Caricatura con dos policías abrazados; el estadounidense estrangulando a un hombre negro en el cuello, y el israelí asfixiando a un palestino.
Caricatura con dos policías abrazados; el estadounidense estrangulando a un hombre negro en el cuello, y el israelí asfixiando a un palestino.
The Times of Israel
Las acusaciones que circulan en Irán y en Turquía dicen que los sionistas, en colaboración con Estados Unidos, son la fuente de la pandemia y se beneficiarán de ésta cuando en Oriente Medio mueran miles de musulmanes, y en particular iraníes.

"Un fenómeno inaudito": informe sobre antisemitismo y coronavirus

Los judíos envenenan pozos, propagan el virus de la tos deliberadamente, matan a palestinos y tienen intenciones de dominar el mundo por medio del coronavirus. Ahora es oficial: un informe especial sobre antisemitismo que dio a conocer el Centro Kantor de la Universidad de Tel Aviv revela cientos de casos de antisemitismo clásico en todo el mundo, en los que culpan a los judíos y a los israelíes del coronavirus.

Tamar Trabelsi - Traducido por Beatriz Oberlander |
Published: 26.06.20 , 18:07
Vuelve el “libelo de sangre”; la pandemia de coronavirus ha generado una nueva ola –y muy singular– de antisemitismo en todo el mundo, cuyo denominador común es que los judíos, los sionistas y el Estado de Israel tienen la culpa del coronavirus y se benefician de la pandemia. Esto es lo que se desprende de un informe especial sobre antisemitismo que dio a conocer el Centro Kantor de la Universidad de Tel Aviv.
[Los libelos o calumnias de sangre fueron acusaciones en las que se afirmaba que los judíos llevaban a cabo crímenes empleando sangre humana en sus rituales religiosos.​​​ Esa calumnia tiene su origen en la Europa bajomedieval.​]
Las conclusiones del informe, que a su vez se basa en cientos de informes sobre ese tema en el mundo en los últimos meses (desde marzo hasta junio), son que “el antisemitismo del coronavirus” es intenso, continuo y pujante, y es señal del elevado nivel de ansiedad y miedo que existe en muchos grupos y poblaciones.
También se desprende del informe que “el antisemitismo del coronavirus” es global: se manifiesta en Europa, en América del Norte y del Sur, y en el mundo musulmán. “Este antisemitismo, en el que hay una vuelta al antisemitismo clásico, incluye teorías conspiratorias junto con libelos de sangre de la Edad Media, que han regresado adoptando una nueva forma en el siglo XXI”, se dice en el informe.
Las acusaciones que circulan en Irán y en Turquía dicen que los sionistas, en colaboración con Estados Unidos, son la fuente de la pandemia y se beneficiarán de ésta cuando en Oriente Medio mueran miles de musulmanes, y en particular iraníes. Las acusaciones que circulan en Irán y en Turquía dicen que los sionistas, en colaboración con Estados Unidos, son la fuente de la pandemia y se beneficiarán de ésta cuando en Oriente Medio mueran miles de musulmanes, y en particular iraníes.
Las acusaciones que circulan en Irán y en Turquía dicen que los sionistas, en colaboración con Estados Unidos, son la fuente de la pandemia y se beneficiarán de ésta cuando en Oriente Medio mueran miles de musulmanes, y en particular iraníes.
(Facebook)
“Quienes propagan el antisemitismo del coronavirus son sobre todo de extrema derecha, cristianos ultra conservadores e islamistas, y lo hacen en sus medios de comunicación y en diferentes idiomas: en las redes sociales, en los canales de televisión, en la radio y en la prensa escrita”, señalan los investigadores del Centro Kantor para el Estudio de los Judíos en la Europa Contemporánea. El Centro Kantor se encuentra en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Tel Aviv.
“Israel: el virus más peligroso para la humanidad”
Los principales datos del informe indican que se describe al Estado de Israel como el COVID 1948, el año de la fundación de este país. Y afirman que es el virus más peligroso para la humanidad. Los activistas de las redes que niegan la legitimidad de Israel utilizan el mismo argumento. Además, culpan a Israel de utilizar el coronavirus como arma contra los palestinos.
"No son los chinos; ésta es una plaga judía.""No son los chinos; ésta es una plaga judía."
