Una marcha a favor del periodista Omar Rabit, realizada en Rabat en diciembre del año pasado.
Una marcha a favor del periodista Omar Rabit, realizada en Marruecos en diciembre del año pasado.
AFP
Sede de la NSO en Herzliya.

Un informe de Amnistía Internacional afirma que un software de NSO fue usado para espiar a un periodista marroquí

El grupo internacional de defensa de los derechos humanos realizó un examen forense del teléfono de Omar Radi y encontró rastros digitales de la empresa cibernética israelí.

Omer Kabir - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 22.06.20, 17:58
El software espía Pegasus, desarrollado y vendido por la compañía cibernética israelí NSO Group, contribuyó a una campaña sostenida del gobierno de Marruecos para espiar al periodista marroquí Omar Radi. A pesar de la promesa pública de la compañía de evitar que su producto se use para violar los derechos humanos, un nuevo informe de Amnistía Internacional lo desmiente.
Según el informe, la vigilancia de Radi tuvo lugar durante un año, entre enero de 2019 y principios de 2020. Radi, un galardonado periodista de investigación que trabajó para varias publicaciones internacionales que exponen vínculos entre intereses corporativos y políticos, corrupción y violaciones de los derechos humanos en Marruecos, es uno de los 10 periodistas que, según Amnistía, sufre hostigamiento prolongado por parte del Estado. En marzo, recibió una sentencia de cuatro meses de prisión por un tweet que publicó en abril de 2019 criticando el juicio injusto de un grupo de activistas.
3 צפייה בגלריה
Sede de la NSO en Herzliya.
Sede de la NSO en Herzliya.
Sede de la NSO en Herzliya.
(AFP)
Amnistía Tech, la unidad cibernética forense de la agencia mundial de derechos humanos, examinó el teléfono de Radi y reveló que el dispositivo estaba sujeto a una serie de ataques de "inyección de red".
“A través de nuestra investigación, pudimos confirmar que su teléfono fue atacado y puesto bajo vigilancia durante el mismo período en que fue procesado. Esto ilustra cómo los defensores de los derechos humanos a menudo tienen que lidiar con los desafíos de la vigilancia digital junto con otras tácticas de criminalización a manos de las autoridades marroquíes que dejan poco margen para la disidencia”, se lee en el informe.
Según Amnistía, Pegasus se instaló en el teléfono de Radi mediante inyecciones de red, que permiten la redirección automática e invisible de los navegadores y aplicaciones de los objetivos a sitios maliciosos bajo el control de los atacantes. Se considera un método más avanzado que las técnicas anteriores más ampliamente utilizadas que se basaban en engañar al usuario para que tomara una acción en respuesta a un enlace enviado al usuario.
3 צפייה בגלריה
Una marcha a favor del periodista Omar Rabit, realizada en Rabat en diciembre del año pasado.
Una marcha a favor del periodista Omar Rabit, realizada en Rabat en diciembre del año pasado.
Una marcha a favor del periodista Omar Rabit, realizada en Rabat en diciembre del año pasado.
(AFP)
En su análisis del teléfono de Radi, Amnistía encontró evidencia de que Pegasus fue plantado a través de ataques de inyección de red que ocurrieron el 27 de enero, 11 de febrero y 13 de septiembre de 2019 y obligó a su navegador a visitar un sitio de explotación. El mismo sitio también se utilizó para hackear el teléfono de la defensora de los derechos humanos marroquí Maati Monjib.
"Tomado junto con la evidencia técnica que detallamos en la siguiente sección, que muestra superposiciones en el tiempo, artefactos forenses recuperados e infraestructura de ataque vinculados a ataques de vigilancia anteriores en Marruecos utilizando herramientas de NSO, esto fortalece la evidencia que vincula las herramientas de inyección de red de NSO con este ataque", señala el informe.
Amnistía señaló además que el último ataque contra Radi tuvo lugar pocos días después de que NSO prometiera que sus herramientas no se utilizarían para violar los derechos humanos.
Danna Ingleton, directora adjunta de Amnistía Tech, comentó: “Incluso después de que se le presentara evidencia de que su software espía se utilizaba para rastrear a activistas en Marruecos, parece que NSO eligió mantener al gobierno marroquí como cliente. Si NSO no impide que su tecnología sea abusada, entonces debería prohibirse su venta a gobiernos que probablemente la usen para abusos contra los derechos humanos".
3 צפייה בגלריה
La empresa israelí NSO
La empresa israelí NSO
La empresa israelí NSO contestó al informe de Amnistía: "NSO se toma en serio este informe (...) e investigará las afirmaciones presentadas".
(Ynet)
"NSO se toma muy en serio este informe y ofrece sus reacciones a los hallazgos directamente a Amnistía, declarando que investigará las afirmaciones presentadas", dijo NSO a Calcalist cuando se le pidió un comentario. "Como líder de la industria, NSO ha adoptado de manera única y sin precedentes las directrices de la ONU sobre empresas y derechos humanos y las está siguiendo para garantizar el uso adecuado de nuestros productos. Sin embargo, los reclamos enviados por la organización, a nosotros y a los medios de comunicación al mismo tiempo, requieren una revisión exhaustiva para averiguar si las acusaciones están relacionadas con clientes o productos de la compañía. Es una pena que la organización no nos haya proporcionado todos los detalles en la medida en que esté realmente interesada en prevenir violaciones de los derechos humanos y permitir una revisión exhaustiva en ausencia de otros motivos. Por razones comerciales y operativas, la compañía tiene prohibido revelar a sus clientes".
Amnistía Internacional ha pedido reiteradamente al gobierno israelí que detenga las exportaciones de las tecnologías de NSO alegando que se utilizan para violar los derechos humanos. En marzo pasado, la sucursal local de la organización presentó una petición al Tribunal de Distrito de Tel Aviv, alegando que el software espía de NSO se utilizó en un intento de vigilancia de un miembro del personal de Amnistía, un activista saudí de derechos humanos, en agosto de 2018.
En los últimos dos años, NSO ha rechazado repetidamente las acusaciones de que sus tecnologías estaban siendo mal utilizadas, alegando que solo vende su producto a los gobiernos y las agencias de aplicación de la ley y mantiene que su software espía ha salvado decenas de miles de vidas. En diciembre de 2018, un asociado del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi demandó a la compañía, alegando que desempeñó un papel en el asesinato de Khashoggi.

Comentarios 0