Baruj Goldstein
Baruj Goldstein, el terrorista otrora admirado por Ben-Gvir.
Itamar Ben-Gvir del Partido Religioso Sionista

Ben-Gvir, la cara del peligroso ascenso de la extrema derecha israelí

El político, que suele tener actitudes políticas provocativas, se ha convertido en el rostro moderno del tipo de incitación que condujo al asesinato de Rabin en 1995, cuando el propio Ben-Gvir tenía solo 19 años. Ahora, se espera que su partido gane 12 o 13 asientos en la Knesset en las elecciones del 1 de noviembre.

Adaptado por Mark Mysler |
Published: 17.09.22, 09:32
De cierta forma, Itamar Ben-Gvir parece un prospecto con poca probabilidad de éxito en las próximas elecciones de Israel.
Según su propio recuento, el provocador de extrema derecha y miembro ultranacionalista de la Knesset, el parlamento de Israel, ha sido acusado de delitos más de 50 veces y condenado en ocho casos, incluido uno por brindar apoyo a una organización terrorista. Después de intentarlo tres veces desde 2019, logró entrar en la Knesset el año pasado. El entonces primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que no era apto para servir como ministro. Meses después, Ben-Gvir desempeñó un papel notable en el período previo al conflicto mortal de Israel con Hamás.
8 צפייה בגלריה
Itamar Ben-Gvir del Partido Religioso Sionista
Itamar Ben-Gvir del Partido Religioso Sionista
Itamar Ben-Gvir del Partido Religioso Sionista
(Foto: Yoav Dudkiewicz)
Sin embargo, Ben-Gvir parece estar prácticamente seguro de seguir formando parte del gobierno de Israel después de las próximas elecciones del 1 de noviembre, no solo como miembro base de la Knesset sino como ministro principal, superando a otros políticos de derecha en influencia y con Netanyahu contribuyendo directamente a su ascenso meteórico.
En un poderoso indicador de la integración de Ben-Gvir, fue invitado a participar la semana pasada en un debate simulado realizado por Blich High School en Ramat Gan, una prestigiosa escuela secular famosa por su papel en la recepción de candidatos políticos. Su aparición allí encendió un debate nacional sobre la democracia y la libertad de expresión, y una pelea a gritos entre manifestantes en duelo frente a las puertas de la escuela que requirió la intervención de docenas de policías.
“Fascistas, racistas, están permitiendo la existencia a Hamás y Hezbolá. Quieres que Israel sea un estado religioso, como Irán y Arabia Saudita”, gritó un activista de izquierda a los niños y hombres religiosos predominantemente jóvenes que sostenían carteles en apoyo de Ben-Gvir.
“Muerte a los terroristas. Traidores de izquierda, partidarios del terrorismo. No perteneces aquí, vete a casa”, gritó un activista de extrema derecha. Algunos corearon “Que tu pueblo se incendie”, una canción de cancha racista generalmente dirigida a los árabes.
8 צפייה בגלריה
Itamar Ben Gvir en 2010 detenido por la policía después de gritar consignas al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, durante su visita a Jerusalén
Itamar Ben Gvir en 2010 detenido por la policía después de gritar consignas al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, durante su visita a Jerusalén
Itamar Ben Gvir en 2010 detenido por la policía después de gritar consignas al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, durante su visita a Jerusalén
(Foto: AP)
El ascenso de Ben-Gvir y el partido de extrema derecha que representa, Otzma Yehudit, poder judío en hebreo, se encuentra entre los aspectos más notables de las próximas elecciones, las quintas de Israel en tres años. Protegido de Meir Kahane, el extremista judío estadounidense-israelí convertido en político que abogó por políticas abiertamente racistas, Ben-Gvir fue una vez rechazado por los partidos políticos y los medios de comunicación por sus posiciones extremistas, ideología racista y actividad violenta. Pasó de marginado a estar en la multitud en solo unos pocos años: Netanyahu, que entiende que su regreso político depende de unir a la derecha de Israel, recibió a Ben-Gvir y al líder del partido Sionismo Religioso Bezalel Smotrich en su casa en Cesarea el mes pasado.
Posteriormente, anunciaron que trabajarían todos juntos para asegurar que la derecha prevalezca en noviembre. Ben-Gvir y Smotrich combinaron sus partidos en una lista, que ahora se espera que ganen 12 o 13 asientos de los 120 de la Knesset. El martes, Smotrich predijo que Ben-Gvir ejercerá una gran influencia en el próximo gobierno.
“Según las cifras de las encuestas, a partir de ahora, Itamar será sin duda un ministro principal”, dijo Smotrich. “Este es el significado de la democracia”.
