El rabino Moshe Reuven Azman en una oración interreligiosa en Kyiv
El rabino Moshe Reuven Azman en una oración interreligiosa en Kyiv
Foto: Gettyimages
Una sinagoga cerca de Kyiv

La temporada de las fiestas judías en Ucrania muestra cómo la guerra devastó a la comunidad

A pesar de los peligros de la guerra, la peregrinación anual de judíos de todo el mundo a la ciudad ucraniana de Uman ayuda a aliviar las dificultades de la comunidad judía local con una muestra de unidad.

David Saveliev, Nicholas Bennett, JTA, Adaptado por Mark Mysler |
Published: 08.10.22, 13:36
Para algunas de las decenas de miles de peregrinos jasídicos que se dirigían a las estridentes celebraciones de Rosh Hashaná en Uman, la ciudad occidental de Lviv actúa como escala en un largo viaje a la parte oriental del país desde puntos de acceso en Europa central y occidental.
Pero en lo que va del año, Lviv ha disfrutado de una temporada de altas fiestas judías inesperadamente vibrante. Rosh Hashaná fue celebrado por un mayor número de judíos de lo habitual, de toda Ucrania, muchos de los cuales participaron en las celebraciones por primera vez, según el director del centro Hillel de la ciudad.
6 צפייה בגלריה
Una sinagoga cerca de Kyiv
Una sinagoga cerca de Kyiv
Una sinagoga cerca de Kyiv
(Foto: David Saveliev)
“En años anteriores era difícil lograr que la gente viniera, pero ahora no tenemos suficientes asientos” para los servicios en el edificio de Hillel, que tiene capacidad para 50-60 personas, dijo Nataliya Tolok, jefa del capítulo local de la organización para jóvenes adultos judíos de todo el mundo.
El cambio no fue impulsado por una revitalización natural de la comunidad local. Más bien, la invasión rusa en el este ha convertido a Lviv, la ciudad más grande del oeste de Ucrania, que se encuentra justo al lado de la frontera con Polonia, en un centro de refugiados que buscan escapar de la violencia.
Más de siete meses después del inicio de la guerra, el Hillel local y la única sinagoga en funcionamiento en la ciudad siguen distribuyendo decenas de miles de paquetes de alimentos. Ayudan principalmente a la población judía local, pero también ayudan a los no judíos que lo necesitan.
“Todos estaban solemnes y serios” en este Rosh Hashaná, dijo el rabino Mordechai Bald, el rabino principal de la ciudad y líder de la sinagoga Tsori Gilod, que tuvo una alta participación en Rosh Hashaná. “No sabemos lo que nos espera en otro año, especialmente aquí en Ucrania. Existe el temor de otra ola de ataques debido a la reciente movilización rusa, este temor simplemente se cierne sobre nosotros. La sensación de vacío era tangible. Fue tan real”.
6 צפייה בגלריה
La sinagoga Brodsky en Kyiv
La sinagoga Brodsky en Kyiv
La sinagoga Brodsky en Kyiv
(Foto: David Saveliev)
Si bien la migración judía a Lviv es un símbolo de cómo la guerra ha desplazado a tantos ucranianos, los servicios de festividades judías han demostrado ser atípicos en un país que ha visto a miles de judíos partir hacia Israel y otros lugares desde febrero.
En la capital, Kiev, que antes de la guerra era el hogar de una gran y próspera comunidad judía, la histórica Sinagoga Brodsky ahora está medio vacía. En invierno y primavera, albergó a cientos de refugiados, pero ahora muchos judíos han huido del país. Las otras sinagogas de la ciudad también vieron reducidos sus números en las festividades judías a fracciones de lo habitual.
“Ahora está tranquilo, pero sé que es una calma temporal”, dijo el rabino Moshe Azman, quien dirige la sinagoga de Brodsky y es uno de los muchos hombres que reclaman el título de rabino principal de Ucrania. Agregó que su sinagoga también ha gastado más de 2 millones de dólares en la evacuación de judíos de todo el país.
“Rusia movilizó soldados, pero nos preparamos para las fiestas y hacemos lo que podemos, enviamos paquetes de ayuda a los soldados judíos y demás”, dijo Azman. “Haremos todo lo posible para traer una sonrisa a la gente en estos tiempos difíciles”.
6 צפייה בגלריה
El rabino Moshe Reuven Azman en una oración interreligiosa en Kyiv
El rabino Moshe Reuven Azman en una oración interreligiosa en Kyiv
El rabino Moshe Reuven Azman en una oración interreligiosa en Kyiv
(Foto: Gettyimages)
A pesar de la atmósfera sombría, un evento dos días después de Rosh Hashaná simbolizó el fortalecimiento de las relaciones de Ucrania con su población judía, lazos que históricamente han estado plagados de derramamiento de sangre.
El jueves, el Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional, un organismo afiliado al gobierno que había sido dirigido por controvertidas voces nacionalistas de 2015 a 2020, realizó un evento en Babyn Yar para conmemorar el 81º aniversario de la masacre nazi de más de 30.000 judíos en 1941.
