Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa
Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa
Universidad de Haifa
Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa

Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa: "El gran desafío es la innovación"

El académico cordobés lidera una de las principales universidades del país, y destaca: "La educación y la ciencia no son considerados costos: son inversiones".

Michelle Dreifus & Pablo Londinsky |
Updated: 09.08.19, 07:28
La Universidad de Haifa nació en 1972. Un año después, Gustavo Mesch dejaba su Córdoba natal para emprender una nueva vida en Israel. Recién había terminado el secundario, y con la mezcla de rebeldía y ansiedad propia de la edad, decidió que quería continuar a 12.000 kilómetros de su hogar. Hoy, luego de casi medio siglo, es el rector de dicho centro de estudios, que se ha convertido en uno de los más prestigiosos del mundo. La influencia de su ciudad de origen en su vida actual es ineludible. Es que Gustavo nació y se crió en un barrio en el que descendientes de italianos, polacos, rusos, españoles y libaneses, convivían naturalmente, y es por eso que hoy dice convencido que “el potencial humano está en la diversidad cultural”. No es casual entonces que sea quien está al frente de una universidad que se caracteriza, precisamente, por la diversidad de su población: “Estudiantes y profesores de culturas diferentes conviven para producir resultados educativos y científicos de alta categoría, basado en el respeto mutuo, la convivencia y el entendimiento de la diversidad”, expresó Mesch en entrevista exclusiva con Ynet Español.
3 צפייה בגלריה
Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa
Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa
Gustavo Mesch, rector de la Universidad de Haifa
(Universidad de Haifa)
La Universidad de Haifa cuenta con un 35% de estudiantes árabes, 1000 estudiantes ultraortodoxos judíos, cuatro programas militares donde oficiales de distintos grados cursan sus estudios, inmigrantes de distintos países y, por supuesto, estudiantes israelíes. Mesch reconoce que “requiere de nosotros una sensibilidad muy grande a diferencias culturales y de idiomas, y al mismo tiempo conduce a una mejor inserción en un marco que realmente representa la composición social y demográfica de la población israelí”. Entre ellos, también se encuentran los estudiantes latinoamericanos, a quienes el rector destaca debido a que “llegan con una educación muy amplia, capacidad de pensamiento teórico desarrollado y madurez intelectual”. Además, el rector sostiene que se caracterizan por ser comprometidos, educados y en especial por “su orientación social de respeto e igualdad hacia el prójimo”. “Fuga de cerebros” El concepto “Fuga de cerebros” solía identificar a aquellos jóvenes latinoamericanos que, luego de formarse y capacitarse en sus países, viajaban al exterior a aplicar los conocimientos que habían adquirido. Pero en los últimos años, Israel ha sido un país que tampoco escapa de este fenómeno. Mesch identifica como una de las causas por las que esto ocurre, al sistema limitado de posiciones para científicos, lo que es consecuente a los recursos limitados con los que cuenta un territorio tan pequeño. Y, por otra parte, también señala a las grandes compañías multinacionales como IBM, INTEL o Google que han desarrollado sus estructuras en Israel, con recursos, facilidades y sueldos con los que las instituciones públicas de altos grados no pueden competir, “por lo que gente muy capacitada prefiere el campo privado a la universidad pública”, y eso conlleva a que eventualmente tengan la posibilidad de emigrar hacia otros destinos. “La educación y la ciencia no se consideran costos, sino inversiones” La educación en Israel es pública y autónoma. Pública significa que los fondos son otorgados por el Estado, como parte del presupuesto nacional. Por lo tanto, son sensibles a necesidades alternativas presupuestarias como, por ejemplo, la seguridad nacional. Pero las prioridades del presupuesto y su distribución son realizadas por el Consejo Nacional de Educación a través de su Comité de Planificación y Presupuesto, lo que representa la autonomía del sistema universitario y científico. Según Mesch, esta autonomía es muy importante porque a través del planeamiento nacional se pone énfasis en conservar las áreas científicas de excelencia y desarrollar nuevas que son importantes tanto para estar a la vanguardia, así como para cumplir las necesidades laborales de la sociedad. En ese sentido, es muy importante el compromiso estatal a otorgar fondos necesarios, con el