"No son los chinos; ésta es una plaga judía."
(Ynet)
Por su parte, una investigación de la Universidad de Oxford mostró que la quinta parte de los ingleses (el 19,1 por ciento) creen que los judíos fueron los causantes de la propagación de la pandemia. La catedrática Dina Porat, directora del Centro Kantor, dijo que el tema común en el “antisemitismo del coronavirus” consiste en seguir echándole la culpa a los judíos de los desastres mundiales, como se ha hecho desde hace muchas generaciones, y vuelven a crear la imagen del judío demoníaco.
“Al mismo tiempo, el antisemitismo de 'la cosecha' coronavirus es más intenso y pujante”, dice Porat. “Lleva varios meses seguidos, y es señal del elevado nivel de ansiedad y miedo que existe en muchos grupos y poblaciones. Pero hay que ver la situación en el contexto general. También se acusa a otros de propagar el virus: los chinos, las antenas de quinta generación y las autoridades a las que responsabilizan de no hacer lo suficiente. Los países se encierran dentro de sus fronteras, todo extranjero es sospechoso y no hay más migración del exterior”.
“Una ola inaudita de antisemitismo”
Los investigadores del mencionado Centro Kantor señalan que “el antisemitismo del coronavirus” se manifiesta en muchos lugares del mundo. Una gran parte se da en Estados Unidos y en países de Oriente Medio. Entre éstos, Irán, Turquía y la Autoridad Palestina, pero también Europa y Sudamérica.
Vuelve el estereotipo clásico del judío. Vuelve el estereotipo clásico del judío.
Vuelve el estereotipo clásico del judío.
(Protecting our Jewish community)
En Estados Unidos, las calumnias provienen sobre todo de grupos que defienden la supremacía blanca y de cristianos ultraconservadores. Y están dirigidas a los judíos en general, pero a los ultrarreligiosos en particular. Y en Oriente Medio, las difamaciones están dirigidas a Israel, al sionismo y al Mossad, a los que acusan de haber inventado y propagado el virus, y dicen que con ello ganarán sumas extraordinarias de dinero gracias a la venta de fármacos y a la vacuna que ya están preparando.
En Occidente, los principales promotores del discurso antisemita son grupos de la sociedad civil que se caracterizan por tener diversas ideologías, mientras que en Oriente Medio son los propios regímenes que promueven el discurso antisemita.
Caricatura del pintor turco Joxel Gengis, que presentó en el concurso internacional que llevaba el nombre de “Venceremos al coronavirus”, y que organizó Irán en marzo del 2020. Caricatura del pintor turco Joxel Gengis, que presentó en el concurso internacional que llevaba el nombre de “Venceremos al coronavirus”, y que organizó Irán en marzo del 2020.
Caricatura del pintor turco Joxel Gengis, que presentó en el concurso internacional que llevaba el nombre de “Venceremos al coronavirus”, y que organizó Irán en marzo del 2020.
(Ynet)
El doctor Giovanni Carr, director del Centro Kantor, subraya que ya en el pasado se habían atribuido a los judíos y a Israel los desastres mundiales, y que a su alrededor se desarrolló un discurso antisemita, como las teorías conspirativas según las cuales los sionistas son responsables de la caída de las Torres Gemelas de Nueva York, o la información falsa en el sentido de que soldados israelíes supuestamente extraen órganos de los cuerpos de palestinos.
Sin embargo, Carr afirma que la actual ola de antisemitismo no tiene precedentes porque se ha propagado a través de las redes sociales en muy poco tiempo en relación con la crisis del coronavirus. Y que rápidamente se ha convertido en un discurso con matices diferentes, de acuerdo con los cambios sociales y políticos.
Manifestación en Estados Unidos, donde se vuelve al discurso  antisemita del llamado “libelo de sangre”, según el cual “los judíos propagan las pestes, las plagas y las pandemias”. Manifestación en Estados Unidos, donde se vuelve al discurso  antisemita del llamado “libelo de sangre”, según el cual “los judíos propagan las pestes, las plagas y las pandemias”.
Manifestación en Estados Unidos, donde se vuelve al discurso antisemita del llamado “libelo de sangre”, según el cual “los judíos propagan las pestes, las plagas y las pandemias”.
