Calles en China esterilizadas
Calles en China esterilizadas
AFP
El primer ministro Benjamín Netanyahu, el exdirector general del Ministerio de Salud, Moshe Bar-Siman-Tov, y el exministro de Salud, Yaakov Litzman, hablando en el pico del brote.

Las agendas de los funcionarios de salud muestran que Israel no se preparó para el coronavirus

Las agendas muestran que el ex ministro de Salud, Yaakov Litzman, priorizó los compromisos personales en lugar de las reuniones sobre el virus, mientras que el experto en epidemiología y viceministro de Salud, el profesor Itamar Grotto, no fue tenido en cuenta durante los primeros días de la pandemia.

Ynet - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 28.07.20 , 12:10
La agenda de reuniones programadas del Ministerio de Salud, hecha pública el martes tras una petición de un grupo de derechos, revela la falta de preparación de Israel para el coronavirus y el desprecio por la crisis cuando estalló la pandemia.
La agenda del exdirector general del Ministerio de Salud, Moshe Bar-Siman-Tov, fue publicada luego de una apelación administrativa ante la Corte Suprema del Movimiento Libertad de Información.
El primer ministro Benjamín Netanyahu, el director general del Ministerio de Salud, Moshe Bar-Siman-Tov, y el ministro de Salud, Yaakov Litzman, hablando en el pico del brote. El primer ministro Benjamín Netanyahu, el director general del Ministerio de Salud, Moshe Bar-Siman-Tov, y el ministro de Salud, Yaakov Litzman, hablando en el pico del brote.
El primer ministro Benjamín Netanyahu, el exdirector general del Ministerio de Salud, Moshe Bar-Siman-Tov, y el exministro de Salud, Yaakov Litzman, hablando en el pico del brote.
(Ynet )
Los documentos revelaron que altos funcionarios del Ministerio de Salud celebraron sus primeras reuniones para discutir el brote de coronavirus un mes después de que surgieron informes del nuevo virus de China. Lo más sorprendente es que el entonces ministro de Salud, Yaakov Litzman, no asistió a esa reunión.
Los primeros informes del representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China sobre el misterioso virus nuevo en Wuhan aparecieron el 31 de diciembre de 2019. Para el 3 de enero, ya había 44 casos, 11 de los cuales eran graves.
La OMS publicó un reporte oficial sobre el virus solo cuando Wuhan ya estaba bajo encierro y expertos en salud de todo el mundo comenzaron a prestar atención a la situación en China.
Durante los días siguientes, se registraron más pacientes en Asia, pero como lo muestra la agenda, el Ministerio de Salud aún no había mantenido ninguna discusión sobre la necesidad de prepararse para el brote de COVID-19 en Israel.
Un hospital en Wuhan, China Un hospital en Wuhan, China
Un hospital en Wuhan, China.
(AFP)
No fue sino hasta el 24 de enero que se realizó una primera conferencia telefónica sobre el tema, a la que asistieron el director general adjunto del Ministerio de Salud, el profesor Itamar Grotto, y el ex jefe de Servicios de Salud Pública, Sigal Sadetsky. Se realizó una segunda discusión esa misma semana, y el 27 de enero se convocó una reunión en la oficina principal del Ministro de Salud.
Tres días después de esa reunión, Litzman decidió prohibir la entrada de todos los no israelíes de China.
La agenda de Bar-Siman-Tov revela que solo dos semanas después de que se informara el primer caso COVID-19 en los EE. UU., el 3 de febrero, el ex director general mantuvo su primera reunión con el primer ministro Benjamín Netanyahu.
Otra breve reunión sobre el asunto se celebró un día después, a la que asistieron el primer ministro y altos funcionarios de salud. La agenda de Litzman también reveló que no se habían mantenido otras conversaciones con Netanyahu antes del 2 de febrero.
Pasajeros procedentes de China arriban al aeropuerto Ben GuriónPasajeros procedentes de China arriban al aeropuerto Ben Gurión
