéutico.

James Spiro, Calcalist - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 11.01.21 , 15:37
“Israel tiene activos de datos únicos que son muy importantes para Pfizer, y por una buena razón, Israel está proporcionando acceso a estos datos no sólo para beneficiar a nuestra sociedad con acceso a la vacuna, sino también porque los datos son valiosos para la salud global. Creo que Israel tiene el compromiso de proporcionar datos para tal causa”, opina el doctor Nimrod Kozlovski, socio y director de tecnología y regulación del bufete de abogados HFN.
La semana pasada, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció que a cambio de los millones de dosis de la vacuna Covid-19 que le proporcionó el gigante farmacéutico estadounidense, el estado de Israel otorgará a los fabricantes de medicamentos acceso a vastas bases de datos médicas que contienen información digital sobre las personas que han sido vacunadas con la vacuna Pfizer. Israel, en efecto, acordó funcionar como un laboratorio de experimentación global, con la información sobre su público para ser utilizada para determinar estrategias de vacunación en otros países y ayudar a los fabricantes de medicamentos a avanzar en la investigación de vacunas contra el coronavirus y otros medicamentos y tratamientos.
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, brinda detalles sobre el acuerdo con la farmacéutica Pfizer. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, brinda detalles sobre el acuerdo con la farmacéutica Pfizer.
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, brinda detalles sobre el acuerdo con la farmacéutica Pfizer.
(Alex Gamburg)
El acuerdo calentó la discusión pública sobre el acuerdo con Pfizer sobre qué tipo de datos está proporcionando Israel a cambio de la vacuna que podría cambiar el juego y cuáles son las ramificaciones de privacidad del acuerdo. Según Kozlovski, investigador y profesor de ciberderecho y tecnología de la información, al debate le falta la información más básica, como ¿qué datos está proporcionando Israel a Pfizer? ¿De qué forma se proporciona? ¿Es anónima o no la información que facilita? ¿Tiene un propósito limitado o no tiene límite?
“Inmediatamente comenzamos a escuchar a los defensores de los derechos de privacidad en Israel argumentando que la privacidad digital es un derecho esencial y debe tratarse con cuidado. Otros abogaban por el uso permisivo de los registros digitales para avanzar en la salud pública y la política de salud pública. Sin embargo, creo que la discusión en Israel hasta ahora ha sido poco profunda ”, señala Kozlovski.
"En primer lugar, tenemos que entender que Israel de hecho posee activos de datos únicos, que son muy importantes para Pfizer, y que Israel les está proporcionando acceso a estos datos por buenas razones", dijo. “Proporcionar a Pfizer nuestros datos no sólo beneficiará a la sociedad israelí con el acceso a la vacuna, sino que también es de gran valor para la salud mundial. Creo que Israel tiene el compromiso de proporcionar datos para ayudar al esfuerzo internacional para combatir la pandemia, así como los medios para hacerlo porque, a diferencia de muchos otros países, tenemos un sistema de salud muy centralizado. Tenemos cuatro HMO profesionales que funcionan bien, todos los cuales recopilan y almacenan registros de datos unificados. Significa que cada pieza de información médica de cada individuo está digitalizada y es accesible", añadió.
El doctor Nimrod Kozlovski. El doctor Nimrod Kozlovski.
El doctor Nimrod Kozlovski opinó que es poco profundo el debate en torno de los datos médicos entregados a Pfizer.
(Calcalist)
“A diferencia de muchos otros países, donde los registros de atención médica están muy fragmentados, Israel tiene lo que consideramos un activo nacional: una base de datos nacional unificada de registros de atención médica que es accesible para consultas. Israel, como política, decidió hace años utilizar estos conjuntos de datos para promover la investigación en salud digital y las iniciativas de salud pública ”, agregó el especialista.
Después de establecer que Israel tiene los medios y la motivación para ayudar a Pfizer y el esfuerzo global para formar una estrategia de vacunación efectiva, Kozlovski abordó las preocupaciones de privacidad planteadas por algunos de los oponentes al acuerdo.
Kozlovski distinguió entre registros agregados y registros individuales, y señaló que el trato con Pfizer implicaba, según lo declarado por el gobierno, registros agregados, es decir, información estadística, como la edad de alguien que se enfermó o cómo el peso afecta la probabilidad de que alguien se enferme. Estos tipos de registros estadísticos no están tan protegidos como los datos médicos privados y no requieren ningún consentimiento de las personas cuyos datos están registrados.
