Felipe Rodríguez
Felipe Rodríguez
AFP
Felipe Rodríguez

Futbolista sudamericano llegó para reforzar al Hapoel Tel Aviv

El uruguayo Felipe RodrÍguez debutó el pasado domingo en la Liga Premier israelí, proveniente del Alianza Lima de Perú. "Me encuentro en el mejor momento de mi carrera", reconoció a Ynet Español.

Pablo Londinsky |
Published: 13.01.20 , 14:49
"Todos se acercan a hablarme y a ponerse a disposición", destaca Felipe Rodríguez a pocos días de haber desembarcado en Israel para integrarse al Hapoel Tel Aviv, equipo que ayer consiguiera abrochar su tercera victoria consecutiva en la liga israelí. Fue, precisamente, la jornada del debut para este mediocampista ofensivo uruguayo que llegó proveniente del Alianza Lima, el último vicecampeón del fútbol peruano.
Volodímir ZelenskiVolodímir Zelenski
Felipe Rodríguez
(La República - Perú)
Oriundo de Juanicó -una pequeña localidad del departamento de Canelones-, Rodríguez reconoce en diálogo exclusivo con Ynet Español el entusiasmo que le genera este nuevo desafío que se le presenta en una carrera que lo ha visto recorrer el continente americano detrás de la pelota. Jugó en Uruguay, militó en el Chiapas de México, se incorporó a la Liga Deportiva Universitaria de Ecuador, desembarcó en Godoy Cruz de Mendoza y hasta soportó los encuentros disputados a más de 3.600 m. de altura con el Bolívar de La Paz. Y es que trotamundos es una palabra que se ajusta a la perfección a este futbolista que, incluso, viviera durante buena parte de su infancia en Estados Unidos.
"No le falta nada", cuenta sobre Tel Aviv, una ciudad que recién comienza a descubrir y en la que espera, con su juego, poder dejar una huella indeleble.
¿Cómo se dio tu llegada al Hapoel Tel Aviv?
Llegué a través del entrenador, que venía siguiendo mis partidos en Alianza Lima. Ya se habían puesto en contacto con mi representante y así supe que podía haber una propuesta interesante de parte del club. Cuando elevaron la oferta, lo evalué con mi familia y decidí aceptar este desafío.
Felipe RodríguezFelipe Rodríguez
Felipe Rodríguez hizo su debut este domingo, enfrentando a Bnei Yehuda
(hapoeltafc)
¿Tuviste alguna duda al evaluar la liga y el país de destino?
Las dudas siempre están, más teniendo hijos chicos. Israel es un país nuevo para mí, con una cultura distinta a lo que uno está acostumbrado, con otro idioma. Traté de pensarlo mucho, pero siempre sabiendo que era una excelente posibilidad para mi carrera. Estoy convencido de que es la mejor decisión que podía tomar para esta temporada.
¿Con qué te has encontrado en estos primeros días en el club?
Me han tratado muy bien. La gente es muy cálida. Tengo la suerte de haber aprendido inglés -por haber vivido en Estados Unidos- y eso me ha facilitado mucho la comunicación. En el club, por supuesto que además de hebreo, la gran mayoría de los compañeros y funcionarios domina el inglés. Eso me ha ayudado a poder manejarme con mayor facilidad. Todos me han querido ayudar, y eso hace que uno se sienta bien ya desde un comienzo.
Felipe Rodríguez junto a sus compañeros tras tercera victoria consecutiva del Hapoel Tel Aviv Felipe Rodríguez junto a sus compañeros tras tercera victoria consecutiva del Hapoel Tel Aviv
Felipe Rodríguez junto a sus compañeros, tras la victoria de este domingo. Fue el tercer triunfo consecutivo del Hapoel Tel Aviv
(hapoeltvfc)
El del Hapoel Tel Aviv es un vestuario por demás heterogéneo. Tenés compañeros israelíes judíos y árabes, africanos (de Guinea y Ghana), un macedonio, un belga, y vos como único sudamericano. ¿Cómo se convive con esa variedad de culturas?
El idioma del vestuario es el inglés. Pero más allá de eso, lo que más me ha costado es la adaptación al no encontrarme -como solía sucederme en otros clubes- con uruguayos, argentinos o brasileros. Yo era de llegar con el mate y sentarme a conversar. Y acá eso es distinto. No se dá con tanta naturalidad. Cada uno de los compañeros llega al club, se cambia y sale a entrenar. Es lo que más me está costando en cuanto a la adaptación. Intentamos llevarnos de la mejor manera posible entre todos, y en el vestuario se vive una buena energía entre el grupo. Sin embargo, estoy sintiendo ese cambio. Sin dudas es el cambio más grande en cuanto a convivencia respecto a lo que sucede en Sudamérica.
¿Cuáles son los objetivos personales para esta temporada y los que se ha trazado el equipo?
Personalmente, siempre quiero seguir aprendiendo y creciendo. Tengo 29 años y me encuentro en el mejor momento de mi carrera. Sé que di un salto grande, porque nunca me había tocado jugar en Europa. Es un nivel físico distinto al que se puede encontrar en Sudamérica y quiero adaptarme lo más rápido posible. El equipo tiene como meta la clasificación a los playoff para poder pelear un lugar de clasificación a la Europa League.
Felipe RodríguezFelipe Rodríguez
Felipe Rodríguez
(Getty)
¿Cómo te lleva la adaptación al país? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?
La adaptación es lo que más me ha costado. Se extraña mucho en estos primeros días. La diferencia horaria también juega su papel. Hay momentos donde el celular queda en silencio, y uno se siente algo solo. Me ha llamado la atención el respeto por la religión. Provengo de una familia católica, pero en casa no estamos acostumbrados a hablar de religión. Y acá es un tema frecuente y diario. Se valora muchísimo. Tengo que acostumbrarme a respetar el espacio de cada uno, y también -en buena medida- aprovechar para poder aprender e interiorizarme sobre otros pensamientos y religiones.
Habiendo jugado en Uruguay, Ecuador, Argentina, Bolivia y México, ¿qué tan distinta es esta etapa que inicias en Israel?
Siempre jugué en Sudamérica, con excepción de mi pasaje por México y más allá de algunos cambios culturales puntuales, lo que siempre mantenía era el idioma. Este es un mundo nuevo para mi, sin sudamericanos en el equipo. No uso el español. Sé que me va a costar. El futbolista sudamericano tiene otras costumbres. Pero esta es una muy buena posibilidad que se me ha planteado, y que tengo que saber aprovecharla al máximo. Es un momento lindo de mi carrera. Sé que pronto mi familia va a poder estar acompañándome, son mi pilar fundamental. Los estoy esperando en Tel Aviv, una ciudad que me resultó hermosa y que me tiene encantado.
Comentarios 0