Itzhak Reich, jefe de la misión económica y comercial israelí en San Pablo.

El coronavirus dañó la economia de Brasil, pero aún abundan las oportunidades para empresas israelíes

”Las cosas van a cierto ritmo aquí, que a diferencia de Israel, no es uno especialmente rápido”, dice el agregado de intercambio entre Israel y Brasil.

Allon Sinai - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 18.05.20 , 19:01
La pandemia de coronavirus (Covid-19) ha perdonado muy pocos países. Pero no todos han sufrido de igual manera. De hecho, pocos han sufrido más que Brasil, que ya ha alcanzado 16.000 muertes y 240.000 casos confirmados, superando España e Italia el fin de semana y transformándose en el cuarto brote más grande del mundo.
Podría argumentarse que el daño económico tendrá la misma magnitud, ya que se espera que el PBI del país se encoja un 5%, un número especialmente fuerte para una economía en recuperación tras una reciente recesión. La economía brasileña se contrajo un 3% tanto en 2015 como en 2016 y ha crecido sólo un 1% anual desde entonces. Este debería haber sido el año en que la economía del país volvería a la normalidad de acuerdo con Itzhak Reich, jefe de la misión económica y comercial israelí en San Pablo, pero en lugar de eso hay un estado de emergencia, con repercusiones que afectan a todos los países del mundo, incluyendo Israel.
Itzhak Reich, jefe de la misión económica y comercial israelí en San Pablo. Itzhak Reich, jefe de la misión económica y comercial israelí en San Pablo.
Itzhak Reich, jefe de la misión económica y comercial israelí en San Pablo.
(Gideon Sharon)
“El efecto del Covid-19 en la economía brasileña es dramático,” explico Reich. “El brote llegó en un momento muy problemático para Brasil, que escapó de una recesión hace no tanto tiempo y se esperaba que el 2020 fuera el año en que la economía creciera significativamente y darían frutos las reformas del nuevo gobierno. La economía brasileña suele despertar tras el carnaval, que sucedió a fines de febrero de este año, pero en el momento en que el sector empresarial estaba listo para despegar llegó el coronavirus. La cuarentena está afectando a todas las empresas, grandes y chicas. El desempleo ha aumentado enormemente y la moneda se ha devaluado, lo que daña el consumo y el poder adquisitivo en Brasil.”
Brasil es uno de los socios comerciales más grandes de Israel, con un comercio anual de aproximadamente 1,5 mil millones de dólares. Tan prometedora es la cooperación entre ambos países que Israel estableció una segunda misión económica y comercial en Río hace 6 años, una de las 44 operadas globalmente por el Ministerio de Economía e Industria.
Pero el Covid-19 ha cambiado todo, haciendo que comerciar con Brasil sea más desafiante que nunca para las empresas israelíes. “La bolsa ha perdido todo su crecimiento desde el final de la recesión y las predicciones financieras se ven peores cada semana” dijo Reich. “Se puede ver un esfuerzo para aplanar la curva, pero los números continúan aumentando. Brasil no ha alcanzado la etapa en que pueden ver un fin a esta crisis y prepararse para el día después de la pandemia.
“Generalmente, Brasil es un país donde no es fácil para las compañías israelíes hacer negocios”, agregó. “Está lejos geográficamente y hay una diferencia horaria y una barrera de lenguaje. También hay elementos culturales que son distintos y son afectados por el Covid-19. A los brasileños les gusta tener contacto físico y estar físicamente presente es algo que tan importante desde los negocios. En este momento eso es imposible y esto dificulta hacer negocios.”
Reich explicó que hay mucha presión sobre la economía brasileña y que las compañías están posponiendo todas las transacciones que no son urgentes. Pero no todo está tan mal de acuerdo con Reich. “También aparecen muchas oportunidades como resultado de esta situación”, señaló. “Por ejemplo, las compañías israelíes que tienen soluciones para los problemas de telecomunicaciones que han aparecido a causa del aumento de tráfico en línea tienen una alta demanda. Todo lo relacionado con la salud y la ciberseguridad también ha recibido un empujón. La marca israelí es muy fuerte en estos segmentos. Cuando nos presentamos en reuniones no tenemos la necesidad de convencer al lado brasileño de que la tecnología israelí es buena. Ellos entran en la reunión asumiendo que la tecnología israelí es increíble. La brecha que existe está relacionada con la distinta forma en que ambos lados conducen sus negocios, que no es algo fácil en Brasil. Creo que no es fácil hacer negocios en ningún país, pero en Brasil existe un sistema regulatorio y de impuestos complejo. Es difícil mover dinero ya que es un país con una larga historia de corrupción, por lo que hay muchos mecanismos para prevenir eso, pero esto también dificulta la transferencia de dinero. Suelo decir a las compañías que vienen a Brasil que es necesario tener una estrategia. Es fácil ver el potencial aquí, pero también es fácil equivocarse. Las cosas van a cierto ritmo aquí, que a diferencia de Israel, no es uno especialmente rápido”.
A los brasileños les gusta tener contacto físico y estar físicamente presente es algo que tan importante desde los negocios. En este momento eso es imposible y esto dificulta hacer negocios
Reich ha sido parte de muchas iniciativas con el objetivo de promover el comercio entre estos países. Uno de los principales que fue exitoso el año pasado unió a al brazo de inversión tecnológica del estado israelí, la autoridad de innovación israelí, con la agencia brasileña de investigación industrial e innovación (EMBRAPII). En octubre pasado, se anunció la aprobación de 4 proyectos de investigación y desarrollo conjuntos entre compañías y centros de desarrollo brasileños e israelíes. Los proyectos recibirán en su conjunto una inversión total de 7,5 millones de dólares.
Los 4 proyectos incluyen una asociación entre la startup de sustrato de cultivos israelí Pelemix Ltd. Brasil Ambiental para el desarrollo de un sustrato que aumente el rendimiento agrícola de Brasil; una colaboración entre la empresa de Tel Aviv Brenmiller Energy Ltd. y la brasileña Fortlev Energía Solar Ltd. en el campo de energía térmica; una colaboración entre la empresa israelí Mertycom Communications Ltd. y Energisa Soluções S.A para la implementación de una red de sensores inteligentes, inalámbricos y baratos para el monitoreo de grandes redes de distribución de energía; y la asociación entre la empresa israelí GreenRoad Driving Technologies Ltd. y Energisa Soluções S.A en el campo de manejo y analítica de eficiencia de flota.
Mientras tanto, Reich y su personal están ocupados intentando crear oportunidades para las compañías israelíes, a pesar de la difícil situación. “hay una importancia incluso más grande de las misiones de comercio en estos días porque nos mantenemos físicamente presentes en nuestros países y tenemos una amplia red de contactos que continuamos cultivando”, dijo Reich. “No es tan solo nuestra habilidad e para hacer cálidas introducciones entre las compañías israelíes y las brasileñas, sino que también es el trabajo que hacemos con anticipación para asegurarnos de que la conexión es relevante y no estamos desperdiciando el tiempo de nadie. Nuestros contactos confían en nosotros porque hacemos nuestra tarea y saben que si les presentamos a alguien debe haber una buena razón. Nos mantenemos en contacto con las compañías locales para entender sus nuevas prioridades y que es lo que requieren actualmente y enviamos esa información a Israel. Explicamos a las compañías israelíes el potencial y las dificultades. Brasil se enfrenta con una situación económica extremadamente compleja, pero las oportunidades aún abundan”.

Comentarios 0