Javo Rocha recorre en bicicleta la zona costera de Tel Aviv.
Javo Rocha recorre en bicicleta la zona costera de Tel Aviv.
Cortesía Javo Rocha
Javo Rocha en la fuente central de la Plaza Dizengoff de Tel Aviv.

El director de teatro argentino que busca conquistar al público israelí

Javo Rocha llegó hace semanas a vivir a Israel y busca hacer su propio camino en la escena teatral. Lo convocó el municipio de Tel Aviv y recibió un reconocimiento como inmigrante destacado en las artes. “Este país se hizo así, todos en algún momento llegaron y fueron ayudados por otros”, afirma. Exclusivo de Ynet Español.

Adrián Olstein |
Published: 08.05.21 , 12:13
La pandemia lo recluyó en su hogar en Buenos Aires, “junto a mi gato”, dice Javo Rocha, director de teatro, en diálogo exclusivo con Ynet Español. A la soledad y la imposibilidad de trabajar, se sumó un asalto a mano armada que lo convenció de que Argentina ya no era su lugar. Miró al cielo y le dijo a su madre que haría algo de lo cual ella estaría orgullosa. La decisión ya estaba tomada. Su migración a Israel era un hecho.
Javo Rocha nació en Santiago del Estero, una provincia del norte de Argentina. Se define como actor, profesor y director de teatro. Lo primero que aclara es que se trata de un nombre artístico y que el suyo verdadero es Javier Leonardo Mondschein, “judío por los cuatro abuelos”, dice.
4 צפייה בגלריה
Javo Rocha en la fuente central de la Plaza Dizengoff de Tel Aviv.
Javo Rocha en la fuente central de la Plaza Dizengoff de Tel Aviv.
Javo Rocha en la fuente central de la Plaza Dizengoff de Tel Aviv.
(Cortesía Javo Rocha)
Su primera salida de la provincia coincidió con la primera incursión en dirección teatral. Durante su etapa universitaria, estudiando la carrera de Teatro, se estableció en la provincia vecina de Tucumán. Allí dirigió el teatro de la comunidad judía local. “Esos fueron mis años más felices”, afirma.
“Uno mira el paisaje a través de una ventana. Ahí están las tristezas, angustias, rencores del pasado. Para cambiar en la vida, hay que mirar por otra ventana”
El debut vino de la mano de la obra “Surge el Estado de Israel” de Aaron Negev. “Después del estreno, se fue el público y yo me tiré en un sillón de la escenografía y me quedé tres horas mirando el techo. Había sentido que tocaba el cielo con las manos”, recuerda.
En esa etapa estuvo al frente de ocho obras comunitarias, trayectoria que lo llevó a dirigir “Ana Frank”, que le valió, con 19 años, el Premio Iris Marga como el director de teatro más joven de Argentina. Un año después, en 1996, Javo Rocha fundó su escuela de teatro en Buenos Aires y trabajó en simultáneo en importantes centros culturales de la ciudad.
4 צפייה בגלריה
Javo Rocha al centro rodeado de alumnos de teatro en Argentina.
Javo Rocha al centro rodeado de alumnos de teatro en Argentina.
Javo Rocha al centro rodeado de alumnos de teatro en Argentina.
(Álbum privado)
Esa fue su trayectoria durante 25 años de forma casi ininterrumpida. Pero el año 2020 empezaba con la noticia de que un virus con potencial pandémico se propagaba por una región de China. El 3 de marzo Javo comenzó, al igual que todos los años anteriores, un nuevo ciclo de clases. Pero esta vez duraría dos semanas y llegaría el decreto presidencial que prohibiría el trabajo presencial de áreas no esenciales.
La decisión de emigrar a Israel
El 20 de marzo de 2020, en una cadena nacional, el presidente de Argentina decretó el ingreso de todo el país a una cuarentena estricta denominada “Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio”, un confinamiento de gran parte de la población que solo permitía seguir trabajando de forma presencial a las ramas esenciales de la economía vinculadas a la producción de alimentos y a la prestación de servicios de salud.
