Nieve Muro Lamentos
Nieve en la Ciudad Vieja de Jerusalem.
Reuters
La nieve en el Muro de los Lamentos.

El Muro de los Lamentos de blanco: ¿Qué significa la nieve para el judaísmo?

Fieles se acercaron a bailar y celebrar el fenómeno climático. Para los cabalistas la nevada también tiene su significado espiritual, que incluye un curioso ritual: rodar desnudos por la nieve.

Kobi Nachshoni - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 18.02.21 , 14:58
En las últimas horas la nieve cubrió a Jerusalem y el Muro de los Lamentos, uno de los sitios más sagrados del judaísmo, fue uno de los destinos preferidos para los israelíes que quisieron disfrutar al aire libre del fenómeno climatológico.
Después de un año de sucesivos cierres y relativa desolación, el sitio se pobló de visitantes: fieles, fotógrafos, curiosos e improvisadas rondas de baile alegraron la fría noche en la capital de Israel. “Nunca estuvo vacío, siempre recibe visitantes, inclusive cuando nieva en medio de la noche”, destacaron desde la Fundación del Patrimonio del Muro de los Lamentos, organismo que administra el lugar.
2 צפייה בגלריה
Nieve Muro de los Lamentos
Nieve Muro de los Lamentos
La nieve en el Muro de los Lamentos.
(Fundación del Muro de los Lamentos)
El rabino cabalista Itzhak Batzri afirmó que para el judaísmo “la nieve simboliza el perdón de los pecados” según palabras del profeta Isaías: “Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán”.
“La semana pasada se terminaron los ´días Shovavim´ en los cuáles, según la Cabalá, se acostumbra a ayunar dos veces por semana durante un mes y medio, con el fin de expiar pecados”, contó Batzri sobre los motivos de los cabalistas para pedirle a Dios que viene durante este período, como símbolo de ese perdón divino.
2 צפייה בגלריה
Nieve en Jerusalem
Nieve en Jerusalem
La nieve y un significado especial para los cabalistas.
(AFP)
Este año no nevó durante los “días Shovavim”, sino pocos días después, y para los cabalistas esta “demora” se trata de una señal divina. “En el año de la pandemia el ayuno puede debilitar a las personas en días muy fríos, por eso Dios otorgó algunos días cálidos para el ayuno. La nieve vino después y eso es una señal de perdón de los pecados, alegría y bendición”, explicó el rabino.
Según la cabalá, el ritual de expiación de estos días se realiza rodando desnudo por la nieve, aunque debido a los peligros que esto acarrea son muy pocos quienes lo practican de esa manera. Para quienes desean hacerlo de todas formas, se recomienda recolectar un puñado de nieve con la mano y desparramar por diferentes partes del cuerpo.
Comentarios 0