La dinámica tiene a los observadores esforzándose por identificar precedentes. ¿En qué otro lugar, en cualquier lugar, un candidato abierta y orgullosamente racista con antecedentes penales de apoyo a un grupo terrorista ha obtenido tanta influencia?
8 צפייה בגלריה
Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich
Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich
Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich
(Foto: Rafi Kotz)
“He estado tratando de pensar en analogías y creo que David Duke es uno de los que me vienen a la mente”, dijo Natan Sachs, un israelí-estadounidense que dirige el Centro para la Política de Medio Oriente en la Institución Brookings, refiriéndose al racista y antisemita líder del Ku Klux Klan en los Estados Unidos que se postuló sin éxito para gobernador en Luisiana en 1991.
“Pero va a ganar el escaño que David Duke nunca ganó, y el ex primer ministro y actual jefe de la oposición lo está impulsando a hacerlo y facilitando muy abierta y personalmente”, agregó. “Este es un momento decisivo para Israel”.
La situación habría sido difícil de imaginar hace tres décadas, cuando Ben-Gvir saltó a la conciencia pública después de que fue entrevistado en la televisión nacional sosteniendo un emblema que había roto del automóvil del primer ministro Yitzhak Rabin en medio de protestas contra la voluntad de Rabin de conceder tierras a los palestinos. “Así como llegamos a este emblema, también podemos llegar a él”, dijo Ben-Gvir.
"He estado tratando de pensar en analogías y creo que David Duke es uno de los que me vienen a la mente"
Aunque no estuvo implicado en el asesinato de Rabin tres semanas después, Ben Gvir, que en ese momento solo tenía 19 años, se convirtió en el rostro de la incitación que condujo al mismo. Desde entonces, se ha hecho un nombre impulsando las ideas que animaron al asesino de Rabin. Ha pedido la deportación de los árabes que no son leales a Israel, la anexión de Cisjordania y el ejercicio de la plena soberanía israelí sobre el Monte del Templo, donde se encuentra la mezquita de Al-Aqsa.
Como abogado, ha representado a extremistas judíos de derecha. Como activista, se ha presentado en sitios de ataques terroristas, pidiendo un castigo colectivo contra los palestinos. Y como miembro de la Knesset, Ben-Gvir usó su posición para abrir una "oficina de campo" en el punto de acceso de Sheikh Jarrah durante el estallido de 2022 en el vecindario, y dirigió a miles en una "marcha de las banderas", ondeando banderas israelíes a través de el barrio musulmán de la ciudad. En diciembre, apareció en las noticias después de apuntar con un arma a los guardias de seguridad árabes durante un conflicto por un lugar de estacionamiento.
Los opositores políticos y los expertos liberales comúnmente lo acusan de ser un "piromaníaco" que deambula por los puntos de fricción combustibles de Israel con una lata de aceite metafórica en la mano.
8 צפייה בגלריה
El rabino Meir Kahane en la Knesset
El rabino Meir Kahane en la Knesset
El rabino Meir Kahane en la Knesset
(Foto: David Rubinger)
“Ben Gvir es increíblemente peligroso, tanto personalmente (tiene una larga lista de acusaciones) como para el movimiento que representa, como la encarnación moderna de Meir Kahane”, dijo la rabina Jill Jacobs, directora ejecutiva estadounidense del grupo rabínico de derechos humanos. T'ruah, quien ha pedido que las autoridades estadounidenses tomen medidas enérgicas contra las donaciones a grupos vinculados a Ben-Gvir y otros como él.
Para sus seguidores, muchos de ellos del sector ortodoxo haredí, la identificación de Ben-Gvir con Kahane suele ser una bendición. Al igual que Kahane y Ben-Gvir, imaginan un Israel centrado exclusivamente en los intereses judíos. También están cada vez más involucrados en la política más allá de sus comunidades inmediatas.
“Los haredim se volvieron mucho más derechistas en los últimos 30 años, experimentando lo que llamamos 'israelización', todo lo contrario de su ideología antisionista tradicional y su apoyo a los gobiernos de izquierda”, dijo Dani Filc, politólogo de Universidad Ben Gurión. “Y es por eso que muchos haredim ahora votan por Ben-Gvir”.
"Los haredim se volvieron mucho más derechistas en los últimos 30 años, experimentando lo que llamamos 'israelización', todo lo contrario de su ideología antisionnista tradicional"
Antes de venir a Israel, Kahane era el líder de la militante Liga de Defensa Judía en la ciudad de Nueva York, y estuvo en prisión tanto en los Estados Unidos como en Israel. Como activista y luego candidato político, Kahane pidió expulsar a los árabes de Israel, prohibir los matrimonios mixtos entre judíos y árabes, segregar judíos y árabes y revocar la ciudadanía israelí para los no judíos. Su partido Kach tenía un historial de acoso a los árabes israelíes.