(Twitter)
“Pasaron sólo unos días entre la crisis del coronavirus y la crisis social por el racismo en Estados Unidos”, señala Carr. “Pero el discurso antisemita está presente con la misma intensidad y pujanza, y los responsables de su difusión han adaptado las narrativas antisemitas al contexto social cambiante”.
Los antisemitas y los nuevos “Protocolos de los sabios de Sión”
Entre los ejemplos de antisemitismo clásico, en el informe se menciona la calumnia de que los judíos envenenaron pozos durante la Peste Negra, que vuelve ahora en forma de una caricatura que circuló en Francia, y en la que se ve a la ex ministra de Salud de ese país, la judía Agnès Buzyn, envenenando un pozo con cara de contenta. La nariz larga alude al hecho de que es judía.
La ex ministra de Salud de Francia, la judía Agnès Buzyn. La ex ministra de Salud de Francia, la judía Agnès Buzyn.
La ex ministra de Salud de Francia, la judía Agnès Buzyn.
(Monitor de antisemitismo en el mundo)
El antisemitismo contra los ultrarreligiosos judíos en Estados Unidos se refleja en la calumnia de que son propagadores del virus, alegando que ellos no obedecen a las órdenes establecidas y consideran que las leyes que obligan a todos no se aplican a ellos. ¿Y cómo explican los antisemitas el hecho de que los propios judíos también se contagian y se infectan? Eso se debe –dicen los antisemitas– a que en su momento los judíos rechazaron las enseñanzas de Jesús, y lo crucificaron.
La versión moderna del libro Los protocolos de los sabios de Sión (que dice, entre otras cosas, que los judíos aspiran constantemente a dominar el mundo), consiste en culpar a los judíos de propagar intencionadamente el virus con objeto de socavar la economía y la sociedad de los diferentes países. Y de fabricar una vacuna o un fármaco que se venderán en todo el mundo, con lo que se embolsarán cantidades ingentes de dinero.
Informe: “Un complot sionista”
En Irán y en Turquía dicen que los sionistas, en colaboración con Estados Unidos, son la fuente la pandemia, y que se beneficiarán de ésta cuando en Oriente Medio mueran miles de musulmanes, y en particular iraníes. El caricaturista turco Joxel Gengis incluso presentó una caricatura de su cosecha sobre el tema, en el concurso internacional que llevaba el nombre de “Vencemos al coronavirus”, organizado por Irán en marzo del 2020.
Imagen publicada en las redes sociales, en la que aparece la expresión “Holocontos” (“Holocausto” y “tos”), y se dice que los judíos propagan el coronavirus tosiendo. Imagen publicada en las redes sociales, en la que aparece la expresión “Holocontos” (“Holocausto” y “tos”), y se dice que los judíos propagan el coronavirus tosiendo.
Imagen publicada en las redes sociales, en la que aparece la expresión “Holocontos” (“Holocausto” y “tos”), y se dice que los judíos propagan el coronavirus tosiendo.
(Monitor de antisemitismo en el mundo)
Según otras interpretaciones musulmanas, el coronavirus es un castigo a “los enemigos del Islam, la religión de una amplia gama de naciones. La propaganda iraní antiisraelí y antisemita llega asimismo al público sudamericano a través de canales de televisión en español. Uno de los más destacados es el sitio web del canal de propaganda iraní Hispan TV en español, donde se publicó lo siguiente: “Informe, el nuevo coronavirus se debe a un complot sionista”.
Culpar una vez más a Israel y a su ejército de propagar intencionadamente el coronavirus a los palestinos, y en particular a los presos que se encuentran en cárceles israelíes, no reflejan la realidad: hasta ahora murió un solo palestino en Cisjordania y Gaza.
 El portón de entrada al campo de concentración y de exterminio de Auschwitz, en el que se lee “la vacuna libera”, en sustitución de la frase original “el trabajo libera”.  El portón de entrada al campo de concentración y de exterminio de Auschwitz, en el que se lee “la vacuna libera”, en sustitución de la frase original “el trabajo libera”.
El portón de entrada al campo de concentración y de exterminio de Auschwitz, en el que se lee “la vacuna libera”, en sustitución de la frase original “el trabajo libera”.
