El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.
El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.
Cortesía del rabino Grumach/JTA
El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.

Velas y trompos giradores tradicionales japoneses para Janucá

Un emisario del movimiento jasídico Jabad Lubavitch en Japón ayudó a una empresa local y a artesanos del país nipón a vender sus productos a judíos de varios países para que pudieran usarlos durante la festividad.

JTA - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 06.12.21, 12:04
Poco después de que el rabino Moti Grumach se mudara a Kioto, Japón, hace unos tres años para servir como emisario allí para el movimiento jasídico Jabad Lubavitch, se dio cuenta de que una artesanía local encajaba perfectamente con las tradiciones judías.
Warosoku, o velas hechas con el fruto del avellano común -o zumaque japonés, a veces llamado árbol de cera- son una especialidad de Kioto desde hace mucho tiempo, que se remonta a siglos. Hecho completamente de productos vegetales y una mecha de papel washi, el warosoku tiende a producir una luz más suave y menos humo que las velas de cera y algodón que se usan en Occidente.
Un miembro japonés de su comunidad le contó a Grumach sobre Nakamura Rousoku, una empresa de Kioto de 125 años que todavía fabrica cada vela a mano, y se dio cuenta de que serían una buena adición a las celebraciones de Janucá en su Casa Jabad, una de las cuatro que hay en Japón.
3 צפייה בגלריה
El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.
El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.
El rabino Moti Grumach con algunas velas de Nakamura Rousoku.
(Cortesía del rabino Grumach/JTA)
Ahora, la compañía, que ha luchado por sobrevivir durante la pandemia, ha diseñado velas especialmente para la comunidad judía local, utilizando colores y mensajes de Janucá. Y Grumach trabajó con ellos y otros artesanos locales para exportar su trabajo para usarlo en las celebraciones de la Fiesta de las Luminarias, que finaliza hoy, en todo el mundo.
“Cuando estamos aquí en Japón, no solo nos enfocamos en la comunidad judía, sino en lo que damos a la comunidad japonesa local”, dijo. "Cómo podemos ayudar y cómo podemos fortalecerla", agregó.
Japón tiene una larga tradición en el uso de velas especialmente diseñadas como obsequios ceremoniales, según Hirokazu Tagawa, director ejecutivo de Nakamura Rousoku. A partir de la era Edo (1603-1868), los invitados regalaban velas personalizadas al shogun, los dictadores militares designados por el emperador. El propio Tagawa envió velas a Kobe después de que un terremoto en esa ciudad japonesa mató a más de 6.000 personas en 1995. Y, por supuesto, las velas se utilizan tradicionalmente para iluminar altares budistas o sintoístas, o en funerales y eventos conmemorativos.
“El uso del fuego es común en todas las culturas, es algo universal. Entonces, más allá de la diferencia de religiones y culturas, iluminar el mundo y usar velas es algo muy bueno ”, expresó Tagawa.
A pesar de su uso religioso ocasional en Japón, los warosoku pueden usarse en las menorás de Janucá, señaló Grumach, ya que no están específicamente diseñados para adorar ídolos, algo prohibido en el judaísmo, y pueden usarse para una variedad de propósitos.
3 צפייה בגלריה
Menorá de Janucá.
Menorá de Janucá.
Menorá de Janucá.
(Pixabay)
Grumach se ha convertido en una especie de vendedor de velas, mostrándoselas a los funcionarios de la Embajada de Israel en el pasado. Durante los Juegos Olímpicos de este verano, la sede diplomática usó velas de Nakamura Rousoku para rendir homenaje a los 11 atletas israelíes asesinados en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972.
La difusión de Grumach es una bendición para la empresa de velas en un momento en que la pandemia ha reducido las ventas en un 70%.
“Las velas tradicionales japonesas no se conocen ni siquiera entre los japoneses”, dijo Tagawa. “El hecho de que extranjeros usen velas es un aspecto positivo que se puede usar para publicitar el producto. En este sentido, la utilización de velas en la comunidad judía ayuda a los negocios", añadió.
Grumach sostuvo que Jabad de Japón ha estado trabajando para ayudar al negocio de Takawa ofreciendo las velas no solo a los alrededor de mil judíos en Japón, sino también vendiéndolas a las comunidades judías de todo el mundo en las tiendas Judaica en los Estados Unidos e Israel.
También está tratando de impulsar las ventas decaídas de otros artesanos locales que crean un trompo girador japonés llamado koma.
3 צפייה בגלריה
El rabino Moti Grumach con algunos trompos giradores japoneses creados al estilo de los dreidels tradicionales de Janucá.
El rabino Moti Grumach con algunos trompos giradores japoneses creados al estilo de los dreidels tradicionales de Janucá.
El rabino Moti Grumach con algunos trompos giradores japoneses creados al estilo de los dreidels tradicionales de Janucá.
(Cortesía del rabino Grumach/JTA)
Koma, que se fabrica enrollando tiras largas y delgadas de tela de kimono, se usa típicamente durante los festivales de año nuevo. Pero tienen una aplicación obvia en Janucá, debido a su similitud con los dreidels.
A instancias de Grumach, una pequeña tienda en Kioto produjo un koma decorado con menorás, monedas de oro y sufganiyot (rosquillas que se comen en Janucá). La experiencia, indicó, destacó el potencial que surge de generar conexiones con la comunidad local.
El artista que diseñó el koma de Janucá "no tenía ninguna idea sobre el judaísmo", explicó Grumach. "Cuando le dijimos que el pueblo judío usa este koma en una festividad propia, se emocionó mucho", añadió.
Comentarios 0