El Gran Rabinato ya no acepta a los niños nacidos de fertilizaciones in vitro como judíos hasta que demuestren serlo
Fertilización in vitro.
Shutterstock
Baruch Ben Yigal, desconsolado en el funeral de su hijo Amit.

Un proyecto de ley busca lograr que soldados caídos al servicio de las FDI puedan ser padres post mortem

Padres de combatientes que murieron durante el servicio militar proponen que los soldados puedan firmar un consentimiento para engendrar hijos de manera póstuma con esperma previamente congelado. “El ejército tiene la responsabilidad de ayudarme a ser abuelo”, afirma el padre del soldado Amit Ben Yigal, asesinado en 2020.

AFP - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 21.10.22, 13:12
Un nuevo proyecto de ley en Israel propone que soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) puedan dar su consentimiento, en caso de morir durante el servicio militar, para que su esperma sea utilizado para engendrar hijos.
La iniciativa es impulsada por padres de soldados caídos en combate que buscan que los derechos de fertilización in vitro de manera póstuma, un derecho que hoy tienen las viudas de soldados caídos, también alcance a los potenciales abuelos. Un activista que promueve el proyecto explica que “Israel tiene una obligación moral” con las familias cuyos hijos murieron en servicio.
Dos años después del asesinato del soldado israelí Amit Ben Yigal, su padre Baruch no pierde las esperanzas de convertirse en abuelo, a pesar de que Amit era su único hijo. Murió en mayo de 2020 durante una redada militar en Cisjordania al ser golpeado por una piedra y se le extrajo esperma dentro de las 72 horas posteriores al fallecimiento, plazo suficiente para congelar lo extraído y que siga siendo posible un proceso de fertilización in vitro.
2 צפייה בגלריה
Baruch Ben Yogal en el funeral de su hijo Amit.
Baruch Ben Yogal en el funeral de su hijo Amit.
Baruch Ben Yigal, desconsolado en el funeral de su hijo Amit.
(Yariv Katz)
Baruch, de 53 años, planea utilizar el esperma de su difunto hijo con una voluntaria, pero no puede hacerlo hasta que el parlamento apruebe un proyecto de ley que ya fue votado favorablemente en primera instancia. La segunda y tercera lectura en la Knesset será tratada luego de las elecciones en Israel previstas para el 1 de noviembre.
La habitación del hijo difunto en Ramat Gan tiene las paredes cubiertas de fotos y homenajes. La portada de un diario muestra a Baruch posando con decenas de bebés que fueron llamados Amit en su honor. “Mi hijo era todo en mi vida y quiero volver a ser feliz, el ejército tiene la responsabilidad de ayudarme a convertirme en abuelo”, reclamó Baruch, en medio de un debate que también generó preocupaciones éticas.
Zvi Hauser, parlamentario del partido de derecha Tikvá Hadashá, redactó el proyecto de ley y afirma que el Estado debe reparar a las familias de los soldados caídos. “Si alguien muere en un accidente automovilístico, fue esa persona quien decidió estar en la carretera. Si mueres en servicio, fue el ejército quien decidió que estuviéramos allí”, argumenta. Según el legislador, la manera de implementar esta posibilidad es mediante la firma de un formulario de consentimiento que se ofrece a los soldados cuando comienzan su recorrido en el ejército, sumado a una cuidadosa gestión de una lista de madres voluntarias.
2 צפייה בגלריה
El sargento primero Amit Ben Yigal.
El sargento primero Amit Ben Yigal.
El sargento primero Amit Ben Yigal fue asesinado en mayo de 2020.
(Ynet)
Irit Oren Gunders, directora de un organismo de apoyo a familiares de soldados caídos en servicio, apoya la propuesta: “El país tiene una obligación moral con el hijo caído y con sus padres, que lo educaron para que fuera al ejército para proteger al país”, sostiene, y confía que esta propuesta puede servir a muchas mujeres que buscan este tipo de embarazos. “Podrán contarle a sus hijos que su padre fue un héroe que luchó por este país”, asevera.
La propuesta sigue generando inquietudes éticas, especialmente desde sectores rabínicos. Binyamin David, del instituto rabínico de planificación familiar Puah, advirtió que el proyecto de ley se centra en las aspiraciones de los padres en duelo, y no de los soldados caídos. Según su visión, existe un “problema ético” al convertir a un niño en una “especie de memorial” de su padre caído, y a su vez “no existen garantías de que Amit Ben Yigal hubiera querido tener un hijo con una madre que no conocía”.
Baruch Ben Yigal asegura que Amit quería tener hijos y que al momento de su muerte tenía novia. Enfatizó que necesita un nieto “para seguir viviendo” y agregó que cientos de mujeres lo contactaron, dispuestas a intentar una fertilización in vitro con el esperma de Amit. “Saber que mis nietos estarán aquí después de que me vaya, hará que me vaya muy feliz”, dijo señalando su apartamento.
Comentarios 0