Pasajeros procedentes de China arriban al aeropuerto Ben Gurión.
(Ynet)
De hecho, la información que ahora se hace pública indica que el ministerio no pudo entender la gravedad del brote hasta mediados de febrero, cuando se programaron más reuniones sobre el tema.
La agenda también muestra que Grotto, quien es epidemiólogo y miembro de la junta ejecutiva de la OMS como representante de Israel, no fue invitado a asistir a muchas de las reuniones iniciales celebradas en el ministerio, debido a su contenciosa relación con Bar-Siman- Tov.
Grotto fue marginado, mientras que Bar-Siman-Tov y Sadetsky tomaron la mayoría de las decisiones. No fue hasta el pico de la primera ola, a fines de abril, cuando Grotto asumió un papel más importante.
La agenda de Litzman es menos transparente que la de Bar-Siman-Tov, ya que muchas de sus reuniones parecen no haber sido reportadas. Aún así, una imagen parcial de su compromiso en la crisis muestra que no estuvo completamente involucrado.
A partir del 24 de enero y durante todo el mes de febrero, el ministro tuvo 167 reuniones y eventos informados (sin incluir viajes), con más de 50 de ellos descritos como compromisos privados o eventos de naturaleza política.
Un trabajador de un laboratorio israelí realiza una prueba para detectar COVID-19. Un trabajador de un laboratorio israelí realiza una prueba para detectar COVID-19.
Un trabajador de un laboratorio israelí realiza una prueba para detectar COVID-19.
(AFP)
Mientras el país se preparaba para la llegada de COVID-19, Litzman participó en no menos de 30 reuniones familiares, incluidas bodas, fiestas de compromiso, celebraciones de bar mitzvá y visitas de condolencia. Sin embargo, durante ese mismo tiempo, sólo realizó diez encuentros relacionados con el coronavirus.
Litzman, que se preparaba para dejar su puesto como ministro de Salud, describió las acciones tomadas en los primeros días de la pandemia como "demasiado pánico" y aseguró que el primer ministro cedió ante el miedo de Bar-Siman-Tov, aunque sólo estaba parcialmente involucrado en la gestión de la crisis.
Hacia el final del mandato de Bar-Siman-Tov, su agenda indicaba que estaba ocupado principalmente en apariciones en los medios. Además de las sesiones informativas y discusiones en curso sobre aspectos particulares de la pandemia, incluida la reapertura de las escuelas, el director general decidió concentrarse en la situación en los laboratorios médicos y en los esfuerzos para garantizar que Israel reciba las vacunas cuando estén disponibles.
Sobre el tema de las pruebas y el rastreo, que fue quizás el más crucial, Bar-Siman-Tov celebró solo dos reuniones durante marzo y ninguna en mayo y junio.
La oficina de Litzman respondió que el ministro recibió información sobre todas las reuniones relacionadas con el coronavirus y que participó personalmente en muchas de ellas. Cuando no pudo asistir debido a conflictos de programación, Litzman se unió a las discusiones de forma remota, por lo tanto, muchos de esos eventos no se registraron en su agenda.
El ministro de Salud, Yaakov Litzman. El ministro de Salud, Yaakov Litzman.
El exministro de Salud, Yaakov Litzman.
(Yoav Dudkevitch)
El Ministerio de Salud aseguró que Israel fue una de las primeras naciones en identificar el riesgo de coronavirus y actuar resueltamente para prepararse para la pandemia.
"La OMS informó a fines de enero que se había producido un contagio de persona a persona y no se declaró una pandemia hasta mediados de marzo", sostuvo el ministerio en un comunicado.
"La rápida respuesta de Israel, que incluyó la prohibición de entrada a los no israelíes y la pronta implementación de las regulaciones de distanciamiento social, resultó en un control efectivo del contagio en su primera ola. Debe tenerse en cuenta que en ese momento se disponía de muy poca información sobre el virus", agregó el ministerio.
Comentarios 0