Autor y comediante satírico, Aron Flam.
Autor y comediante satírico, Aron Flam.
Hanna Henrietta Sonidsson
Autor y comediante satírico, Aron Flam.

La justicia sueca confiscó 2.000 copias del libro de un autor satírico judío

Un libro publicado de manera reciente en Suecia donde se informa acerca de la “cooperación entre Suecia y los nazis” durante la segunda guerra mundial, fue confiscado alegando una infracción a los derechos de autor. La última vez que Suecia intervino en la edición de un libro, se trataba del “Mein Kampf, escrito por Hitler.

Itamar Eichner - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 22.07.20 , 13:45
¿Batalla por los derechos de autor o persecución mezclada con hipocresía y dejos de antisemitismo? Depende de a quién se le pregunte. Suecia prohibió la distribución del libro de un comediante y satírico judío, confiscó miles de copias y dió lugar a la polémica.
El protagonista es Aron Flam, autor del libro, “Este es el tigre sueco”, en el que acusa a Suecia de colaborar con el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. En el libro afirma que el origen de la teoría racial nazi está en la propia Suecia, que abordó este tema incluso antes de que Hitler llegara al poder.
Autor y comediante satírico, Aron Flam. Autor y comediante satírico, Aron Flam.
Autor y comediante satírico, Aron Flam.
(Hanna Henrietta Sonidsson)
Las autoridades en Suecia, un país liberal, están librando una fuerte batalla contra el escritor. En un movimiento con pocos precedentes, la policía allanó las editoriales y confiscó 2.000 copias del libro. En paralelo, la fiscalía solicitó permiso al tribunal para destruirlos. La última vez que se tomó una decisión similar en ese país fue a principios de la década de 1990, cuando se destruyó una copia de “Mein Kampf”, el libro escrito por Adolf Hitler.
La persecución de este nuevo libro se inició después de una denuncia presentada ante la policía por el “Museo de Preparación Militar”, alegando que su portada fue robada de un póster creado por un artista sueco en 1941.
El póster, del cual el museo obtuvo en su momento los derechos de autor, muestra a un tigre vestido con los colores de la bandera sueca, que saluda con una mano y lleva en la otra un símbolo de la esvástica. Se trata de una imagen perteneciente a una campaña de propaganda Sueca contra el espionaje que bajo el mensaje de “En svensk tiger” transmitía un juego idiomático entre “Un tigre sueco” y “Un sueco calla”, de similar pronunciación en esa lengua.
Tapa del libro “Un tigre sueco”. Tapa del libro “Un tigre sueco”.
Tapa del libro “Un tigre sueco”.
(Hanna Henrietta Sonidsson)
Flam afirma que se trata de una excusa obsoleta: “El objetivo real es evitar la distribución del libro para silenciar la colaboración sueco-nazi que en Suecia se intenta invisibilizar hasta hoy”. Según el autor, es un ataque contra la democracia y la libertad de expresión.
“Es irónico que en 2020 estemos lidiando con una situación en la que un libro de un comediante judío que trata sobre las relaciones de Suecia con la Alemania nazi está a punto de ser destruido”, señaló Flam.
Un golpe adicional cayó sobre el autor. La editorial presentó en su contra una demanda civil por 53.000 dólares por los daños que presuntamente sufrió debido al uso del póster.
Comentarios 0