Después de que Kahane fuera elegido miembro de la Knesset en 1984, a pesar de la oposición generalizada, los otros legisladores, incluido el primer ministro Yitzhak Shamir, un conservador, respondieron saliendo del parlamento en masa cada vez que se levantaba para hablar. Los grupos judíos estadounidenses también hablaron con frecuencia en su contra. Una coalición de legisladores de derecha e izquierda se unieron para aprobar una ley que le prohibía postularse para la reelección en 1988. Fue asesinado por un fundamentalista egipcio-estadounidense en un hotel de Nueva York dos años después.
8 צפייה בגלריה
Meir Kahane en el centro de una protesta de la Liga de Defensa Judía en Washington, marzo de 1977
Meir Kahane en el centro de una protesta de la Liga de Defensa Judía en Washington, marzo de 1977
Meir Kahane en el centro de una protesta de la Liga de Defensa Judía en Washington, marzo de 1977
(Foto: AP)
Ben-Gvir, que creció en una familia tradicional mizrahi en Jerusalén, es un orgulloso discípulo de Kahane, un cadete desde su adolescencia cuando se radicalizó por su oposición a los Acuerdos de Oslo entre Israel y los palestinos, negociados por Rabin. Estudió en una yeshivá fundada por Kahane, repartiendo volantes y transmitiendo el credo racista de Kahane a la generación más joven como jefe de su brazo de alcance juvenil.
Si bien Ben-Gvir ahora dice que no está de acuerdo con algunas de las opiniones de Kahane, como la segregación de judíos y árabes, todavía lo llama un "héroe".
Sin embargo, Ben-Gvir está experimentando poco del rechazo que enfrentó su mentor. A diferencia de Kahane, Ben-Gvir se convirtió en una parte aceptada de la derecha israelí y actualmente se encuentra entre los políticos más cubiertos por los principales medios de comunicación israelíes.
El éxito electoral anticipado de Ben-Gvir refleja el giro hacia la derecha que la sociedad israelí ha estado experimentando durante décadas. Una encuesta reciente realizada por el Instituto de Democracia de Israel reveló que un récord del 62% de los israelíes se ubican en el ala derecha del mapa político.
A medida que los israelíes se han movido hacia la derecha, la naturaleza del campo nacionalista también ha cambiado drásticamente, según Filc.
8 צפייה בגלריה
Itamar Ben Gvir en una protesta de la derecha
Itamar Ben Gvir en una protesta de la derecha
Itamar Ben Gvir en una protesta de la derecha
(Foto: Motti Kimchi)
“Menachem Begin [sexto primer ministro de Israel y fundador del Likud, el partido de Netanyahu] fue una mezcla de populismo inclusivo y conservadurismo liberal más tradicional. Pero hoy tienes tres tipos de derecha. El primero son políticos como [el primer ministro actual e interino] Yair Lapid, un neoliberal progresista, cuyas políticas económicas son claramente de derecha. El segundo tipo es el Likud, que es un populismo de derecha similar a los partidos de extrema derecha en Europa”, dijo Filc. “El tercer tipo es más extremo: los sionistas religiosos, con gente como Ben-Gvir”.
Su discurso en el panel electoral simulado de Blich High School podría proporcionar una explicación del creciente atractivo de Ben-Gvir entre los votantes israelíes. Al contrario de su mentor Kahane, que nunca cedió a la indignación pública y se negó a suavizar su mensaje racista, Ben-Gvir está bien versado en el arte de adaptarse a una audiencia.
Frente a un salón lleno de estudiantes de secundaria adolescentes seculares, muchos de ellos liberales y casi ninguno extremista, Ben-Gvir redujo gran parte de su retórica. Aunque se había opuesto a las marchas del orgullo gay en Israel, les dijo a los estudiantes que los israelíes LGBTQ “son mis hermanos”. Sobre las relaciones con los ciudadanos árabes de Israel, Ben-Gvir envolvió su llamamiento a la expulsión y duros castigos con un mensaje de convivencia basado en la lealtad.
“No tengo ningún problema con los árabes. No abogo por la muerte de los árabes, Dios no lo quiera, ni por la expulsión de todos los árabes. Cualquiera que sea leal, que quiera vivir aquí, ahlan wa sahlan”, dijo, usando las palabras árabes para “bienvenido”. “Pero tengo un problema con cualquiera que nos arroje cócteles Molotov”.
