En ciudades chinas como Beijing, arriba, las compilaciones del Talmud se empaquetan y venden como "sabiduría judía" sobre el éxito empresarial.
En ciudades chinas como Beijing, las compilaciones del Talmud se empaquetan y venden como "sabiduría judía" sobre el éxito empresarial.
JTA
Los judíos "tienen emociones especiales hacia los chinos", explica el rabino Matt Trusch en un video douyin dirigido a la vasta audiencia china.

Rabino estadounidense lucha contra los estereotipos judíos a través de la versión china de TikTok

Hablando en un mandarín fluido salpicado de modismos chinos, el rabino Matt Trusch con 180.000 seguidores y casi 700.000 me gusta para sus videos, trae sabiduría judía a una China plagada de estereotipos.

JTA/Jordyn Haime, Ynet |
Published: 04.08.22, 15:30
Con dos títulos en estudios asiáticos y 15 años de su vida viviendo y trabajando en China, el rabino Matt Trusch tiene mucha experiencia con este gigante de Oriente, en donde hizo de todo. Pero el antisemitismo no fue una de esas experiencias hasta que comenzó a publicar en Douyin, el TikTok de China, desde su casa en Texas en 2021.
Hablando en mandarín fluido salpicado de modismos chinos y filmado frente a una estantería llena de textos judíos, Trusch comparte apasionadamente parábolas judías del Talmud y la Tanya, un libro de comentarios jasídicos del rabino que fundó el movimiento ortodoxo Jabad, y las lecciones de vida y negocios que pueden ofrecer a los usuarios chinos de la red social. Con casi 180.000 seguidores, sus vídeos han acumulado casi 700.000 likes.
4 צפייה בגלריה
Los judíos "tienen emociones especiales hacia los chinos", explica el rabino Matt Trusch en un video douyin dirigido a la vasta audiencia china.
Los judíos "tienen emociones especiales hacia los chinos", explica el rabino Matt Trusch en un video douyin dirigido a la vasta audiencia china.
Los judíos "tienen emociones especiales hacia los chinos", explica el rabino Matt Trusch en un video douyin dirigido a la vasta audiencia china.
(JTA)
Pero la sección de comentarios debajo de los videos de Trusch es reveladora. En China, puede ser muy delgada la línea entre amar a los judíos y odiarlos por los mismos rasgos estereotipados. En su video más viral, que tiene más de 7 millones de visitas y explica cómo China ayudó a dar refugio a los judíos que escapaban de Europa durante la Segunda Guerra Mundial, los comentarios antisemitas parecen superar en número a quienes agradecen a Trusch por compartir la cultura y la sabiduría judías.
"No quieres tomar mi dinero, ¿verdad?", se lee en uno de los principales comentarios.
"Las élites de Wall Street son todas judías", dice otro comentario; otros llaman a los judíos "gente aceitosa", un juego de palabras con los caracteres chinos que deletrean la palabra "judío". Muchos culpan a los judíos por las Guerras del Opio de mediados del siglo XIX entre China y las potencias extranjeras, o por la inflación en la Alemania anterior a la Segunda Guerra Mundial. Otros comentaristas le piden repetidamente a Trusch que se dirija a Palestina en videos que no tienen nada que ver con Israel.
Los comentarios reflejan el hecho de que, en la mente de muchos chinos, el Talmud no es un texto religioso judío, sino una guía para enriquecerse. La creencia ha generado toda una industria de libros de autoayuda y escuelas privadas que afirman revelar los llamados secretos de los judíos para hacer dinero.
4 צפייה בגלריה
En ciudades chinas como Beijing, arriba, las compilaciones del Talmud se empaquetan y venden como "sabiduría judía" sobre el éxito empresarial.
En ciudades chinas como Beijing, arriba, las compilaciones del Talmud se empaquetan y venden como "sabiduría judía" sobre el éxito empresarial.
En ciudades chinas como Beijing, las compilaciones del Talmud se empaquetan y venden como "sabiduría judía" sobre el éxito empresarial.
(JTA)
En su biografía de Douyin, Trusch apela a esta creencia, describiéndose a sí mismo como un rabino que comparte "sabiduría del Talmud", "datos interesantes sobre el pueblo judío", "pensamiento comercial" y "consejos para hacer dinero". Trusch le dijo a la Agencia Telegráfica Judía que apelar a los estereotipos chinos sobre los judíos era una decisión estratégica destinada a exponer a más chinos a los preceptos judíos.
"Explotamos el hecho de que [los chinos] están interesados en escuchar la sabiduría empresarial judía para que nos sigan. Hemos jugado con eso antes", dijo, refiriéndose a sí mismo y a un socio judío de habla china en Australia que está ayudando con el proyecto.
Apelar al interés chino en el Talmud como guía de negocios es estratégico por otra razón: la actividad religiosa es complicada en China, donde el judaísmo no es una de las cinco religiones reconocidas, y el proselitismo por parte de extranjeros está prohibido.
"Pirkei Avot y el Talmud no significan religión en China, a pesar de que esos son textos judíos de los que aprendemos Torá", señaló Trusch. "Si tuviera que decir: 'Voy a enseñar conceptos de Torá en China', eso estaría prohibido, probablemente. Pero si hablo de cosas del Talmud, entonces no es amenazante".
Trusch siempre tuvo interés en China. Después de obtener una licenciatura en estudios asiáticos en Dartmouth College y una maestría en la Universidad de Harvard, pasó 12 años en Shanghai haciendo negocios en una variedad de industrias. Mientras estuvo allí, se acercó más al judaísmo y comenzó a volar a Israel cada dos semanas para estudiar en una yeshivá.
