Idan Gadot
Idan Gadot
Foto: Gilad Kavalerchik
Padres fuera del jardín de infancia en Holon bloqueando la entrada de cuidadoras árabes

La educación mixta árabe-judía puede allanar el camino para la convivencia

Opinión: en 2022, Israel sigue siendo un estado que divide a sus habitantes en dos pueblos, y el Ministerio de Educación haría bien en integrar a los maestros árabes en las instalaciones educativas predominantemente judías.

Adaptado por Mark Mysler |
Published: 17.09.22, 14:09
Soy padre de dos hijos, y mis hijos van a un jardín de infancia mixto, donde hay una maestra de jardín de infantes judía y una árabe.
En el jardín de infancia, los dulces niños judíos y árabes juegan, comen y duermen juntos. Lo encuentro encantador y me llena de fe que todavía hay esperanza para un futuro diferente en Israel.
3 צפייה בגלריה
Padres fuera del jardín de infancia en Holon bloqueando la entrada de cuidadoras árabes
Padres fuera del jardín de infancia en Holon bloqueando la entrada de cuidadoras árabes
Padres fuera del jardín de infancia en Holon bloqueando la entrada de cuidadoras árabes
(Foto: Nadav Aves)
Y no, no significa que Mahoma respetara el Shabat o que los chiítas estarán a cargo de la comida de Eid al-Fitr. Los niños simplemente aprenderán sobre las vacaciones, la cultura y el idioma de los demás.
Los niños incluso celebran sus similitudes, al igual que los niños de todo el mundo que se ven ante todo como seres humanos. Algo que nosotros, como nación, hemos olvidado hace mucho tiempo.
La típica frase de que “los padres aprenden de sus hijos” es muy cierta en este caso. Gracias a nuestro jardín de infancia, los padres nos encontramos todos los días. Hablamos y nos conocemos sin pedir una identificación o un control de seguridad.
La razón por la que escribo esto es que, a principios de esta semana, decenas de padres bloquearon la entrada a tres nuevos cuidadores en un preescolar en Holon.
3 צפייה בגלריה
Padres afuera del jardín de infantes en Holon con carteles de protesta
Padres afuera del jardín de infantes en Holon con carteles de protesta
Padres afuera del jardín de infantes en Holon con carteles de protesta
(Foto: Shaul Golan)
No porque las cuidadoras fueran ex convictas o sospechosas de abuso, ¡Dios no! Su único crimen fue ser árabes.
Las mujeres de Jerusalén Este fueron contratadas como parte de un plan para integrarlas en la sociedad israelí. En cambio, recibimos un recordatorio de cómo se ve el sistema educativo de nuestros hijos en Israel en 2022: segregación racial, racismo severo y una falta total de familiaridad entre judíos y árabes.
La protesta de los padres terminó con una llamada de socorro del personal del jardín de infantes, y las nuevas cuidadoras fueron evacuadas y luego anunciaron que habían renunciado.
Para mí, como padre de niños que van a un jardín de infancia mixto, fue uno de los momentos más dolorosos y desgarradores que he vivido en los últimos tiempos.
En el Israel de hoy, es un crimen, o al menos un insulto, usar un velo y hablar hebreo sólo como un segundo idioma. Es por eso que la reacción de los padres, aunque impactante, no debería sorprender.
3 צפייה בגלריה
Padres afuera del jardín de infantes en Holon
Padres afuera del jardín de infantes en Holon
Padres afuera del jardín de infantes en Holon
(Foto: Nadav Aves)
A medida que se acercan las elecciones del 1 de noviembre, podemos ver que a cualquier partido político que apoye este tipo de segregación le va bien en las encuestas. Lo único que los padres que estaban detrás de la protesta contra las cuidadoras escuchan de los políticos en los medios de comunicación es cómo los árabes odian a los judíos más de lo que aman a sus hijos. Entonces, ¿cómo pueden permitir que "estas personas" cuiden a sus hijos?
En uno de los videos difundidos de la protesta afuera de la guardería, se escucha a uno de los padres decir que no es racista, solo quiere que sus hijos reciban la mejor educación posible. Estoy de acuerdo con él. Todo padre quiere lo mejor para sus hijos. Por lo tanto, la enseñanza de valores de aceptación del "otro" y el aprendizaje de lenguas y culturas extranjeras son la única forma de luchar contra el racismo y romper estereotipos.
El Ministerio de Educación haría bien en exigir a todas las instituciones educativas que integren a los maestros árabes en instalaciones educativas predominantemente judías, y viceversa. Solo a través de un encuentro con una situación un poco diferente a la que estamos acostumbrados, podríamos ver un cambio real y formar una generación que mira a los demás como seres humanos, incluso si tienen acento.
Comentarios 0