8 צפייה בגלריה
Itamar Ben Gvir
Itamar Ben Gvir
Itamar Ben Gvir
(Foto: Motti Kimchi)
La normalización de Ben-Gvir, dijo Nadav Eyal, comentarista político en las noticias del Canal 13 de Israel y columnista del periódico Yediot Aharonot, es el resultado tanto de la necesidad política como de la dinámica de los medios que recompensan la provocación.
“Netanyahu lo convirtió en una parte legítima del bloque de derecha al invitarlo a reuniones y hablar con él”, dijo Eyal. “Y al mismo tiempo, los medios bombardean a los israelíes [con Ben-Gvir]. Está recibiendo mucho más tiempo de aire del que le corresponde en comparación con otros políticos, incluidos ministros muy importantes. Y creo que eso es mala edición. Es sensacionalismo”.
Eyal señaló que en la segunda elección en Israel en 2019, Ben-Gvir no cruzó el umbral electoral para ingresar a la Knesset, pero estuvo entre los tres principales políticos en tiempo de transmisión.
“Realmente creo que eso es un problema”, dijo Eyal. “Tiene mucho talento en sus relaciones con los medios. Se le considera una fuente confiable para los periodistas y siempre viene a los estudios cuando lo invitan. Él sabe cómo funciona el ciclo de noticias mejor que probablemente cualquier político en Israel hoy”.
"Tiene mucho talento en sus relaciones con los medios. Se le considera una fuente confiable para los periodistas y siempre viene a los estudios cuando lo invitan"
A estas alturas, la influencia política de Ben-Gvir es un hecho, al igual que la legitimidad que se ha ganado entre los principales líderes del Likud, que lo ven no solo como un posible socio de coalición, sino como un premio codiciado que podría allanar el camino hacia la victoria en el estancamiento político de Israel.
En la plaza pública, sin embargo, su presencia aún provoca emociones acaloradas. Haim Shadmi, un destacado activista de izquierda que se manifestó en su contra frente a la escuela secundaria Blich, dijo que el estatus de Ben-Gvir como miembro de la Knesset no debería hacer que sea aceptado en el discurso normal.
“Los nazis también fueron elegidos democráticamente. Y cuando llegaron al poder, cambiaron las leyes”, dijo Shadmi. “Israel se encuentra en una situación similar a la de la Alemania de 1930, volviéndose más fascista y racista. Y Ben-Gvir es el último símbolo de esto”.
8 צפייה בגלריה
Baruj Goldstein
Baruj Goldstein
Baruj Goldstein
(, extremista judío admirado por Ben-Gvir que mató a 29 palestinos en Hebrón en 1994. )
Al otro lado de la calle, Adir Busani, de 22 años, ondeaba una bandera israelí en un pequeño campamento establecido por el partido de Ben-Gvir.
“Durante años, la escuela invitó a políticos de izquierda y partidos árabe-israelíes a participar en este tipo de eventos. Ahora quieren silenciar a Ben-Gvir. Quieren callarnos por apoyarlo. Pero no permitiremos que eso suceda. Él ama a su país y lo apoyamos”, dijo Busani.
Dentro de la escuela, Ben-Gvir fue desafiado por un estudiante que cuestionó por qué debería escuchar a alguien que llamó a Baruch Goldstein, un extremista judío que mató a 29 palestinos en Hebrón en 1994, su “héroe”. Una entrevista televisiva en 2016 filmada en la casa de Ben-Gvir en Hebrón mostró que tenía una foto de Goldstein en la pared.
Ben-Gvir admitió que Goldstein era su héroe cuando tenía 17 años, pero que cambió de opinión desde entonces. “No creo que Goldstein sea un héroe”, dijo. “Y no creo que debamos matar árabes, o necesitar deportar árabes”.
"No creo que Goldstein sea un héroe (...) Y no creo que debamos matar árabes, o necesitar deportar árabes"
En el último año, a medida que su estrella ha ascendido, Ben-Gvir se ha distanciado del cántico de “Muerte a los árabes” que él y sus seguidores han utilizado durante mucho tiempo. También ha hablado sobre los israelíes de izquierda, un grupo cada vez más pequeño, en términos más tolerantes que en el pasado.
Para sus críticos, el hecho de que Ben-Gvir esté moderando su mensaje es menos un alivio que un motivo de grave preocupación.
“Ben-Gvir es inteligente al respecto. Intenta retratar una imagen un poco más suave”, dijo Sachs. “Pero si bien puede poner una cara responsable por un tiempo, ciertamente hace todo más peligroso [tenerlo en el gobierno]… Y con su normalización, me preocupa que vaya a tomar mucho tiempo guardar al genio de vuelta en la botella.
Comentarios 0