El área del Monte del Templo fue expandido por Herodes.
Monte del Templo.
David Rubinger
Nunca se ha realizado una exhaustiva investigación arqueológica en el Monte del Templo.

El sitio histórico donde está prohibido excavar: “Una gran pérdida”

A pesar de la rica historia y las estructuras construidas a lo largo de los años, nunca se ha llevado a cabo una profunda investigación arqueológica en el Monte del Templo. La razón: la sensibilidad religiosa y el hecho de que el Waqf musulmán no da acceso a los arqueólogos. Mientras tanto, se intenta salvar los diversos hallazgos de obras en el Monte del Templo que dañan las antigüedades.

Itay Blumenthal - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 03.11.20 , 14:48
El Monte del Templo, donde se encontraban los templos y ahora está la mezquita Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, es considerado uno de los sitios arqueológicamente más intrigantes del mundo. Pero debido a su sensibilidad y al hecho de que este lugar ha dado lugar a varios conflictos, nunca se ha realizado en él una investigación arqueológica en profundidad. Los arqueólogos afirman que se trata de "una gran pérdida".
Nunca se ha realizado una profunda investigación arqueológica en el Monte del Templo.Nunca se ha realizado una profunda investigación arqueológica en el Monte del Templo.
Nunca se ha realizado una exhaustiva investigación arqueológica en el Monte del Templo.
(EPA)
En los últimos años se han realizado importantes hallazgos de muestras arqueológicas tomadas como parte de las obras de infraestructura del Waqf jordano en el Monte, pero se trata de descubrimientos superficiales. "Todavía no comprendemos los valores del Monte del Templo, independientemente de una religión u otra", expresó el doctor Yuval Baruch, director de la Autoridad de Antigüedades del Distrito de Jerusalem.
Cuando se regresa en el tiempo y se intenta comprender los desarrollos en el Monte del Templo desde un punto de vista arqueológico, se suele ver directamente la estructura del Monte: un complejo elevado y plano. En el pasado, la topografía del sitio era muy empinada, pero la construcción masiva, que culminó en los días de Herodes, cambió la estructura del Monte del Templo.
"Herodes expandió el Monte del Templo a un tamaño de 144 acres, que son aproximadamente 11 campos de fútbol", explicó Baruch. "Es el complejo sagrado más grande del mundo antiguo. Herodes no sólo expandió el Monte del Templo, sino que también amplió y fortaleció la estructura del Templo y lo convirtió en "la cosa más hermosa al aire libre", añadió.
El área del Monte del Templo fue expandido por Herodes.El área del Monte del Templo fue expandido por Herodes.
El área del Monte del Templo fue expandido por Herodes.
(David Rubinger)
En los días de Herodes, el Templo se convirtió en un verdadero esplendor arquitectónico, con una construcción de alta calidad que incluía sofisticación tecnológica y enormes presupuestos, y así se fortaleció la imagen de Herodes como un rey ambicioso y megalómano.
A mediados del siglo VII d.C., con el desarrollo del islam, el profeta Mahoma adoptó tradiciones y creencias de otras religiones monoteístas, incluida la creencia en la santidad de Jerusalem. En la primera década de la actividad de Mahoma, los fieles oraron en dirección a Jerusalem, hasta que la actividad del profeta se intensificó en los países árabes. Más tarde, el islam adoptó una tradición según la cual Mahoma ascendió al cielo desde la Piedra Fundacional en el Monte del Templo, y por lo tanto, las dos religiones, el judaísmo y el islam, atribuyeron santidad al mismo lugar.
La primera investigación sobre el Monte del Templo
A pesar de la inmensa importancia del sitio, nunca se han realizado excavaciones arqueológicas significativas en el Monte del Templo. "En todos los períodos que han transcurrido desde el siglo VIII hasta la Guerra de los Seis Días, el lugar no estuvo abierto a los arqueólogos y no se pudieron realizar excavaciones arqueológicas en el área", sostuvo el doctor Baruch.
Durante el dominio turco, los arqueólogos tuvieron un acceso limitado y pudieron cartografiar y documentar monumentos históricos, pero no excavar.
Toda la investigación arqueológica que existe hoy sobre el Monte del Templo se basa en investigaciones realizadas en el siglo XIX. Uno de los primeros arqueólogos que logró realizar un estudio en el Monte del Templo fue el británico Charles Warren, quien llegó enviado por la Fundación Británica para el Estudio de la Tierra de Israel hace unos 150 años.
Debido a la negativa del Waqf a permitirle excavar en el Monte del Templo, Warren se vio obligado a excavar pozos que alcanzaban una profundidad de hasta 30 metros alrededor del sitio sagrado, estableciendo así el estudio sobre los muros del Monte del Templo. En la actualidad, no se puede realizar una investigación similar por consideraciones político-civiles.
Otro estudio importante realizado en el Monte del Templo fue realizado por el arquitecto y arqueólogo alemán Conrad Schick, quien pudo mapear los sistemas subterráneos del Monte del Templo usando 49 pozos y canales que excavó.
En la década del 30’ del siglo pasado, fuertes terremotos azotaron la Tierra de Israel y la parte sur del Monte del Templo resultó dañada, al igual que la mezquita Al-Aqsa. "La arqueología era importante para el gobierno británico, por lo que aprovecharon sus buenas relaciones con el mufti Muhammad Amin al-Husseini y pudieron llevar a cabo investigaciones arqueológicas mientras restauraban las ruinas de la mezquita", manifestó Baruch.
La persona que realizó el estudio en el Monte del Templo fue el arqueólogo británico Robert William Hamilton, quien logró recolectar elementos, algunos de los cuales se encuentran actualmente en exhibición en el Museo Rockefeller y otros en el Museo Islámico en el Monte del Templo. Pero las obras no penetraron lo suficientemente profundo en el suelo, por lo que los hallazgos que se descubrieron fueron del período islámico y no de épocas anteriores.
Una investigación realizada en ese momento también encontró los restos de una antigua mezquita. Algunos de los materiales utilizados para construirla fueron tomados de estructuras que había antes. Por ejemplo, se encontraron varias vigas de madera antiguas que datan de los períodos del Primer y Segundo Templo.
El arqueólogo que no compartió los hallazgos y la destrucción de las antigüedades en el Monte del Templo
Al final del Mandato británico en Palestina, ocurrió un grave episodio relacionado con la arqueología en el Monte del Templo. "Los jordanos decidieron rehabilitar el Domo de la Roca, que fue acompañado por el reemplazo de su sistema de ingeniería", dijo el el doctor Baruch. "Un arqueólogo llevó a cabo una excavación significativa en el sitio y llegó hasta la roca, pero no publicó sus hallazgos. Esto implicó una pérdida de información del más alto nivel", agregó.
Después de la Guerra de los Seis Días y la liberación de la Ciudad Vieja, el control del Monte del Templo pasó a Israel, pero la operación del sitio y su responsabilidad real fueron otorgados al Waqf jordano.
Obras en el Monte del Templo.Obras en el Monte del Templo.
Obras en el Monte del Templo.
(EPA)

