"Vivimos en una época en la que la gente cambia de función cada dos o tres años y entiende que la principal forma de actualizarse es cambiar de organización".

¿Qué es la "Gran Dimisión" y por qué sacude el mercado laboral israelí?

Para muchos de los trabajadores locales, la pandemia mundial sirvió de oportunidad para reevaluar sus vidas y carreras. ¿Quiénes son los israelíes que decidieron dejar sus trabajos en tiempos de crisis?

Maayan Manela - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 31.08.21, 11:40
En Israel, a partir de 2021, solo el 18% de los empleados declara sentirse implicado en el trabajo, lo que supone un aumento del 2% en comparación con los años anteriores. Esto significa que al 82% de los israelíes no les gusta su trabajo
Hila Levy, ingeniera de software en Safebrich, trabajó durante siete años en una empresa de alta tecnología en la ciudad sureña de Beer Sheva, y luego, en plena crisis de Covid-19, se alejó de la ciudad.
"Sentí que el coronavirus me permitía trabajar en el campo que quería. La opción del trabajo híbrido facilitó la decisión", explicó.
Trabajaba en el sector de la comunicación y quería pasarse a la cibernética. Al volver de la baja por maternidad, anunció su dimisión y se trasladó a un nuevo puesto en el centro del país. En el sur de Israel hay menos oferta de trabajo, pero por la pandemia y el trabajo a distancia se abrieron nuevas opciones que antes no existían.
"Tenía muchas ganas de trabajar en el sector cibernético. A partir de mi investigación, vi que esta era la oportunidad de hacer el cambio, y también sentí que era el momento de dejar mi anterior trabajo. Tal vez fueran las hormonas del posparto, pero sentí que era mi momento", contó.
3 צפייה בגלריה
"Vivimos en una época en la que la gente cambia de función cada dos o tres años y entiende que la principal forma de actualizarse es cambiar de organización"
"Vivimos en una época en la que la gente cambia de función cada dos o tres años y entiende que la principal forma de actualizarse es cambiar de organización"
"Vivimos en una época en la que la gente cambia de función cada dos o tres años y entiende que la principal forma de actualizarse es cambiar de organización".
(Shutterstock)
Millones de personas en todo el mundo están dejando sus trabajos. En Estados Unidos, el número de despidos voluntarios alcanzó un máximo de casi 4 millones en abril, mientras que en junio renunciaron 3,9 millones de estadounidenses
Y Hila no está sola. Millones de personas en todo el mundo están dejando sus trabajos. En Estados Unidos, el número de despidos voluntarios alcanzó un máximo de casi 4 millones en abril, mientras que en junio renunciaron 3,9 millones de estadounidenses.
Una encuesta de marzo de Microsoft mostraba que el 41% de los trabajadores buscaba un nuevo empleo, mientras que en encuestas más recientes el número de personas que pensaban dejar su trabajo alcanzaba el 95%. Según el sitio web de búsqueda de empleo Monster.com, más del 90% de los empleados están incluso dispuestos a cambiar de sector para encontrar el trabajo adecuado para ellos.
"Esta crisis, y al principio también las licencias no pagadas que muchos recibieron, ha permitido a la gente trasladarse a empresas más estables y mejores, dejar las organizaciones en favor de puestos más altos o hacer cambios profesionales. Vivimos en una época en la que la gente cambia de puesto cada dos o tres años y entiende que la principal forma de ascender es cambiarse de organización", aseveró Liat Ben Tora-Shushan, directora del departamento de gestión de carreras de AllJobs, que acompaña a entre 400 y 600 personas que realizan estos movimientos cada mes.
El fenómeno de la dimisión masiva se produce a medida que la contratación se vuelve más difícil para los empresarios de todos los sectores. En un momento en que la tasa de vacantes es alta, también lo es la tasa de desempleo y la economía está en crisis. En junio, la tasa de vacantes alcanzó un máximo del 3,2% y la tasa de desempleo fue del 6,9%.
3 צפייה בגלריה
Liat Ben Tora-Shushan, directora del departamento de gestión de carreras de AllJobs.
