Ehud Barak, ex primer ministro de Israel.
Ehud Barak, ex primer ministro de Israel.
Amit Shaal
Israel produce cada año 25 toneladas de cannabis para fines medicinales.

Ehud Barak, de primer ministro de Israel a pionero de la industria del cannabis

Retirado de la vida política, preside la primera empresa pública del rubro. Su relación con la planta, los objetivos de exportación, su opinión a favor de la legalización del uso recreativo y el vínculo entre el cannabis y el coronavirus.

Yael Walzer - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 31.07.20 , 14:45
“Cada vez que voy a una plantación de cannabis recuerdo mi infancia en el kibutz Mishmar Hasharon, crecí en la agricultura y todavía me emociona ver cómo florece una planta”, dice Ehud Barak, ex primer ministro de Israel, hoy fuertemente vinculado al mercado del cannabis medicinal israelí.
Barak ingresó a esta industria en septiembre de 2018 y es el presidente de InterCure y su subsidiaria Canndoc, dedicadas al cultivo y comercialización de cannabis con fines medicinales. Y además de haber sido el hombre más importante de la política israelí entre 1999 y 2001, es considerado un pionero en esta floreciente industria: “Fue el primer militar y político en aportar al cannabis, tras él muchos otros se acercaron”, asegura Alex Rabinowitz, director de InterCure.
Este rubro fue muy elegido en los últimos dos años por inversores, entre ellos numerosos militares y políticos, que sintieron el olor verde de la planta y el dinero. La industria incluye alrededor de medio millón de pacientes, 14 empresas israelíes que cotizan en la bolsa, una producción de 25 toneladas anuales y, un precio promedio de 57 shekels el gramo (17 dólares).
CannabisCannabis
Israel produce cada año 25 toneladas de cannabis para fines medicinales.
(Drop Production)
“Combina agricultura con alta tecnología, y está creciendo cada día tanto en Israel como en el mundo”, describe Barak sobre las perspectivas de crecimiento. Y Canndoc es uno de los líderes del mercado. En junio de 2018 se convirtió en la primera empresa pública de cannabis en Israel. El año pasado los ingresos de la empresa fueron de 2 millones de dólares y solamente en un trimestre de 2020 logró casi duplicar esa cifra anual.
“Es un campo fascinante, antes de ingresar no lo conocía”, afirma Barak, y no se refiere solamente a negocios sino a su contacto personal con la planta: “Soy una persona curiosa, pero por una elección personal no me atrae. Por supuesto que no lo experimenté durante mi etapa militar y política, pero tampoco hoy cuando lo tengo permitido en mi vida privada.”
-¿No teme ser identificado con una sustancia que algunos definen como peligrosa y adictiva?
-Existe suficiente evidencia sobre la efectividad médica de la sustancia, por eso se le receta a tantos pacientes. Se demostró que en pacientes de edad avanzada funciona como analgésico y mejora la calidad del sueño, en contraste con otros tipos de píldoras que generan adicción y provocan muertes. Y está claro que todavía hay terreno por examinar, pero aparentemente fumar cannabis no es más dañino que el cigarrillo tradicional.
BarakBarak
“Soy una persona curiosa, pero por una elección personal no me atrae", dijo Barak sobre su relación con el cannabis.
(Yaron Berner)
MERCADO MUNDIAL Y USO RECREATIVO
En una carta dirigida a inversores en abril de este año Barak definió los objetivos que persigue la empresa: “Estamos decididos a convertirnos en un modelo de éxito en Israel y todo el mundo”, escribió.
Aunque para romper las fronteras internacionales la industria aguarda un permiso de exportación de cannabis. eL MISMO ya fue aprobado por el Ministerio de Economía, pero su implementación aún no recibió el visto bueno definitivo del Ministerio de Salud. “Todas las compañías de cannabis de Israel lo están esperando”, asegura expectante.
“El país también se beneficiará por la decisión de aprobar las exportaciones que además promoverá el turismo”, agrega el ex primer ministro y así abre la puerta a un debate candente en la sociedad israelí sobre la despenalización y el uso recreativo del cannabis.
CannabisCannabis
El ex primer ministro sostiene que el cannabis debe ser legalizado también para su uso recreativo.
(Drop Production)
-¿Aspiras a que en cada esquina se pueda vender cannabis libremente?
-El cannabis está saliendo de un período oscuro de estigmatización y debe incorporarse legalmente al sector del ocio. Si bien en el campo medicinal Israel es líder mundial, en cuanto al uso recreativo estamos quedando atrás. Se trata de convertir un consumo ilegal en algo regulado, supervisado por el estado, que además se puede beneficiar económicamente.
A modo de ejemplo, Barak cita los beneficios que provocó el proceso de legalización en el estado de Colorado, en EE.UU. “Promovió muchos empleos y acercó a las arcas estatales mil millones de dólares hasta hoy”, describe e insiste: “No hay motivo para que Israel no decida participar en esto. Hay infraestructura, y sería una pena que la desperdiciemos debido a regulaciones”.
Si bien numerosos estudios en adolescentes demostraron funciones cerebrales deterioradas entre los fumadores de marihuana, el ex primer ministro retruca que “millones de personas experimentaron el cannabis sin sufrir efectos secundarios” y reitera que no se trata de una sustancia adictiva, uno de los principales temores en relación a la juventud.
“Un millón de israelíes usan cannabis o fuman marihuana con fines recreativos, se desarrolló una cultura clandestina y un mercado negro. La regulación vuelve millonarios a estos criminales. En cambio, si se vuelve legal, el Estado dejará de luchar contra delincuentes y ganará dinero de impuestos”, completa.
CannabisCannabis
Barak propone legalizar el cannabis para combatir el mercado negro y que el Estado pueda recaudar impuestos.
(Drop Production)
CANNABIS Y PANDEMIA
-¿Cómo impactó el coronavirus en la industria del cannabis?
-En líneas generales bien. Por un lado, todo se detuvo y el desarrollo es más lento de lo que pronosticamos hace dos años. Por el otro, aunque todavía conocemos muy poco sobre el coronavirus, sí se sabe que los pacientes recuperados continúan sufriendo secuelas durante mucho tiempo, y es allí donde el cannabis puede ayudar.
Al respecto, desde el Ministerio de Salud aclararon que no existen evidencias sobre los beneficios de los tratamientos de cannabis en relación al COVID-19, ya sea en cuanto a su aporte a la prevención o recuperación de la enfermedad.
Sin embargo, según el ex primer ministro y hoy empresario, “la actividad del cannabis medicinal se ha definido en Israel como un rubro esencial” y en el país es evidenció “una demanda creciente de nuevos pacientes y médicos que recetan la sustancia”.
“Este aumento de la demanda generó que en muchos países se aceleren los procesos de legalización, lo que abre nuevas oportunidades de crecimiento tanto en el mercado local como internacional”, completó Barak.
CannabisCannabis
Aunque no hay evidencias de los beneficios de la planta en relación al COVID-19, Barak afirma que creció la demanda durante la pandemia.
(Drop Production)

Comentarios 0