Piedras rotas durante los trabajos del Waqf en el Monte del Templo.Piedras rotas durante los trabajos del Waqf en el Monte del Templo.
Piedras rotas durante los trabajos del Waqf en el Monte del Templo.
(EPA)
Una de las primeras medidas tomadas por el gobierno israelí después de la guerra fue realizar excavaciones arqueológicas en la Ciudad Vieja y en la Ciudad de David, pero no se llevó a cabo ninguna excavación arqueológica en el propio Monte del Templo para no ofender los sentimientos de los musulmanes.
"El status quo limita la capacidad de los arqueólogos para operar en el Monte del Templo", sostuvo Baruch con frustración. "Aun así, a veces existe la posibilidad de excavar mientras se acompaña el trabajo de infraestructura llevado a cabo por el Waqf".
En 2009, el Waqf realizó trabajos para reemplazar las baldosas al norte de la Cúpula de la Roca, y el doctor Baruch, quien acompañó al supervisor de obra, aprovechó para excavar en el camino y descubrió una enorme estructura de 40 metros de largo bajo tierra.

Las obras del Waqf en el Monte del Templo en el año 1999.Las obras del Waqf en el Monte del Templo en el año 1999.
Las obras del Waqf en el Monte del Templo en el año 1999.
(Policía de Israel)

La tierra que fue sacada durante los trabajos en el Monte del Templo.La tierra que fue sacada durante los trabajos en el Monte del Templo.
La tierra que fue sacada durante los trabajos en el Monte del Templo.
(Eli Mandelbaum)
"Pudimos estudiar la estructura y descubrimos que era del siglo IX", sostuvo. "Es una estructura grande e importante que no era conocida en la historia del Monte del Templo", agregó. Un año antes, durante los trabajos del Waqf para reemplazar los cables de electricidad, el doctor Baruch y su equipo descubrieron una capa de suelo homogénea que data del período del Primer Templo.
Las obras del Waqf no siempre ayudaron a la investigación arqueológica, y muchas veces causaron daños extremadamente graves a los hallazgos arqueológicos en el Monte. Esto sucedió, por ejemplo, durante el trabajo que realizó el Waqf en la década del 90’ en la parte sur del sitio, en las Caballerizas de Salomón. "En una acción unilateral, el Waqf creó una enorme abertura de emergencia al cavar un pozo de 14 metros de profundidad y de 30 por 30 metros de tamaño", explicó.
"Las autoridades no lo detuvieron, y toda la tierra que había dentro de las capas con hallazgos y las capas históricas fueron arrojadas fuera del Monte del Templo", describió con tristeza el doctor Baruch. "La misma tierra está siendo filtrada actualmente como parte de un proyecto en el Monte del Templo, pero cuando los hallazgos pierden su contexto, es muy difícil relacionarlos con una historia completa", añadió.
La falta de capacidad de realizar una investigación exhaustiva en el Monte del Templo ha sido muy frustrante para los arqueólogos durante muchos años. "Hoy se le da al Monte del Templo una mirada religiosa, pero nosotros como público todavía no entendemos qué otros valores hay allí. ¿Cuáles son los valores artísticos que tiene? ¿Cuáles son sus valores culturales e históricos? Independientemente de una religión u otra.
"Debe entenderse que no visitar el Monte del Templo equivale a viajar a Atenas y no visitar la Acrópolis, o viajar a Egipto sin realizar un recorrido por las pirámides. Allí está la historia central del judaísmo y de Jerusalem", indicó el doctor Baruch. “Por alguna razón, sitios como la Ciudad de David son muy populares entre nosotros, pero el lugar más importante está a 200 metros de distancia”, concluyó.
Comentarios 0