Liat Ben Tora-Shushan, directora del departamento de gestión de carreras de AllJobs.
Liat Ben Tora-Shushan, directora del departamento de gestión de carreras de AllJobs.
(Ilan Besor)
En un momento en que la tasa de vacantes es alta, también lo es la tasa de desempleo y la economía está en crisis. En junio, la tasa de vacantes alcanzó un máximo del 3,2% y la tasa de desempleo fue del 6,9%.
"Los empleadores informan de que nunca han tenido tantas dificultades para contratar personal. Se trata de una combinación de despidos masivos que se produjeron al principio de la pandemia, cuando las organizaciones sufrieron dificultades económicas y trataron de ser más eficientes, así como de organizaciones que están creciendo y que ahora entienden que la pandemia forma parte de nuestras vidas y necesitan una mano de obra creciente. Además, como parte de los cambios que ha experimentado el mundo laboral en los últimos tiempos, mucha gente se ha marchado de sus organizaciones dejando bastantes puestos que si en el pasado eran difíciles de contratar, hoy es casi imposible"
El fenómeno se denomina "La gran dimisión", término acuñado por el profesor Anthony Klotz, de la Universidad de Texas. Sostiene que la salida masiva voluntaria sería una de las principales consecuencias de la crisis del coronavirus en el mercado laboral, ya que durante más de un año y medio de pandemia mundial, la gente tuvo tiempo para reflexionar sobre sus carreras y pensar, entre otras cosas, en el equilibrio entre la vida laboral y la personal.
Maayan Inbar, analista de marketing de crecimiento en Kape, no se planteó dejar su trabajo antes de la crisis. A finales de abril, dimitió y se trasladó a un nuevo trabajo tras un proceso de cinco meses. "Aprendí mucho sobre el campo del marketing online y eso fue lo que me motivó a buscar otra empresa. Durante la pandemia hubo más tiempo para tener un proceso de reflexión, pensar hacia dónde quiero ir, hacer preguntas. También en la práctica, tuve más tiempo para leer sobre los puestos de trabajo, enviar currículos, ser entrevistado y hacer pruebas en casa. Para la mayoría de los puestos", manifestó. No es que no le gustara su anterior trabajo, pero cuando se dio cuenta de que era posible trabajar desde casa y que podía conseguir un puesto que quería y que no existía en su anterior empresa, decidió dar el paso.
Quién se va durante una crisis
La salida masiva voluntaria sería una de las principales consecuencias de la crisis del Coronavirus en el mercado laboral, ya que durante más de un año y medio de pandemia mundial, la gente tuvo tiempo para reflexionar sobre sus carreras y pensar, entre otras cosas, en el equilibrio entre la vida laboral y la personal.
Levy e Inbar dejaron sus trabajos para mejorar su situación, para tener un puesto mejor, que se ajustara mejor a sus deseos. Ambos trabajan en el sector de la alta tecnología, donde hay una gran oferta de empleo y oportunidades para trabajar a distancia. Sin embargo, las personas que renunciaron durante la pandemia no sólo formaban parte de una mano de obra formada y muy demandada de sectores con muchas oportunidades. El modelo de permiso no remunerado, que proporcionó una red de seguridad económica al estar garantizadas las prestaciones de desempleo hasta finales de junio de 2021, permitió a las personas realizar procesos de cambio y mejora de su carrera profesional.
Los sectores de prestación de servicios, en los que los salarios son bajos y la mano de obra dura, sufrieron graves daños durante los cierres y las restricciones, con la renuncia de trabajadores y la dificultad de los empresarios para contratar. Más de 740.000 de los cuatro millones de trabajadores que dimitieron en Estados Unidos durante el mes de abril pertenecían al sector del ocio, según la Oficina de Estadística de Estados Unidos.
En Israel, muchos comercios y restaurantes se vieron obligados a cerrar y despedir a su personal durante los tres paros que sufrió el país. La incertidumbre de estos trabajadores fue especialmente alta, ya que su vuelta al trabajo fue un reto. Los puestos de cara al cliente durante la escasez de mano de obra hicieron que todos los trabajadores tuvieran que esforzarse más, lo que provocó que muchos trabajadores jóvenes simplemente se marcharan.