“Al llegar había dos Israel: uno que me abría las puertas y otro que me ignoraba"
“Cuando prohibieron el trabajo presencial me quedé solo en mi casa, mirando el cielo. Yo estaba acostumbrado a estar siempre rodeado de gente. Cuando empezó la cuarentena, toda la gente que me rodeaba desapareció. Me quedé encerrado en mi departamento con mi gatito. Me di cuenta que en realidad estaba solo”, resume Javo.
4 צפייה בגלריה
Javo Rocha junto a Clara Ben Aderet, coordinadora del área de habla hispana del Municipio de Tel Aviv.
Javo Rocha junto a Clara Ben Aderet, coordinadora del área de habla hispana del Municipio de Tel Aviv.
Javo Rocha junto a Clara Ben Aderet, coordinadora del área de habla hispana del Municipio de Tel Aviv.
(Cortesía Javo Rocha)
Entre los hechos que configuraron su decisión de emigrar se encuentra la muerte en Argentina de su padre, hace cuatro años y de su madre, hace dos: “Mi familia está acá, en Israel. Uno de mis hermanos vive en Ra'anana, está casado y con tres hijos, el otro en Givatayim. Una noche fui a la terraza de mi edificio, miré al cielo y dije: 'Mamá, esto te va a hacer inmensamente feliz. Hago Aliá. Decisión tomada'”, recuerda.
Pero faltaría un episodio más, en sus últimos meses en Argentina. Una noche caminaba por las calles de Buenos Aires cuando dos asaltantes subidos a una motocicleta lo encerraron para robarle a fuerza de pistola. “Ya todo me estaba diciendo, tu lugar Javo no es éste. Andá a Israel”, concluye.
Cambiar la ventana por la que uno mira
Dispuesto a empezar sin dilaciones su nueva vida profesional en Israel, ya en el hotel donde tuvo que mantener un aislamiento de diez días, comenzó con su primer proyecto: Jetzi Jatzil (“Media berenjena”), una cuenta de Instagram en la cual relata, a través de videos de humor, los pormenores de un recién llegado a Israel: por ejemplo, la dificultad para explicar que necesita un adaptador para enchufar su celular argentino a una pared israelí.
"Israel se hizo así. Todos en algún momento llegaron y fueron ayudados por otros”
“El año pasado fue una lucha. Amo a la argentina y estoy agradecido de todo lo que me dio”, interrumpe Javo el listado de ideas y proyectos en los cuales pretende embarcarse. Y reflexiona: “Uno mira el paisaje a través de una ventana. Ahí están las tristezas, angustias, rencores del pasado, situaciones no resueltas. Para cambiar en la vida, tiene que cambiar ese paisaje, mirar por otra ventana”.
4 צפייה בגלריה
Javo Rocha junto a Einat Talmon, directora cultural del Instituto Cervantes de Tel Aviv.
Javo Rocha junto a Einat Talmon, directora cultural del Instituto Cervantes de Tel Aviv.
Javo Rocha junto a Einat Talmon, directora cultural del Instituto Cervantes de Tel Aviv.
(Cortesía Javo Rocha)
En esta nueva ventana lo que recibió, según él, es un bombardeo de información. “Voy al supermercado y tengo cien paquetes de galletitas que no conozco y tengo ganas de comprarme todas. Voy al kiosco y hay cincuenta tipos de chocolate y son riquísimos”, evalúa.
Desde su llegada, Javo fue convocado por el Instituto Cervantes, por el área de habla hispana del Municipio de Tel Aviv y por un director de teatro israelí para protagonizar su próxima obra en el rol de Ludwig van Beethoven. A las convocatorias se sumó, en los últimos días, un reconocimiento como "Inmigrante destacado en las Artes".
“Al llegar tenía dos Israel frente a mí: uno que me abría las puertas a mi profesión y otra que me ignoraba por completo”, explica. Y concluye: “Estoy yendo por una línea del medio. Israel se hizo así. Todos en algún momento llegaron y fueron ayudados por otros”.
Comentarios 0