Vacuna Pfizer
Vacuna de Pfizer contra el coronavirus.
AP
La vacuna de Pfizer contra el COVID-19.

¿Cómo se realizarán los ensayos de Pfizer de la nueva vacuna contra la cepa Delta?

La farmacéutica anunció hace aproximadamente una semana que pronto comenzará los ensayos clínicos de la nueva vacuna que ha creado contra la cepa Delta. Gracias a la tecnología de ARNm, la empresa puede adaptar rápidamente las dosis contra cualquier nueva variante que surja.

Dr. Itay Gal - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 15.07.21, 10:31
En momentos que Israel enfrenta un nuevo brote de coronavirus, el país está preocupado por una posible tercera ola de contagios a pesar de que la mayoría de los israelíes ya recibieron ambas dosis de la vacuna. Esto se debe a que la cepa Delta ha logrado desarrollar mutaciones que se acumulan en el sistema inmunológico y provocan infecciones en algunos de los vacunados. Con el fin de combatir a esta cepa, Pfizer anunció que ha creado una nueva dosis para combatirla.
La farmacéutica que suministra las vacunas a Israel anunció hace aproximadamente una semana que los ensayos clínicos de la nueva dosis comenzarán en agosto. Esta vez, las pruebas serán breves e incluirán una fase para evaluar la seguridad y la eficacia de la inyección. Si tiene éxito, se estima que la empresa comenzará la producción de las nuevas vacunas, que se aplicarían como dosis de refuerzo a las personas inoculadas o como una primera dosis a aquellas que aún no han sido inoculadas.
3 צפייה בגלריה
La vacuna de Pfizer contra el COVID-19.
La vacuna de Pfizer contra el COVID-19.
La vacuna de Pfizer contra el COVID-19.
(AFP)
La innovadora tecnología de ARNm de las empresas Pfizer y Moderna permite que cualquier vacuna se actualice en sólo seis semanas
Hasta el año que estalló la pandemia, el desarrollo de una nueva vacuna solía llevar muchos años. Pero la innovadora tecnología de ARNm de las empresas Pfizer y Moderna permite que cualquier vacuna se actualice en sólo seis semanas. Este es un proceso científico relativamente simple, en el que parte del componente de la vacuna se actualiza para que se codifique de acuerdo con las mutaciones del virus. El resultado consistiría en una mayor protección, no sólo contra las hospitalizaciones sino también contra las infecciones.
Cabe señalar que las vacunas existentes de Pfizer aún brindan una protección significativa contra el coronavirus, incluso contra las nuevas variantes. Algunas personas vacunadas aún pueden contagiarse o contagiar, pero las dosis brindan un 90% o más de protección contra enfermedades graves, que son la principal preocupación de cualquier enfermedad infecciosa. Las vacunas de Pfizer y Moderna todavía se consideran las más efectivas jamás creadas.
En el corazón del desarrollo de esa vacuna innovadora y sintética se encuentra una molécula llamada ARNm (ARN mensajero). Cuando se inserta en el cuerpo una dosis que contiene ARNm, las células comienzan a producir proteínas que están codificadas de acuerdo con la "programación" de esa molécula.
3 צפייה בגלריה
La vacuna de Pfizer mostró 97% de eficacia en Israel contra 95% en sus ensayos clínicos.
La vacuna de Pfizer mostró 97% de eficacia en Israel contra 95% en sus ensayos clínicos.
Pfizer comenzará a probar su nueva vacuna contra la cepa Delta.
(Yariv Katz)
La innovadora tecnología de ARNm permite no sólo el desarrollo de vacunas eficaces contra el coronavirus, sino que también logra que se adapten contra las diversas variantes
n el caso de la vacuna de Moderna, las proteínas formadas se ubican en la superficie de la célula vacunada y son identificadas por el sistema inmunológico para generar una respuesta inmunitaria, que incluye anticuerpos contra el coronavirus. En otras palabras, la nueva inyección de ARNm "programa" las células del cuerpo para que cambien de modo que el sistema inmunológico "piense" que hay un coronavirus en el cuerpo y cree contra él anticuerpos y glóbulos blancos T que son necesarios para neutralizar el COVID-19 en infecciones futuras.
Nuestros cuerpos están “programados” para destruir el material genético que sale de las células, como el ADN de una bacteria. La lógica sugiere que si un material genético como el ARNm se inyecta en el cuerpo, el sistema inmunológico lo atacará y querrá destruirlo. Con este fin, Pfizer ha agregado moléculas de grasa que recubren el ARNm para que no se destruyan.
El proceso de producción de la vacuna de ARNm, la misma molécula que "programa" el cuerpo para crear una capa de coronavirus artificial, es único. Se trata de un material genético que ordena al cuerpo humano producir cosas y se compone fuera del cuerpo. En la práctica, este es un proceso bastante simple y rápido realizado por máquinas sofisticadas y precisas.
3 צפייה בגלריה
Un adolescente israelí recibe la vacuna contra el coronavirus en Haifa.
Un adolescente israelí recibe la vacuna contra el coronavirus en Haifa.
Un adolescente israelí recibe la vacuna contra el coronavirus en Haifa.
(Ido Erez)
Se puede afirmar que la idea general detrás del desarrollo es construir un esqueleto sobre el cual haya una serie de secuencias de "nucleótidos" (compuestos orgánicos que juntos forman el material genético y hacen que el cuerpo lleve a cabo varios procesos). Tales nucleótidos existen en la molécula de ADN que se encuentra en el núcleo de cada célula y también en el ARNm. Las máquinas de Pfizer y Moderna construyen estas moléculas en un orden determinado, adaptadas de acuerdo con la carga genética del coronavirus.
La innovadora tecnología de ARNm permite no sólo el desarrollo de vacunas eficaces contra el coronavirus, sino que también logra que se adapten contra las diversas variantes. De hecho, Moderna ya ha comenzado los ensayos clínicos en una serie de vacunas contra otras enfermedades virales graves, incluido el virus CMV que causa abortos y malformaciones graves; el virus EBV y el virus RSV. El nuevo y emocionante desarrollo de Moderna es una "inyección de invierno" que incluirá una protección contra los virus de la influenza, el RSV y el COVID-19.
Comentarios 0