Libro "Los últimos judíos de Penang".
Libro "Los últimos judíos de Penang".
Matahari Books
Libro "Los últimos judíos de Penang".

Nueva novela gráfica cuenta la historia de la comunidad judía perdida de Malasia

El libro, escrito por Zayn Gregory, muestra la vibrante vida judía que solía haber en el país asiático antes de que la comunidad comenzara a desaparecer por la Segunda Guerra Mundial y el antisemitismo.

JTA - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 02.12.21, 12:00
Los académicos no saben exactamente cuándo los judíos llegaron por primera vez a Penang, uno de los estados más pequeños de Malasia, ubicado en la isla occidental de la nación del sudeste asiático.
El cementerio judío en la ciudad capital de la región de George Town, en una calle antes llamada Jalan Yahudi -Camino Judío- da una estimación: el primer entierro que se llevó a cabo en el lugar fue el de la señora Shoshan Levi, en 1835. Según un censo realizado a principios del siglo XX, en el país había una población judía de 172 personas.
3 צפייה בגלריה
Libro "Los últimos judíos de Penang".
Libro "Los últimos judíos de Penang".
Libro "Los últimos judíos de Penang".
(Matahari Books)
"Lo único que existe [en Malasia hoy] son ​​personas de origen judío, digamos, personas que tienen ascendencia judía en algún lugar del árbol genealógico, pero ellas ya se convirtieron al islam para casarse con miembros de la comunidad malaya"
Zayn Gregory, autor de "Los últimos judíos de Penang"
Pero los judíos ya no deambulan por las calles de George Town y no lo han hecho durante décadas. Desde entonces, Jalan Yehudi ha cambiado el nombre por el de un escritor malayo, Zainal Abidin, y la antigua sinagoga ubicada en la zona no ha sido visitada por judíos desde que cerró en 1976. Sin suficientes judíos para cumplir con un minyan (grupo de oración de 10 hombres), el edificio es ahora una cafetería de moda.
En los últimos años, Malasia ha sido declarada por la Liga Anti-Difamación como una de las naciones más antisemitas fuera de Medio Oriente y África del Norte. Gran parte de ese odio puede atribuirse a su ex primer ministro, Mahathir Mohamad, quien se declaró orgulloso de ser antisemita. Israel y Malasia no mantienen relaciones diplomáticas y los israelíes tienen prohibido visitar el país asiático.
"Lo único que existe [en Malasia hoy] son ​​personas de origen judío, digamos, personas que tienen ascendencia judía en algún lugar del árbol genealógico, pero ellas ya se convirtieron al islam para casarse con miembros de la comunidad malaya", dijo Zayn Gregory.
Gregory, un estadounidense que es mitad judío convertido al islam y que ahora vive en la ciudad malaya de Kuching, ha escrito recientemente un libro sobre los judíos de Penang.
"Los últimos judíos de Penang", que se publicó la semana pasada, es una novela gráfica breve para todas las edades, con coloridas ilustraciones en acuarela de las antiguas calles de George y sinagogas realizadas por el artista Arif Rafhan.
El libro cuenta la historia de la una vez vibrante comunidad judía que ocupó el casco antiguo de George Town, explicando las formas de vida de esa comunidad para los lectores que quizás nunca hayan conocido a un judío, y destacando algunas de sus figuras famosas como David Marshall, quien se convertiría en el primer primer ministro de Singapur (bajo el gobierno de la Mancomunidad de Naciones británica).
“El libro es una especie de réquiem para la comunidad que solía ser", afirma. Y agrga: "La esperanza es que este libro despierte el interés sobre la rica realidad multicultural que solía existir en Malaya [el nombre de la región hasta principios de la década de 1960]”, señaló Gregory, quien es profesor de arquitectura del paisaje en la Universidad de Malasia Sarawak y es escritor y traductor de poemas malayos.
3 צפייה בגלריה
La sinagoga de Penang en el libro de Zayn Gregory.
La sinagoga de Penang en el libro de Zayn Gregory.
La sinagoga de Penang en el libro de Zayn Gregory.
(Matahari Books)
Muchos judíos comenzaron a salir de Malasia durante la Segunda Guerra Mundial con la ayuda de los británicos. Los que permanecieron, en su mayoría abandonaron el país en la década de 1970 cuando el antisemitismo se volvió más omnipresente en la vida cotidiana
A Gregory le fascinó la historia poco conocida de los judíos en Malasia a través de historias que leyó en los medios de comunicación locales, y luego el editor del libro, Matahari Books, se acercó al escritor para avanzar con el proyecto.
