Dos de los condenados por delitos de odio en Mar del Plata, Argentina. A la derecha, Levchenko.
Dos de los condenados por delitos de odio en Mar del Plata, Argentina. A la derecha, Levchenko.
Ynet
"El Rusito" Levchenko, en momentos de ser detenido por la policía.

Argentina: expulsarán del país a un neonazi condenado a 9 años de cárcel

"El Rusito" Levchenko integraba una banda neonazi que había cometido delitos de odio que incluyó violentas agresiones físicas con intenciones de homicidio, según evaluó el tribunal que juzgó a sus integrantes hace más de dos años. Levchenko había sido condenado a 9 años y medio de cárcel, ahora será expulsado del país y no podrá volver.

Ynet Español |
Published: 04.03.21 , 12:43
El diario La Capital, de la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina, informó en su edición del 4 de marzo que Oleksandr “El Rusito” Levchenko (26), el joven ucraniano que integró una violenta banda nazi en Mar del Plata que realizó sistemáticos ataques basados en ideologías de odio, discriminación y superioridad racial, será expulsado de la Argentina.
La Dirección Nacional de Migraciones le quitó el permiso de permanencia en el país, luego la Justicia Federal argentina autorizó el proceso de "extrañamiento" y de esta forma Levchenko tiene que abandonar la prisión en la que está detenido para volver a su país.
"El Rusito" Levchenko cumplía una condena de 9 años y 6 meses de cárcel.
3 צפייה בגלריה
"El Rusito" Levchenko, en momentos de ser detenido por la policía.
"El Rusito" Levchenko, en momentos de ser detenido por la policía.
"El Rusito" Levchenko, en momentos de ser detenido por la policía.
(La Capital)
El magistrado interviniente, Roberto Falcone, ordenó además la prohibición permanente a Levchenko de reingresar al país. Ahora, la Dirección de Migraciones deberá definir cómo se produce su salida del territorio nacional.
Falcone se amparó en el artículo 29 de la Ley Nº 25.871, que confiere la facultad de poder decidir respecto de la admisión, ingreso y permanencia de personas en el país. En su artículo 29, la norma determina las causales que impiden que extranjeros habiten el suelo nacional en caso de “haber sido condenados o estar cumpliendo condena, o tener antecedentes o condena no firme en la República Argentina o en el exterior, por delitos que merezcan según las leyes argentinas penas privativas de la libertad”.
Cabe destacar que el fallo se conoce dos semanas después de que corriera el fuerte rumor, luego desmentido, de que Levchenko había sido asesinado en la cárcel.
3 צפייה בגלריה
Dos de los condenados por delitos de odio en Mar del Plata, Argentina. A la derecha, Levchenko.
Dos de los condenados por delitos de odio en Mar del Plata, Argentina. A la derecha, Levchenko.
Dos de los condenados por delitos de odio en Mar del Plata, Argentina. A la derecha, Levchenko.
(Ynet)
La historia delictiva del inmigrante ucraniano nazi
Levchenko llegó a la ciudad de Mar del Plata junto a sus padres, desde muy pequeño. La familia provenía de Kiev, Ucrania, lugar de nacimiento del "Rusito", quien luego se crió con su abuela en una casa del barrio de La Perla.
Levchenko fue el rostro más violento de una banda racista y temible de la ciudad: la “Banda del Rusito”, integrada por otros tres inmigrantes: Laurent Herve (Alias El Francés) y Giovanni y Giuliano Spagnolo (Alias “Los Chilenos”).
La Fundación La Alameda, en un informe que presentó a la Justicia detallaba: “Es una organización de delincuentes de ideología nazi que se dedican fundamentalmente a atacar físicamente a personas por su género, orientación sexual, nacionalidad, ideología o religión. Realizan pintadas con simbología nazi en la ciudad. Involucrada en numerosos delitos comunes, de odio y actos violentos”.
La “Banda del Rusito” comenzó a operar en 2013, tras un recordado ataque a un músico y DJ en la Plaza Pueyrredon. Uno de los casos más violentos que protagonizaron fue el de Astrid, una mujer trans extranjera, que durante la noche en la calle Malvinas y 25 de Mayo fue golpeada en la cabeza con una piedra, desnudada y luego en el piso le arrojaron una piedra de gran tamaño que le fracturó la mandíbula en varias partes. El agresor fue reconocido por otra persona que llegó al lugar: se trataba de Levchenko.
El 10 de enero de 2015, el “Rusito” y sus amigos golpearon a un joven mientras esperaba el colectivo. “Puto” le gritaban mientras le pegaban. En otro de los ataques, Lucas Baima, integrante de la organización “Acción Antifascista”, recibió una brutal golpiza con palos de PVC rellenos de cemento por parte de miembros del Fonapa, Bandera Negra y la Banda del Rusito.
El “Rusito” también estuvo presente en los enfrentamientos que se produjeron frente a la Catedral durante la marcha del Encuentro de Mujeres en 2015. Poco antes de los incidentes había sido demorado por la Policía frente a la Iglesia: encapuchado y con símbolos nazis agredía a mujeres.
3 צפייה בגלריה
"El Rusito" Levchenko frente al tribunal que lo condenó. A su izquierda, un símbolo de la protesta antinazi en Mar del Plata.
"El Rusito" Levchenko frente al tribunal que lo condenó. A su izquierda, un símbolo de la protesta antinazi en Mar del Plata.
"El Rusito" Levchenko frente al tribunal que lo condenó. A su izquierda, un símbolo de la protesta antinazi en Mar del Plata.
(Ynet)
La condena
En 2018, el Tribunal Federal de Mar del Plata condenó a Levchenko con la pena más alta impartida entre los integrantes de la banda nazi juzgada: 9 años y 6 meses de prisión.
El juicio significó la primera condena a un grupo que en democracia realizó violentos ataques motivados en la intolerancia y el odio de la ideología nazi.
Oleksandr Levchenko recibió esa pena por “formar parte en una agrupación destinada a imponer sus ideas y combatir las ajenas por la fuerza o el temor, en concurso ideal por pertenecer a una organización y realizar propaganda basada en teorías o ideas de superioridad de una raza, religión o grupo étnico, en concurso real con lesiones graves y lesiones leves, ambos agravados por haber sido cometido por el concurso premeditado por dos o más personas, daños, amenazas, todos agravados por haber sido cometidos por odio”.
El juez explicó que el Estado “castiga a los intervinientes en este tipo de agrupaciones, porque si se espera que los integrantes de estas agrupaciones pasen a la acción el Derecho Penal llega demasiado tarde”.
“Debemos interpretar estos delitos en el contexto social actual. En este contexto se denominan delitos de pertenencia, de status”, dijo Falcone y, ante esta situación es que aseguró que “la organización ya supone una amenaza a la sociedad normativa”.
Comentarios 0