Armas de fuego y municiones encontradas en la casa de Al-Saadi.
Armas de fuego y municiones encontradas en la casa de Al-Saadi.
Portavoz de la policía de Israel
Bassam al-Saadi, comandante de la Yihad Islámica en Cisjordania.

El detrás de escena de la detención del líder terrorista al-Saadi

La misión para capturar al comandante en Cisjordania de la Yihad Islámica casi termina en fracaso, cuando palestinos armados fuera del complejo notaron la presencia de israelíes encubiertos y dispararon a modo de advertencia, provocando una breve fuga del líder.

Yoav Zitun - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 03.08.22, 11:20
El arresto del jefe de la Yihad Islámica en Cisjordania fue una operación compleja llevada a cabo en un entorno hostil, bajo un intenso fuego que comenzó incluso antes de que el primer soldado saliera del vehículo encubierto.
Se necesitó un gran esfuerzo por parte de las fuerzas israelíes para completar la misión de captura a Bassam al-Saadi, que casi termina en fracaso. Desde hace meses, las fuerzas de seguridad intentaron capturar al comandante de 61 años, pero sin éxito.
2 צפייה בגלריה
Bassam al-Saadi, comandante de la Yihad Islámica en Cisjordania.
Bassam al-Saadi, comandante de la Yihad Islámica en Cisjordania.
Bassam al-Saadi, comandante de la Yihad Islámica en Cisjordania.
La operación comenzó relativamente temprano, alrededor de las 10 de la noche, mientras la gente en el campo de refugiados de Jenin todavía estaba despierta. El comandante de la Brigada Menashe, el coronel Eric Moyle, dio la señal y las tropas encubiertas entraron en el abarrotado campamento en vehículos civiles, engañando a los palestinos armados que patrullaban los callejones locales.
Las fuerzas especiales de la Brigada Nahal también formaron parte de la redada, y su función era asegurar la entrada de los operativos encubiertos y frustrar cualquier intento de los alborotadores o de los hombres armados que intentaron interrumpir la misión.
Segundos antes de que el escuadrón saliera del vehículo para ingresar a la casa donde se hospedaba al-Saadi, se escuchó la primera ronda de disparos por parte de milicias palestinas.
Las fuerzas especiales de Nahal aún no estaban en el lugar, sin embargo, el escuadrón encubierto no esperó porque ya tenían confirmación del paradero de al-Saddi. El comandante de Cisjordania también escuchó los disparos de sus propias fuerzas, que eran una señal de advertencia para él, e intentó escapar de la casa.
Para ese momento, las fuerzas encubiertas ya estaban cerca de la casa, y al-Saadi intentó esconderse en un sector exterior, pero la fuerza ya tenía estudiados los rincones, como parte de su preparación para la operación.
Momentos antes de que lograra escapar, una de las tropas de las FDI lo vio y soltó a su perro para capturar al jefe terrorista. El perro mordió a al-Saadi y le produjo a al-Saadi una lesión en la oreja.
Con la captura de al-Saddi, las fuerzas encubiertas lo esposaron, al tiempo que aumentaban los disparos, mientras las tropas de Nahal todavía estaban en camino para brindar cobertura. El comandante de las fuerzas decidió refugiar a las tropas dentro de la casa, desde donde tenían un punto de vista estratégico para luchar contra los palestinos armados en el exterior.
Durante el registro de la casa, las fuerzas de seguridad encontraron armas de fuego, municiones y dinero en efectivo que al-Saddi había escondido, todo mientras otros miembros del escuadrón intercambiaban disparos con los palestinos que se acercaban al recinto.
Poco tiempo después llegaron finalmente los refuerzos del Nahal, en vehículos militares, acorralando a pistoleros palestinos, matando a uno de ellos e hiriendo a otros tres. La unidad encubierta ya estaba lista para abandonar el área, pero la misión aún no estaba completa: faltaba el yerno y mano derecha de al-Saadi.
Jeddah, yerno de Sa'adi, es considerado su asistente de confianza. La unidad encubierta lo buscó sin éxito por la casa.
En un momento, revisaron los vehículos al lado de la casa y descubrieron a un joven palestino. El joven les mintió sobre su identidad, y las tropas lo dejaron ir, sin saber que se trataba de su objetivo.
2 צפייה בגלריה
Armas de fuego y municiones encontradas en la casa de Al-Saadi.
Armas de fuego y municiones encontradas en la casa de Al-Saadi.
Armas de fuego y municiones encontradas en la casa de Al-Saadi.
(Portavoz de la policía de Israel)
El escuadrón pidió autorización para salir de la zona sin él, a medida que los disparos se intensificaban. En ese momento un comandante de Shin Bet, que estaba cerca supervisando la redada, informó a las tropas que Jeddah era el palestino que habían interrogado hacía minutos, y se escondía ahora en una tienda de comestibles.
Las tropas encubiertas, que recibieron la ubicación exacta de Jeddah, estaban preparadas para asaltar el lugar, a pesar de no estar familiarizadas con el edificio. Sacaron a Jeddah de la tienda de comestibles y salieron corriendo del campo de refugiados. Cerca de la medianoche, la operación se completó con éxito, sin bajas entre las tropas.
Comentarios 0