Gregory se convirtió al islam a los 17 años, una decisión que él atribuye al hecho de que estuvo atrapado en medio de una familia mixta judía y cristiana, aunque no logró identificarse fuertemente con ninguna de las dos religiones. Luego tomó la decisión de mudarse a Malasia con su esposa, a quien había conocido en los Estados Unidos pero nació y se crió en el país asiático, donde más del 60% de la población es musulmana y cerca del 40% restante se identifica con otras religiones.
El judaísmo no era una gran parte de la vida de Gregory antes de mudarse a Malasia, sostuvo el escritor. “Pero al estar aquí, uno entiende que se trata de un país donde el judaísmo no es ampliamente conocido ni entendido. La mayoría de la gente nunca ha conocido a un judío en su vida. Y, lamentablemente, hay muchos malentendidos y, por supuesto, algunos prejuicios que nacen de la ignorancia”, añade Gregory.
Investigar y escribir el libro lo acercó a sus raíces judías. Gregory se refirió a la reacción que tuvo cuando se enteró de que solía haber una comunidad judía vibrante en Malasia. “Eso realmente me impactó. Estaba muy asombrado ”, manifestó. "Sentí que era realmente una oportunidad para compartir algo que todavía forma parte de mí", agregó.
Se han realizado pocas investigaciones o escritos importantes sobre los judíos de Penang: Gregory utilizó principalmente artículos de periódicos y revistas locales, además de un estudio escrito por el investigador australiano Raimy Che-Ross. Según un periódico, el nacionalista sionista Israel Cohen realizó una visita a Penang en 1920, entonces bajo control británico, donde conoció a un hombre llamado Ezekiel Aaron Manasseh, quien afirmó que solía ser el único judío ortodoxo allí hasta que dejó la ortodoxia.
Los intereses comerciales, el antisemitismo en sus países de origen y la Primera Guerra Mundial derivaron en que "algunos otros judíos de Bagdad, en su mayoría vendedores ambulantes pobres, fueran a Malasia y formaran pareja con mujeres chinas y malayas”, sostuvo Gregory.
Muchos judíos comenzaron a salir de Malasia durante la Segunda Guerra Mundial con la ayuda de los británicos. Los que permanecieron, en su mayoría abandonaron el país en la década de 1970 cuando el antisemitismo se volvió más omnipresente en la vida cotidiana.
En un libro de 1970, Mahathir Mohamad, el ex primer ministro, escribió que los judíos tienen "narices de gancho" y "entienden de dinero instintivamente". Fue destituido de su cargo en 2020 durante su segundo período como primer ministro, momento en el que la población judía de Malasia casi había desaparecido.
3 צפייה בגלריה
El edificio donde solía estar ubicada la sinagoga de Penang.
El edificio donde solía estar ubicada la sinagoga de Penang.
El edificio donde solía estar ubicada la sinagoga de Penang.
(Google Street View)
Los académicos han dicho que las declaraciones de odio de los políticos no reflejan necesariamente las opiniones de los malayos comunes; argumentan que muchos de los que rechazan el nacionalismo religioso del país han comenzado a rechazar la tradición de odio a los judíos
Sobre su antisemitismo, Mohamad dijo en 2012: “¿Cómo puedo ser de otra manera, cuando los judíos que tan a menudo hablan de los horrores que sufrieron durante el Holocausto muestran la misma crueldad y dureza nazi no solo hacia sus enemigos, sino incluso hacia sus aliados, cuando éstos intentan detener la matanza sin sentido de sus enemigos palestinos".
Los judíos que huyeron de Malasia emigraron a Australia, Israel y Estados Unidos; muchos otros escaparon a Singapur, incluido Marshall.
El último judío étnico conocido en Penang fue David Mordecai, un conocido gerente de hotel cuya familia llegó por primera vez de Bagdad en 1895, y murió en 2011. Está enterrado en el único cementerio judío de Penang, que ha sido cuidado por la misma familia musulmana por generaciones.
Los académicos han dicho que las declaraciones de odio de los políticos no reflejan necesariamente las opiniones de los malayos comunes; argumentan que muchos de los que rechazan el nacionalismo religioso del país han comenzado a rechazar la tradición de odio a los judíos.
Gregory comparte la postura de los académicos y espera que su libro ayude a construir puentes con el lejano pueblo judío que todavía considera una parte importante de su vida y que una vez llamó a Penang su hogar.
“Las muchas veces que he compartido aquí con personas sobre mi propio origen, nunca he experimentado nada remotamente hostil”, comenta Gregory. "Cierto asombro a veces; claro, ya que la idea de que una persona de origen judío se convierta en musulmana es tan sorprendente para un musulmán como para un judío", agrega.
Comentarios 0