entendimiento de que la ciencia y la educación superior son instrumentos críticos para el desarrollo social y económico de Israel. En otras palabras, “la educación y la ciencia no son considerados costos sino inversiones, para un presente y futuro mejor, en un país que sabe que su fuente natural más importante es la capacidad humana”. En lo que respecta a la educación en Argentina, Mesch manifiesta su preocupación respecto al alto porcentaje de deserción universitaria: “Se trata de jóvenes que no han podido cumplir sus aspiraciones, y eso tiene un costo social alto para el estudiante, así como también para la sociedad”. A su entender, es necesaria la inversión de presupuesto en fuertes programas de retención estudiantil, investigando cuáles son los motivos de deserción, y creando herramientas para que los reduzcan. El rector de la Universidad de Haifa también reconoce que en su país natal “hay una falta de balance entre la inversión en la docencia y la investigación”. Según Mesch, la investigación es parte integral de la docencia: “habría que cambiar la proporción de inversión en docencia a favor de la investigación”.
3 צפייה בגלריה
Gustavo Mesch con estudiantes Latinoamericanos de la Universidad de Haifa
Gustavo Mesch con estudiantes Latinoamericanos de la Universidad de Haifa
Gustavo Mesch con estudiantes Latinoamericanos de la Universidad de Haifa
(Universidad de Haifa)
Mirando hacia el futuro Mesch distingue a la medicina digital, personalizada y a la distancia como un campo muy importante de desarrollo. El rector explica que la medicina digital “es un concepto que implica a cada paciente”. Esto significa que la información, las consultas, su historial y otros aspectos relacionados con su salud se encuentran en una “nube” que está a su disposición a través de múltiples dispositivos digitales. La información recolectada a través de los diversos dispositivos será compartida directamente con médicos y servicios de salud. Gracias a la inmensa cantidad de datos que generan, se podría conformar una red de aprendizaje e inteligencia artificial para obtener patrones que permitieran anticipar enfermedades futuras o recibir los tratamientos que mejor funcionen de forma personalizada. La Universidad de Haifa en conjunto con el Hospital Ramban, está construyendo una nueva torre de 24 pisos de laboratorios en los cuales se implementará la investigación basada en medicina digital. Otra área de desarrollo es la relacionada con la ciencia de datos, que Mesch explica como un campo interdisciplinario que involucra métodos científicos, procesos y sistemas para extraer conocimiento o un mejor entendimiento de datos en sus diferentes formas, lo cual es una continuación de algunos campos de análisis de datos como la estadística, la minería de datos, el aprendizaje automático y la analítica predictiva. En este sentido, la universidad dirigida por Mesch está en proceso de formación del nuevo campus de la Escuela de Ciencias de Datos en la zona del puerto viejo de Haifa. Éste también tendrá los departamentos de Ciencias de Computación, Estadística e información de sistemas. Finalmente, en vistas del futuro próximo, el rector destaca los estudios del Mar Mediterráneo por parte de la Escuela de Estudios Marinos de la Universidad de Haifa: “El estudio del mar es muy importante, porque nosotros sabemos más del espacio que del fondo del mar”. Asimismo, se trata de un mar de extrema relevancia para la subsistencia de Israel, ya que es la fuente de agua desalinizada de la cual el país depende. Además, allí se está produciendo gas, y están sucediendo cambios en su temperatura y ecología, como, por ejemplo, los plásticos acumulados que están pasando a ser parte del sistema digestivo de los peces.
3 צפייה בגלריה
Gustavo Mesch junto a Angela Merkel
Gustavo Mesch junto a Angela Merkel
Gustavo Mesch junto a Angela Merkel
(Universidad de Haifa)
“El gran desafío es la innovación” El rector de la Universidad de Haifa sostiene que las universidades deben “pasar por procesos de reforma en su pedagogía, en su currículo y en sus exigencias, para poder seguir siendo relevantes en el siglo XXI”. A su entender, esto se logra con el acercamiento a la comunidad de la que forman parte, así como también ampliando la colaboración con el sector privado y público, a efectos de servir a sus necesidades y solucionar sus problemas. “La mayor motivación es sentir todos los días, que cada cambio, nos encamina a una investigación y educación innovadora, que mantiene la relevancia de la educación universitaria también en períodos de cambios tecnológicos dramáticos”.
First published: 07:27, 09.08.19
Comentarios 0