“Creo que Israel, al menos por lo que dijo el primer ministro en su discurso, acordó proporcionar registros agregados sobre la población en general. Pfizer quiere estos registros porque proporcionan un campo de prueba ideal para examinar adecuadamente el impacto de las vacunas."
Con respecto a la controversia en torno de la cuestión de si el sistema de salud israelí comprometió la confidencialidad médica de sus ciudadanos a cambio de vacunas –una queja común entre los defensores de la privacidad– Kozlovski dijo: “Creo que muchas de las personas de hoy que comentaron sobre la privacidad estaban mal informadas porque empezaron a hablar como si sus registros se estuvieran difundiendo globalmente o pudieran someterlos a ciberataques. Ese no es el tipo de registros que se comparten. Estamos tratando con conjuntos de datos agregados, no identificables".
“Hasta ahora, no hay indicios del primer ministro, el Ministerio de Salud o el Fiscal General de que los registros médicos individuales se compartieran de una manera que pudiera comprometer la privacidad de cualquier persona”, agregó.
“Otra cosa que creo que es importante es que incluso si la información fue compartida, todavía tenemos la capacidad de monitorear su uso. Por ejemplo, si se suponía que debía compartir los datos en un análisis en particular, puedo protegerlos de otros usos de los datos. Eso es algo que llamamos intercambio seguro de datos y existen tecnologías relevantes para eso. Hay formas de garantizar que los datos sólo se utilicen para el propósito para el que fueron compartidos”, dijo.
El ministro de Salud Yuli Edelstein y el primer ministro Benjamín Netanyahu reciben el segundo cargamento de vacunas de Pfizer en la pista del Aeropuerto Ben Gurion. El ministro de Salud Yuli Edelstein y el primer ministro Benjamín Netanyahu reciben el segundo cargamento de vacunas de Pfizer en la pista del Aeropuerto Ben Gurion.
El ministro de Salud Yuli Edelstein y el primer ministro Benjamín Netanyahu reciben el segundo cargamento de vacunas de Pfizer en la pista del Aeropuerto Ben Gurion.
(Moti Milard)
Kozlovski admitió que, por un lado, Israel tiene leyes de privacidad algo obsoletas porque sus leyes de privacidad se promulgaron en 1980, y las enmiendas a la ley todavía están esperando la aprobación legislativa. Sin embargo, según él, la ley israelí se basa en la ley europea y sigue constantemente las directrices europeas para que Israel pueda permanecer en el "refugio seguro" de Europa.
“Cuando se trata de salud pública, tenemos una ley específica que se ocupa de los registros de salud privados y detalla los tipos de consentimiento y protección que uno debe tener en sus registros. También hay una regulación muy detallada en las leyes de privacidad israelíes sobre el tipo de protección de ciberseguridad que debe aplicar a información confidencial como registros de salud. En este caso, la ley israelí de 1980 es bastante avanzada en la protección de los registros de salud”, aseguró.
"Creo que podría haberse informado mejor al público, con más transparencia, y más detalles, que habrían evitado esta acalorada discusión."
“Creo que si las personas estuvieran realmente informadas sobre los registros que se estaban compartiendo, encontrarían que muchas de las afirmaciones alarmistas que vimos en los últimos días eran como teorías de conspiración”, señaló. “No creo que el trato esté bien articulado, pero creo que es un buen trato. Creo que fue un movimiento inteligente por parte del gobierno aprovechar el hecho de que tenemos un sistema de salud avanzado con registros de salud digitales avanzados, aunque creo que podría haberse informado mejor al público, con más transparencia, y más detalles, que habrían evitado esta acalorada discusión".
Kozlovski dijo que siente que no hubo suficiente discusión sobre cómo la tecnología puede y se está utilizando para proteger la privacidad médica. “Creo que la gente tuvo una discusión superficial y pensó que la privacidad es binaria: o tienes tus datos protegidos o no están protegidos. Creo que hoy en día la tecnología, y en particular las tecnologías desarrolladas en Israel en torno a la privacidad, pueden utilizar datos y al mismo tiempo mantenerlos protegidos. Creo que si fuéramos mejores en educar al público sobre lo que la tecnología puede hacer para proteger su privacidad, no solo haría avanzar la industria tecnológica israelí, sino que también haría avanzar al público en general ”, dijo.
Comentarios 0