(wiedenroth-karikatu)
“Sinagogas cerradas, cámaras de gas abiertas”
Todo esto, por supuesto, también tiene que ver con la negación del Holocausto y la distorsión de la Shoá (el Holocausto) de muchas maneras: las restricciones para frenar el coronavirus se comparan con la política del régimen nazi. Éstos impusieron en su momento el cierre en los guetos. Y en la propaganda nazi, liberarse de los guetos se asociaba con el slogan “el trabajo libera” que figuraba en el portón de entrada al campo de concentración y exterminio de Auschwitz.
 “Los presos palestinos siguen padeciendo los ensayos clínicos de las vacunas y de los fármacos sionistas”. La caricatura es una adaptación de otra sin texto que se publicó en el año 2013 con motivo de la demanda de liberar a los presos palestinos enfermos.  “Los presos palestinos siguen padeciendo los ensayos clínicos de las vacunas y de los fármacos sionistas”. La caricatura es una adaptación de otra sin texto que se publicó en el año 2013 con motivo de la demanda de liberar a los presos palestinos enfermos.
“Los presos palestinos siguen padeciendo los ensayos clínicos de las vacunas y de los fármacos sionistas”. La caricatura es una adaptación de otra sin texto que se publicó en el año 2013 con motivo de la demanda de liberar a los presos palestinos enfermos.
(Twitter)
La expresión “no inmune” figura en lugar de la palabra ‘judío’
La estrella de David de tela amarilla que actualmente llevan los manifestantes que se oponen a las vacunas tiene por objeto sugerir que a quienes no son inmunes les espera un destino similar al de los judíos perseguidos en la Alemania nazi. Y a las personas que se enojan con quienes están contra las vacunas se las ve como propagadores de enfermedades, al igual que los judíos. El fenómeno se extendió hasta tal punto que en Munich prohibieron recientemente llevar en las manifestaciones esa estrella de tela amarilla transformada.
[Mientras que la estrella de David es un símbolo religioso y nacional de los judíos, la de tela amarilla fue uno de los tantos símbolos discriminatorios impuestos por los nazis a ese pueblo en Europa en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Fue uno de los momentos más lamentables de la historia reciente de los judíos. El 6 de septiembre de 1941, la Policía de Berlín ordenó que todos los judíos de más de seis años llevaran una estrella de David de tela amarilla encima de la ropa, en el lado izquierdo del pecho. Y como si no fuera suficiente, en el interior de la estrella debía figurar la palabra ‘judío’.]
Por otra parte la expresión HOLOCONTOS (HOLOCOUGH, en inglés) una combinación de las palabras ‘Holocausto’ y ‘tos’ (incluir inglés), se ha extendido especialmente en las redes sociales de neonazis y de activistas de los supremacistas blancos. Según algunos, la tos es un medio de judío para hacer daño a la raza blanca. Además, hay escépticos que sostienen que no existe ninguna pandemia, y que lo que sucede es parte de un complot judeo-sionista para controlar el mundo.
Un manifestante en Alemania con la estrella de David de tela amarilla, en la que aparece la expresión ‘no inmune’ en lugar de la palabra ‘judío’ que figuraba en la de la época nazi. Un manifestante en Alemania con la estrella de David de tela amarilla, en la que aparece la expresión ‘no inmune’ en lugar de la palabra ‘judío’ que figuraba en la de la época nazi.
Un manifestante en Alemania con la estrella de David de tela amarilla, en la que aparece la expresión ‘no inmune’ en lugar de la palabra ‘judío’ que figuraba en la de la época nazi.
(Hecho para las mentes)
Asimismo el asesinato de George Floyd en Estados Unidos llevó a un aumento del discurso antisemita. Y otros motivos antisemitas ocuparon un lugar central, como la acusación de que los traficantes de esclavos que mandaron a negros a Estados Unidos América eran judíos. Y que la Policía de Israel entrena a la de Estados Unidos, y a eso se debe su crueldad y su racismo. Y también que los negros y los palestinos comparten un mismo duro destino.
Caricatura con dos policías abrazados; el estadounidense estrangulando a un hombre negro en el cuello, y el israelí asfixiando a un palestino. Caricatura con dos policías abrazados; el estadounidense estrangulando a un hombre negro en el cuello, y el israelí asfixiando a un palestino.
Caricatura con dos policías abrazados; el estadounidense estrangulando a un hombre negro en el cuello, y el israelí asfixiando a un palestino.
( The Times of Israel )

Comentarios 0