Yuval Rotem, director general del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, les la bienvenida al presidente argentino, Alberto Fernández, y a su canciller, Felipe Solá
Felipe Solá, canciller argentino, junto a Alberto Fernández y Yuval Rotem, funcionario de la Cancillería israelí, en ocasión de la visita a Israel.
Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel
Alberto Fernández y Benjamín Netanyahu se saludan en ocasión de la visita del presidente argentino a Israel.

Argentina adopta la definición de antisemitismo de la IHRA

Condena la negación del Holocausto, las comparaciones de las políticas israelíes con el nazismo, los ataques al Estado de Israel como colectivo judío y la denegación a los judíos de su derecho a la autodeterminación; entre otras formas de manifestaciones “físicas o retóricas” de odio.

Ynet Español |
Published: 08.06.20 , 14:48
El Boletín Oficial de la República Argentina informó este lunes que el país sudamericano adhiere a partir de la fecha a la definición de antisemitismo establecida por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, según sus siglas en inglés).
A través de Felipe Solá, el ministro de Relaciones Exteriores, Argentina adoptó la resolución aprobada por la IHRA en mayo de 2016 que define al antisemitismo de la siguiente manera: “El antisemitismo es una cierta percepción de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos. Las manifestaciones físicas y retóricas del antisemitismo se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto”.
Alberto Fernández y Benjamín Netanyahu se saludan en ocasión de la visita del presidente argentino a Israel. Alberto Fernández y Benjamín Netanyahu se saludan en ocasión de la visita del presidente argentino a Israel.
Alberto Fernández y Benjamín Netanyahu se saludan en ocasión de la visita del presidente argentino a Israel.
(AFP)
Entre los ejemplos de manifestaciones antisemitas que define la IHRA se incluyen los ataques contra el Estado de Israel concebido como una colectividad judía y detalla ejemplos contemporáneos de antisemitismo que forman parte de la vida pública. Algunos de ellos:
* Culpar a los judíos como pueblo o a Israel, como Estado, de inventar o exagerar el Holocausto.
* Denegar a los judíos su derecho a la autodeterminación, por ejemplo, alegando que la existencia de un Estado de Israel es un empeño racista.
* Aplicar un doble rasero al pedir a Israel un comportamiento no esperado ni exigido a ningún otro país democrático.
* Establecer comparaciones entre la política actual de Israel y la de los nazis.
* Considerar a los judíos responsables de las actuaciones del Estado de Israel.
IHRAIHRA
Argentina es miembro de la IHRA y participó de la cumbre celebrada el último enero en Bruselas.
(Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina)
“Las manifestaciones pueden incluir ataques contra el Estado de Israel, concebido como una colectividad judía. Sin embargo, las críticas contra Israel, similares a las dirigidas contra cualquier otro país, no pueden considerarse antisemitismo. A menudo, el antisemitismo acusa a los judíos de conspirar contra la humanidad y, a veces, se utiliza para culparles de que 'las cosas vayan mal'. Se expresa a través del lenguaje, de publicaciones, de forma visual y de las acciones, y utiliza estereotipos siniestros y rasgos negativos del carácter”, destaca la IHRA.
Argentina forma parte de la IHRA desde el año 2002 y en la última cumbre, celebrada en Bruselas en enero de este año, en coincidencia con la visita del presidente Alberto Fernández a Israel en ocasión del Foro Mundial del Holocausto, firmó un documento que reafirma el compromiso mundial para el recuerdo de la Shoá y aborda nuevos desafíos sobre el crecimiento del antisemitismo.

Comentarios 0