"Cuando estuve en China, muy rara vez sentí algo más que un aprecio cariñoso por los judíos" de parte de los chinos, aclaró Trusch. Era consciente de la forma estereotipada en que los chinos piensan sobre los judíos: como inteligentes y conocedores de los negocios, parangones de riqueza y poder mundial con control sobre Wall Street y los medios de comunicación. La mayor parte del tiempo, estos rasgos son vistos con admiración, y los estereotipos se perpetúan incluso en los principales medios de comunicación.
"Cuando estuve en China, muy rara vez sentí algo más que un aprecio cariñoso por los judíos"
Y, sin embargo, algunos de los comentarios antisemitas más populares en los videos de Trusch hacen referencia al llamado "Plan Fugu", una propuesta de la década de 1930 de varios funcionarios japoneses para asentar a 50.000 judíos alemanes en la Manchuria ocupada por los japoneses. Algunos en el liderazgo japonés se inspiraron en la falsificación antisemita "Protocolos de los Sabios de Sión", creyendo que reasentar a los judíos en la China ocupada atraería una gran riqueza y el favor de potencias mundiales como Gran Bretaña y Estados Unidos.
El Plan Fugu nunca llegó a buen término, pero el bloguero político antisemita y ultranacionalista Yu Li (que bloguea bajo el nombre de Sima Nan) ha compartido la historia con sus casi 3 millones de seguidores. En una diatriba antisemita de 20 minutos de duración, dice que el Plan Fugu es evidencia de que los judíos se confabularon con los japoneses para establecer una patria judía en territorio chino, una conspiración que se ajusta a una narrativa nacionalista de que China está constantemente bajo ataque de potencias extranjeras.
4 צפייה בגלריה
Una vista de la ciudad de Beijing.
Una vista de la ciudad de Beijing.
Una vista de la ciudad de Beijing.
(Shutterstock)
Una simple búsqueda del "plan Fugu" en Douyin revela innumerables videos que explican la "conspiración" judío-japonesa y cuestionan si los judíos son dignos de simpatía por atrocidades como el Holocausto.
Sima Nan no es la única figura prominente conocida por el antisemitismo. Incluso en un país con tan sólo 2.500 judíos, en su mayoría ciudadanos extranjeros, entre 1.400 millones de chinos, las teorías de conspiración antisemitas parecen estar vivas, al menos entre los comentaristas en línea, los izquierdistas antiisraelíes y algunos nacionalistas chinos prominentes.
Como dice Tuvia Gering, investigadora del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem, ideas como la de Sima Nan "están perfectamente expresadas en narrativas nacionalistas sancionadas por el estado que advierten contra el cerco y la influencia extranjera".
Es probable que los judíos que viven en China digan que rara vez han experimentado lo que se consideraría antisemitismo. Como en cualquier otro país, los jóvenes en las redes sociales están siendo introducidos a ideas antisemitas y teorías de conspiración, como una correlación entre los judíos y el COVID-19, que es poco probable que encuentren en otros lugares, dijo Simon K. Li, director ejecutivo del Centro de Holocausto y Tolerancia de Hong Kong.
"Creo que el problema de las conspiraciones judías en nuestra región persiste y es más profundo de lo que pensamos porque se expresa más abiertamente en el anonimato de las redes sociales y portales web como Douyin / TikTok y Tencent QQ en lugar de en las interacciones cara a cara", añadió.
4 צפייה בגלריה
Embajada de China en Israel.
Embajada de China en Israel.
Embajada de China en Israel.
(Mikela Brasto)
Las autoridades chinas están al tanto del discurso de odio en línea: en junio, una investigación de la BBC sobre una industria de videos racistas populares en China provocó una respuesta del gobierno chino. La embajada de China en Malawi, África, donde se filmó un video racista, dijo que "condena enérgicamente el racismo en cualquier forma, por cualquier persona o que ocurra en cualquier lugar".
Más tarde ese mes, China publicó un conjunto de reglas preliminares que instruyen a las plataformas de contenido a revisar los comentarios de las redes sociales antes de que se publiquen y a reportar a las autoridades "información ilegal y mala". Pero estos desarrollos no parecen haber tenido mucho impacto, al menos en los videos de Trusch, que reciben un nuevo conjunto de comentarios antisemitas cada vez que publica.
El Consulado de China en Israel no respondió a las solicitudes de comentarios.
La misión de Trusch, desde que comenzó a publicar en Douyin, fue conectar a los chinos con la cultura y la sabiduría judías, especialmente dadas las restricciones actuales de COVID-19 en China que impedían el intercambio cultural.
"Tratamos de no decir cosas negativas sobre otras personas, de ninguna manera, y estamos intentando retratar a los judíos de manera muy positiva"
Él y su pareja australiana se mostraron al principio reacios a abordar el antisemitismo que recibían en sus videos. Pero luego han comenzado a responder a algunos comentarios antisemitas o a hacer más videos que intentan abordar y desacreditar estereotipos comunes o teorías de conspiración.
No todos los comentarios en los videos de Trusch son negativos; de hecho, en las últimas semanas el antisemitismo parece "haberse calmado un poco", dijo. La mayoría de los comentaristas continúan expresando su apoyo e interés en aprender sobre la cultura y la historia judías de un rabino real (Trusch fue ordenado el año pasado después de muchos años de estudio), dado que la buena información está limitada. Esas respuestas positivas son las que lo mantienen en marcha, dice.
"Tratamos de tener un mensaje muy positivo. No tratamos de decir cosas negativas sobre otras personas de ninguna manera y estamos tratando de retratar a los judíos de una manera muy positiva", dijo. "Y debido a la oposición, nos estamos esforzando aún más".
Comentarios 0