El evento vinculó simbólicamente el sufrimiento judío en Ucrania con la guerra actual, trazando paralelismos entre el Holocausto y la invasión de Rusia. Varios líderes religiosos, incluidos sacerdotes cristianos ortodoxos y católicos, estuvieron junto a Azman.
Volodymyr Tylischak, subdirector del Instituto, dijo a JTA que, especialmente durante las Altas Fiestas Judías, uno puede "sentir la conexión entre Ucrania y el pueblo judío" y que cree “que la reconciliación es posible".
6 צפייה בגלריה
Celebraciones judías en las calles de Uman
Celebraciones judías en las calles de Uman
Celebraciones judías en las calles de Uman
(Foto: David Saveliev)
La guerra tampoco ha descarrilado el trabajo del Museo Sholom Aleichem en Kyiv, el único museo judío público del país que estudia y preserva la historia judía en Ucrania, según un investigador que desea permanecer en el anonimato por cuestiones de privacidad. A pesar de la guerra, el trabajo de estudio de la comunidad judía continúa “como de costumbre”, dijo.
“Ahora estamos todos unidos, judíos y no judíos, en la lucha contra Rusia”, agregó.
Hay un lugar donde los festejos judíos comenzaron casi con normalidad: Uman, el sitio de una peregrinación anual de Rosh Hashaná para miles de judíos, la mayoría de ellos ortodoxos, que viajan a la tumba del sabio del siglo XVIII, el rabino Nachman de Breslov.
Aunque el total estimado de visitantes se redujo de máximos de 40.000 a 50.000 en los últimos años, antes de la pandemia de COVID-19, unos 25.000 desafiaron los peligros de viajar a una zona de guerra este año. Se encontraron con medidas de seguridad reforzadas y un toque de queda, entre otras reglas nuevas, que muchos ignoraron.
Si bien los peregrinos de Uman a menudo son estereotipados como seguidores ortodoxos haredi de la secta jasídica de Breslov, la pequeña ciudad atrae a un grupo diverso de visitantes judíos. Todo el mundo encuentra algo para sí mismo en Uman: para algunos, es un lugar de tranquilo aprendizaje jasídico. Para otros, como Jacob, un libertario de Florida que no dio su apellido, Uman es como un festival donde siempre hay círculos de música y baile.
6 צפייה בגלריה
Los turistas buscan souvenirs en un bazar en Uman
Los turistas buscan souvenirs en un bazar en Uman
Los turistas buscan souvenirs en un bazar en Uman
(Foto: David Saveliev)
“Este es el Woodstock judío”, dijo Jacob a JTA. “Sabía que tenía que estar aquí”.
Muchos peregrinos llegaron con semanas de anticipación, temiendo que las fronteras se cerraran nuevamente como en los primeros días de la pandemia de COVID. Desde febrero, no ha habido vuelos a Ucrania, por lo que los seguidores de Brezlov tuvieron que volar a países vecinos, desde donde tomaron costosos y extenuantes viajes en autobús o taxi hasta Uman.
Benyamin, un ortodoxo de 39 años del norte del estado de Nueva York, dijo que constantemente se sentía como si estuviera “en un sueño” mientras estaba en Uman. “Es un país en guerra con una superpotencia, pero no tenía miedo”, dijo.
Cuando llegó a Uman, Benyamin recaudó dinero pidiendo tzedaká a amigos y transeúntes, ya que gastó sus ahorros en un boleto de avión a Moldavia. Pero como le dijo a JTA, “cuantas más pruebas y tribulaciones pasemos para llegar a Uman, mayor será nuestro logro. Estoy tan feliz de haber pasado mi Rosh Hashaná aquí”.
Para los funcionarios locales, Rosh Hashaná es visto como una carga, especialmente en tiempos de guerra.
“Cada vez que vienen judíos, traen mal tiempo, con sus llantos, sus oraciones, esto es lo que dicen en Uman”, dijo uno de los cinco guardias ucranianos fuertemente armados en un puesto de control que separa el barrio judío de Uman del resto del pueblo.
6 צפייה בגלריה
Hombres hacen fila para recibir comida gratis en el barrio judío de Uman
Hombres hacen fila para recibir comida gratis en el barrio judío de Uman
Hombres hacen fila para recibir comida gratis en el barrio judío de Uman
(Foto: David Saveliev)
El ayuntamiento local tampoco es muy aficionado a los turistas judíos.
“No recibimos ayuda, solo palabras, de Israel y de otros lugares. Gastamos 2 millones de hryvnias (aproximadamente 55.000 dólares) solo en la recolección y manejo de basura cada vez que vienen los seguidores de Breslov. También tenemos que trasladar a cientos de policías de toda la región para contenerlos”, dijo el vicealcalde Oleh Hanich.
“¿Has estado en Israel? Hay una guerra allí. Aquí no es nada”, dijo Guy, un israelí alto y moreno que vive en Uman con su hija desde hace años.
En Lviv, Tolok está tratando de encontrar un rayo de luz en tiempos oscuros. Ella siente que los judíos ucranianos sienten una solidaridad que no habían sentido en mucho tiempo.
“Se sintió más unido de lo normal”, dijo sobre los servicios de Rosh Hashaná. “Esta energía comunitaria se siente necesaria especialmente ahora. Ahora que hay una guerra todo se siente más sincero y cálido”.
Comentarios 0