Assad Siria
Bashar Al Assad, presidente de Siria.
AP
Soldados de las FDI celebran el éxito del operativo "Fuera de la Caja".

A 15 años: las FDI revelan detalles sobre la destrucción del programa nuclear sirio

El 6 de septiembre de 2007 un operativo histórico del ejército israelí bombardeó el reactor de Al Kibar, en el noreste de Siria. Documentos clasificados que datan de 2002, difundidos hoy, revelan el descubrimiento del plan nuclear del régimen de Assad. El rol de Corea del Norte y una censura militar que duró una década.

Elisha Ben Kimon - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 06.09.22, 14:22
En el 15° aniversario de la destrucción del reactor nuclear Al Kibar, en el noreste de Siria, las Fuerzas de Defensa de Israel revelaron este martes un documento de la División de Inteligencia escrito cinco años antes del histórico operativo y que advierte sobre un posible plan militar nuclear del régimen sirio.
“Se supo que en el marco de la Comisión Siria de Energía Atómica se están realizando (o al menos se estaban realizando) proyectos secretos que no conocíamos”, dice el documento clasificado que data de septiembre de 2002, cinco años antes de la Operación “Fuera de la Caja”. “La información no apunta a un programa nuclear activo en Siria, pero sí indica un compromiso en áreas que pueden contribuir al desarrollo del programa y levanta sospechas sobre el comienzo del desarrollo de dicho programa”, detalla el informe militar.
3 צפייה בגלריה
Siria FDI
Siria FDI
Soldados de las FDI celebran el éxito del operativo "Fuera de la Caja".
(FDI)
Documentación adicional difundida por las FDI muestran a los pilotos que ejecutaron el ataque y cartas de felicitación enviadas por el entonces primer ministro Ehud Olmert y el ministro de Defensa, Ehud Barak, al comandante de la Fuerza Aérea. “Es una operación de importancia histórica que contribuirá a fortalecer la capacidad de disuasión y la seguridad de Israel”, escribió Barak en una carta clasificada como ultra secreta.
La destrucción del reactor de Al Kibar fue el resultado de una serie de esfuerzos de inteligencia, diplomáticos, políticos y militares que se desarrollaron durante largos y tensos meses, entre 2006 y 2007. La ejecución del bombardeo se produjo en la noche entre el 5 y 6 de septiembre de 2007. Olmert, Barak y Tzipi Livni, en aquel momento ministra de Relaciones Exteriores, presenciaron en vivo el operativo desde la base central de la Fuerza Aérea en Tel Aviv.
3 צפייה בגלריה
Siria FDI
Siria FDI
Informe de inteligencia israelí sobre el plan nuclear sirio.
(FDI)
Poco antes de la medianoche cuatro aviones F-15 y otros cuatro F-16 partieron desde las bases de Hatzerim y Ramon, en el sur israelí. El objetivo era un edificio aislado en el desierto en la provincia de Deir Ez Zor, en el noreste de Siria. Entre las 0:40 y las 0:53 del 6 de septiembre los pilotos lanzaron 24 toneladas de explosivos sobre el reactor Al Kibar, construido bajo la ayuda y dirección de Corea del Norte, y que pretendía estar oculto ante los ojos del mundo. El programa nuclear sirio fue destruido en menos de 15 minutos y todos los pilotos israelíes regresaron sanos y salvos.
Pasó una década de censura militar hasta que Israel reconoció su responsabilidad del ataque. Pero la prensa mundial y la política estadounidense no está subordinada a la censura militar israelí. Ya en abril de 2008 funcionarios de inteligencia estadounidense informaron al Congreso sobre su rol en el operativo israelí. Otros funcionarios estadounidenses, entre ellos el presidente George Bush hijo, se refirieron al tema en libros que escribieron o entrevistas que brindaron.
3 צפייה בגלריה
Siria FDI Barak
Siria FDI Barak
Carta de felicitación del ministro Ehud Barak.
(FDI)
La prensa israelí se vio obligada a confiar en “publicaciones extranjeras” con investigaciones detalladas y entrevistas. New Yorker, Newsweek, el Daily Telegraph británico y el Der Spiegel alemán fueron algunos de los medios citados por los medios de comunicación en Israel durante más de una década.
En retrospectiva, la destrucción del reactor nuclear sirio resultó tener un efecto dramático para el futuro inmediato de la región. En función de la posterior guerra civil siria, genera pensamientos preocupantes la pregunta sobre qué hubiera pasado si Assad hubiera completado su plan nuclear en las narices de la comunidad internacional. O, no menos grave, si el reactor hubiera caído en manos de alguno de los elementos islámicos extremistas que luchan contra el régimen.
Comentarios 0