Un uniforme del ejército iraquí entre los escombros provocados por el ataque estadounidense
Un uniforme del ejército iraquí entre los escombros provocados por el ataque estadounidense
AFP
Daños provocados por el ataque estadounidense en Irak

Seis muertos en bombardeos por represalias de EE.UU. en Irak

Luego de el ataque que acabó con la vida de dos soldados norteamericanos y uno británico, el secretario de Defensa de EE.UU. manifestó: "No puedes disparar a nuestras bases y salirte con la tuya".

AFP, Ynet |
Published: 13.03.20 , 15:41
Estados Unidos realizó un ataque el jueves en Irak, apuntando a los miembros de la milicia chiíta respaldada por Irán que cree responsables del lanzamiento de cohetes que mató e hirió a las tropas estadounidenses y británicas en una base al norte de Bagdad, comunicó el Pentágono.
El ministerio iraquí de Relaciones Exteriores denunció una "agresión estadounidense" y convocó a los embajadores de ese país y del Reino Unido.

Daños provocados por el ataque estadounidense en Irak Daños provocados por el ataque estadounidense en Irak
Daños provocados por el ataque estadounidense en Irak
(AFP)
Las fuerzas armadas estadounidenses calificaron la operación como un "éxito", y anunciaron que mantendrán dos portaaviones en Medio Oriente para responder a la amenaza de Irán.
Hacia la una de la madrugada, la provincia de Babilonia, cerca de Bagdad, tembló. Aviones estadounidenses lanzaron bombas sobre lo que Washington presentó como cinco depósitos de armas de las brigadas de Hezbollah, una de las facciones pro-iraníes más radicales de Irak.
El objetivo, afirmó el Departamento de Defensa estadounidense, era "reducir sus capacidades para llevar a cabo futuros ataques contra las fuerzas de la coalición" internacional antiyihadista, liderada por Washington.
El miércoles por la noche, 18 cohetes cayeron contra una base militar cerca de Bagdad y mataron a dos soldados estadounidenses y uno británico.
"Estados Unidos no tolerará los ataques contra nuestra gente, nuestros intereses o nuestros aliados", manifestó el secretario de Defensa, Mark Esper.
Como en la veintena de ataques precedentes contra objetivos estadounidenses en Irak en estos últimos cinco meses, nadie reivindicó los disparos.
Una ambulancia traslada heridos por el bombardeo Una ambulancia traslada heridos por el bombardeo
Una ambulancia traslada heridos por el bombardeo
(AFP)
Pero Washington afirmó que se trata de las brigadas del Hezbollah. El jueves, este grupo se congratuló del ataque contra la base de Taji y estimó que sus autores habían escogido "el momento perfecto" para atacar.
"No puedes disparar a nuestras bases y salirte con la tuya", expresó Esper.
"Como hemos demostrado en los últimos meses, tomaremos las medidas necesarias para proteger nuestras fuerzas en Irak y la región", agregó.
Unas 24 horas más tarde, se hicieron presentes las represalias luego de que aviones estadounidenses bombardearan varias provincias del sur de Irak.
Tres militares y dos policías murieron en la provincia de Babilonia, así como un civil que trabajaba en la zona del aeropuerto en construcción de Kerbala, según un comunicado del ejército iraquí, que denuncia una "escalada que pone en peligro la seguridad" del país.
Once militares, algunos de ellos miembros de las unidades pro-Irán de Hashd Al Shaabi, resultaron heridos, además de un civil.
El texto del ejército precisa que se trata de un primer balance. Todavía hay cuerpos bajo los escombros y heridos en estado crítico.
El canciller británico, Dominic Raab, aseguró el viernes que la respuesta al "ataque cobarde contra las fuerzas de la coalición en Irak ha sido rápida, decisiva y proporcionada".
El general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del ejército estadounidense El general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del ejército estadounidense
El general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del ejército estadounidense
(AFP)
Según el general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del ejército estadounidense, los ataques fueron obra de aviones de combate equipados con armamento de precisión para infligir "el menor número de daños colaterales".
Estos disparos de cohetes y los bombardeos de Estados Unidos vaticinan nuevos choques en Irak, donde la tensión entre Teherán y Washington, los dos grandes aliados del poder en Bagdad, estalló durante los últimos meses.
Las fuerzas iraquíes siguen llevando a cabo operaciones con las tropas de la coalición contra grupos terroristas, pero el Parlamento votó recientemente la expulsión de los 5.200 soldados estadounidenses del país. Ahora el gobierno tiene que aplicar esta decisión.
Tras los bombardeos estadounidenses, el presidente iraquí, Barham Saleh, denunció el viernes una "violación de la soberanía de Irak".
También hizo un llamado para evitar que el país se transforme en un "campo de batalla para los otros".
Nujaba, otra importante facción pro-Irán, pidió expulsar a los estadounidenses de Irak y amenazó con aumentar la presión contra sus tropas.
Teherán, por su parte, advirtió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump contra cualquier "acción peligrosa" y le instó a "reconsiderar la presencia y comportamiento de sus tropas en la región".
Comentarios 0