Shaul Ladany, segundo a la derecha, con familiares frente a una maqueta en miniatura del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
Shaul Ladany, segundo a la derecha, con familiares frente a una maqueta en miniatura del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
AP
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany en la entrada del campo de concentración nazi de Bergen-Belsen

Sobreviviente del Holocausto y la masacre de Munich regresa a Alemania

Shaul Ladany fue encerrado en un campo de concentración nazi cuando era un niño de 8 años y escapó del ataque de los terroristas palestinos contra los atletas olímpicos; ahora, el hombre de 86 años está de regreso en Alemania para visitar los dos lugares donde evitó por poco la muerte.

Adaptado por Mark Mysler |
Published: 05.09.22, 13:59
Lo llaman el último sobreviviente: Shaul Ladany vivió en un campo de concentración nazi y escapó de la masacre de 11 compañeros atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich.
6 צפייה בגלריה
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany en la entrada del campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany en la entrada del campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany en la entrada del campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
(AP)
El sábado, Ladany, que nació en 1936 en Belgrado, en la ex Yugoslavia, llevó a familiares al campo de concentración de Bergen-Belsen, en el norte de Alemania, para mostrarles el lugar donde fue encarcelado por los nazis cuando tenía 8 años.
Después de eso, el ágil octogenario participará en una ceremonia conjunta germano-israelí en Munich el lunes para conmemorar el 50 aniversario del ataque a los atletas olímpicos por parte de terroristas palestinos.
Ladany, que compitió en los Juegos de Múnich como corredor de carreras, caminaba a paso ligero con tenis color verde lima y un sombrero beige para el sol mientras conducía a su nieta, su hermana menor y sus tres hijos en Bergen-Belsen, que se ha convertido en un sitio conmemorativo . Señaló un terreno, ahora cubierto por arbustos de arándanos y brezos y altos abedules y pinos, donde solía estar el cuartel número 10.
6 צפייה בגלריה
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany posa para una foto en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany posa para una foto en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
El atleta olímpico israelí Shaul Ladany posa para una foto en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
(AP/ Markus Schreiber)
Lo retuvieron allí con sus padres y dos hermanas durante unos seis meses en 1944 antes de que se les permitiera salir en virtud de un acuerdo negociado por fundaciones judías húngaras y suizas, que pagaron el rescate de los nazis para liberar a más de 1.600 judíos deportados de Hungría.
“No es agradable recordar el período aquí”, dijo Ladany en una entrevista en el antiguo campo de concentración. Pero era importante para él regresar y contarles a sus familiares sobre los horrores que soportó durante el Holocausto, en el que murieron 6 millones de judíos europeos. Es una peregrinación que ya ha realizado varias veces con otros miembros de la familia.
“Siempre traigo aquí a uno de mis familiares para enseñarles, para educarlos sobre lo que aconteció”, dijo Ladany.
6 צפייה בגלריה
Shaul Ladany, segundo a la derecha, con familiares frente a una maqueta en miniatura del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
Shaul Ladany, segundo a la derecha, con familiares frente a una maqueta en miniatura del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
Shaul Ladany, segundo a la derecha, con familiares frente a una maqueta en miniatura del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen
(AP)
A pesar de que era un niño pequeño en ese momento, Ladany todavía recuerda el hambre constante y los interminables pases de lista soportados en el viento frío fuera de los barracones cuando los guardias contaban a los reclusos del campo.
Los Ladany huyeron de Belgrado en 1941 después de que su casa fuera bombardeada por la Luftwaffe alemana, o la fuerza aérea. Escaparon a Budapest, Hungría, pero finalmente fueron capturados por los nazis y enviados a Bergen-Belsen, donde 52.000 prisioneros, en su mayoría judíos, fueron asesinados o murieron poco después de su liberación por parte de soldados británicos el 15 de abril de 1945.
6 צפייה בגלריה
Una vista de una piedra conmemorativa en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
Una vista de una piedra conmemorativa en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
Una vista de una piedra conmemorativa en el antiguo campo de concentración nazi Bergen-Belsen en Bergen, Alemania
(AP/Markus Schreiber)
Después de ser liberados el año anterior en el intercambio, Ladany y su familia viajaron a Suiza y finalmente se mudaron en 1948 a Israel. Allí creció para convertirse en profesor de ingeniería industrial y gestión y en un consumado corredor de carreras; que todavía ostenta el récord mundial de 50 millas, establecido en 1972.
Cuando llegó a Munich para los Juegos Olímpicos a los 36 años, cuenta, intentó estimar la edad de cada alemán que conoció, y "si en mi mente podría haber sido un adulto en el grupo de edad que podría haber participado en las atrocidades del Tercer Reich, evité cualquier contacto”.
Sin embargo, esta vez no fueron los alemanes quienes representaron una amenaza para su vida.
Temprano en la mañana del 5 de septiembre, miembros del grupo palestino Septiembre Negro irrumpieron en la Villa Olímpica, mataron a dos atletas de la delegación israelí y tomaron como rehenes a nueve más, exigiendo la liberación de prisioneros palestinos en Israel, así como de dos izquierdistas extremistas en las cárceles de Alemania Occidental.
6 צפייה בגלריה
Una placa conmemorativa de los once atletas de Israel y un policía alemán que murieron en un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos de 1972
Una placa conmemorativa de los once atletas de Israel y un policía alemán que murieron en un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos de 1972
Una placa conmemorativa de los once atletas de Israel y un policía alemán que murieron en un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos de 1972
(AP)
Ladany, nuevamente, escapó por poco. Un compañero de cuarto aterrorizado lo despertó para decirle que un compañero atleta había muerto, y rápidamente se puso las zapatillas y corrió hacia la puerta de su apartamento.
Justo afuera vio a un funcionario olímpico suplicando a un hombre con chándal y gorra, luego identificado como el líder de los asaltantes, que fuera "humanitario" y dejara entrar a los funcionarios de la Cruz Roja en un departamento adyacente. El hombre, recordó Ladany, respondió: “Los judíos tampoco son humanitarios”.
Ladany se dio la vuelta, se puso algo de ropa sobre su pijama y se unió a otros compañeros de equipo para huir. No todos tuvieron tanta suerte; los nueve rehenes y un oficial de policía murieron durante un intento fallido de rescate por parte de las fuerzas alemanas.
Ladany dijo que si bien antes del ataque los Juegos Olímpicos eran puramente “una reunión deportiva de alegría y competencia”, hoy en día ningún evento de este tipo se lleva a cabo sin una estricta seguridad.
“Desde entonces”, dijo, “el mundo ha cambiado”.
Alemania Occidental fue criticada no solo por estropear el rescate, sino también por ocultar archivos históricos sobre los trágicos eventos durante décadas y por no ofrecer suficiente compensación a las familias de las víctimas. Los familiares de los 11 atletas asesinados habían amenazado con boicotear el aniversario del lunes, pero la semana pasada finalmente llegaron a un acuerdo en el que recibirán un total de 28 millones de euros (dólares) en compensación.
Ladany planea usar su chaqueta original del equipo israelí de 1972 cuando asista al funeral, y está ansioso por mostrarle al mundo que tanto él como Israel han resistido.
“Los que intentaron matarme ya no están vivos”, dijo. "Todavía estamos aquí. No solo como individuos, sino también como país”.
Comentarios 0