Una familia palestina sentada en su casa en medio de largos cortes de electricidad.
Una familia palestina sentada en su casa en medio de largos cortes de electricidad.
Reuters
Una mujer palestina abanica a su hija con una bandeja en medio de la ola de calor y los prolongados cortes de electricidad.

Los habitantes de Gaza sufren las altas temperaturas y los largos cortes de luz

En las abarrotadas calles de la Franja de Gaza, los palestinos luchan contra el calor mientras la red eléctrica del enclave apenas puede ofrecer servicio por el aumento de la demanda y la subida de los precios de la energía.

Reuters |
Published: 03.08.22, 16:33
Para los palestinos que viven en la Franja de Gaza, la abrasadora ola de calor del verano se vio agravada por los cortes de luz, que los dejan sin electricidad hasta 10 horas al día.
"El ventilador está roto, la batería no funciona. Nos tenemos que abanicar con bandejas", contó Alaa Zidan mientras estaba sentada con su marido en su casa de Khan Younis, con un ventilador eléctrico inmóvil, colgando del techo.
"No podemos comer ni dormir por el calor", agregó.
3 צפייה בגלריה
Una mujer palestina abanica a su hija con una bandeja en medio de la ola de calor y los prolongados cortes de electricidad.
Una mujer palestina abanica a su hija con una bandeja en medio de la ola de calor y los prolongados cortes de electricidad.
Una mujer palestina abanica a su hija con una bandeja en medio de la ola de calor y los prolongados cortes de electricidad.
(Reuters)
"Actualmente no podemos suministrar más de 10 horas de electricidad al día a la población y a las instituciones públicas, lo que tendría un impacto directo en todos los aspectos de la vida en Gaza"
Mohammad Thabit, trabajador de la compañía de energía de Gaza
Más de 2,3 millones de personas se apiñan en la Franja, apretada entre Egipto e Israel, una zona que normalmente necesitaría unos 500 megavatios de energía al día en verano, según las autoridades locales, pero Gaza apenas recibe 120 megavatios del Estado judío, mientras que la única central eléctrica del enclave suministra otros 60 megavatios.
Mohammad Thabit, de la compañía de distribución de energía de Gaza, comentó que en abril, con un clima moderado, podían suministrar 20 horas de electricidad al día, pero la capacidad de la planta se vio afectada por la mayor demanda debido a las temperaturas y al aumento de los precios de la energía.
"Actualmente no podemos suministrar más de 10 horas de electricidad al día a la población y a las instituciones públicas, lo que tendría un impacto directo en todos los aspectos de la vida en Gaza", declaró Thabit a Reuters.
El dinero para el combustible que hace funcionar la central eléctrica procede de Qatar, que paga 10 millones de dólares para comprarlo a Israel, pero el aumento de los precios dejo a la empresa local con un déficit de unos 3 millones de dólares.
3 צפייה בגלריה
Una familia palestina sentada en su casa en medio de largos cortes de electricidad.
Una familia palestina sentada en su casa en medio de largos cortes de electricidad.
Una familia palestina sentada en su casa en medio de largos cortes de electricidad.
(Reuters)
Con el calor sofocante, algunas personas acuden a las piscinas, donde la entrada puede costar unos 2 dólares, mientras que las familias más ricas de Gaza alquilan piscinas privadas, un entretenimiento que puede costar entre 300 y 1.000 shekels
La escasez de energía sigue generando descontento con el grupo islamista Hamás, que gobierna el territorio desde 2007 y que culpa a un bloqueo israelí de 15 años de duración de devastar la economía de Gaza.
Algunos hogares y empresas de la zona dependen de generadores para superar los prolongados cortes de electricidad. Los que no pueden permitirse los costosos artefactos utilizan humildes luces led alimentadas por baterías.
Tareq Al-Saqqa, director general de Al-Saqqa Home Appliances, dijo que aunque el calor del verano hacía más necesarios los aparatos de refrigeración, las duras condiciones económicas hacían que la gente "prefiriera adoptar alternativas más baratas" o arreglar lo que ya tenían.
Con el calor sofocante, algunas personas acuden a las piscinas, donde la entrada puede costar unos 2 dólares, mientras que las familias más ricas de Gaza alquilan piscinas privadas, un entretenimiento que puede costar entre 300 y 1.000 shekels (entre 86 y 289 dólares) al día.
Otros, menos pudientes, tienen que buscar alternativas más baratas.
3 צפייה בגלריה
Mujeres de Gaza disfrutan de las olas en la orilla del mar.
Mujeres de Gaza disfrutan de las olas en la orilla del mar.
Mujeres de Gaza disfrutan de las olas en la orilla del mar.
(Reuters)
Zaki Abu Mansour, de 60 años, y su familia de 10 miembros huyeron del calor para sentarse en la playa, el único entretenimiento gratuito para la mayoría de los gazatíes.
"La gente en el mundo, por ejemplo en Arabia Saudita, tiene sus calles y sus casas con aire acondicionado", comentó. "En Gaza está hirviendo, el suelo y las casas queman, y no podemos hacer nada", cerró.
Comentarios 0