Pero por qué se va todo el mundo
Aunque la ola de dimisiones alcanzó su punto álgido durante la crisis del coronavirus, no es un fenómeno nuevo en el mercado laboral.
Investigadores de Estados Unidos, Europa e Israel identificaron la tendencia ya en 2014. "El COVID-19, por ser una crisis personal, económica y social importante, ha agudizado todo tipo de tendencias existentes", comentó el Dr. Oleg Komlik, jefe de la Vía de Gestión y Recursos Humanos de la Escuela de Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Administración.
3 צפייה בגלריה
Dr. Oleg Komlik, director de la sección de gestión y recursos humanos de la Facultad de Ciencias del Comportamiento
Dr. Oleg Komlik, director de la sección de gestión y recursos humanos de la Facultad de Ciencias del Comportamiento
Dr. Oleg Komlik, director de la sección de gestión y recursos humanos de la Facultad de Ciencias del Comportamiento.
(CTech)
"El trabajo no es sólo dinero, también es la cuestión de si estoy realizando mi potencial, y en Israel y otros países occidentales se han proporcionado redes de apoyo económico. Cuando existe esa red, es más fácil renunciar y pensar qué hacer con tus sueños y aspiraciones"
Dr. Oleg Komlik
"En los momentos de crisis, las personas recalculan su rumbo, también en el contexto laboral. Los aspectos económicos, sociológicos y psicológicos también entraron en el proceso, ya que la gente se sentaba sola en casa y pensaba en sus sueños abandonados, el nuevo mercado laboral abrió de repente nuevas oportunidades que se consideraban irregulares, por ejemplo, si siempre soñé con abrir un negocio pero no sabía que podía trabajar desde casa, hoy lo sé. La gente empezó a replantearse su vida y el trabajo quedó definitivamente en el punto de mira. El trabajo no es sólo dinero, también es la cuestión de si estoy realizando mi potencial, y en Israel y otros países occidentales se han proporcionado redes de apoyo económico. Cuando existe esa red, es más fácil renunciar y pensar qué hacer con tus sueños y aspiraciones", manifestó.
En Israel, a partir de 2021, solo el 18% de los empleados declara sentirse implicado en el trabajo, lo que supone un aumento del 2% en comparación con los años anteriores. Esto significa que al 82% de los israelíes no les gusta su trabajo
El Instituto de Investigación Gallup, por su parte, sostiene que la gran oleada de abandonos está relacionada, en general, con el sentimiento de implicación, o más bien con la falta de implicación de los empleados en el trabajo.
En una encuesta realizada en marzo de este año, descubrieron que el 48% de los estadounidenses están buscando otro trabajo, independientemente del sector en el que estén empleados o del nivel salarial. Descubrieron que la mayoría de los trabajadores del mundo no se sienten comprometidos en el trabajo, cuando en realidad sólo el 30% de ellos se siente involucrado en el trabajo.
En Israel, a partir de 2021, solo el 18% de los empleados declara sentirse implicado en el trabajo, lo que supone un aumento del 2% en comparación con los años anteriores. Esto significa que al 82% de los israelíes no les gusta su trabajo.
"Estamos viendo una disminución del compromiso con el trabajo y un aumento del agotamiento. Las expectativas también han cambiado. Si antes la gente sólo buscaba ganarse la vida, las generaciones más jóvenes buscan interés, retos y crecimiento, pero cuando la realidad es que acaban quemados por el trabajo, se ven más dimisiones, menos compromiso y, cuando llega una gran crisis, la gente se replantea su trayectoria", dijo Komlik.
Parte de la tendencia a la baja en la implicación y el compromiso de los empleados tiene que ver con el último año y medio, que se ha caracterizado por la incertidumbre y el estrés. Además, el trabajo a distancia ha convertido el sentido de la implicación en algo que hay que mantener activamente y no todos los empresarios han sido capaces de hacerlo. Cuando no hay una oficina física es más difícil preservar una cultura organizativa y un sentido de pertenencia.
Comentarios 0