El sucesor de Qasem Suleimani, Ismail Kaani, militante y creativo
El sucesor de Qasem Suleimani, Ismail Kaani, militante y creativo
Ynet
Desfile de misiles en Irán

Irán intensifica sus actividades en torno de la energía nuclear y opera en países que tienen fronteras con Israel

Ambas cosas están relacionadas. Un informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que depende de la ONU, sostiene que Irán tiene suficiente uranio para fabricar una ojiva o cabeza nuclear. Israel y Estados Unidos tendrán que reaccionar, lo que requiere prepararse para un enfrentamiento con Irán y sus emisarios en Siria. Esto es complicado por la sorpresa que supuso el sucesor de Suleimani

Ron Ben Ishai |
Published: 11.03.20 , 18:11
Irán ha acumulado una cantidad suficiente de uranio enriquecido de baja concentración, que le permite fabricar un artefacto explosivo nuclear. Esto figura en un informe que hizo llegar esta semana el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a los 171 países-miembro. El informe indica que desde que el presidente Donald Trump abandonó el acuerdo nuclear, en mayo del 2018, Irán acumuló 1.113 kilos de uranio enriquecido con una concentración del 4,5 por ciento. Esto equivale a más de 1.000 kilos de uranio enriquecido a la concentración más baja necesaria para fabricar un arma nuclear.
Desfile de misiles en IránDesfile de misiles en Irán
Desfile de misiles en Irán
(AFP)
Según el informe, Irán viola lenta pero seguramente el acuerdo nuclear que firmó con las potencias (en julio del 2015), sobre todo para presionar a Europa –a través de los países de la Unión Europea (UE)– a fin de que Estados Unidos vuelva a formar parte del acuerdo. Pero, según el informe, Irán necesitará años –o tal vez meses– para convertir el prototipo de arma nuclear que creó en una ojiva o cabeza nuclear que pueda lanzar con misiles.
En el 2015 –Barack Obama era entonces presidente de Estados Unidos–, cuando se firmó el acuerdo nuclear, Irán tenía en sus depósitos 14.000 kilos de uranio enriquecido de baja concentración, suficientes para fabricar entre 12 y 14 artefactos explosivos nucleares tras enriquecer el uranio a una concentración del 90 por ciento. Después de la firma del mencionado acuerdo nuclear, Irán trasladó a Rusia la mayor parte de esa cantidad, y le quedaron sólo 300 kilos de uranio enriquecido a baja concentración. En el informe de la OIEA se asegura que Irán ha vuelto a tener la capacidad de fabricar un artefacto explosivo nuclear, y que sigue acumulando uranio aunque declara que no tiene intenciones de fabricar una bomba nuclear.
Esta información coincide con la evaluación de la División de Información (Secreta) del Ejército israelí, según la cual Irán avanza ahora lenta pero seguramente en la vía nuclear con un doble objetivo: tanto para presionar a Trump a través de la UE para que vuelva a formar parte del acuerdo nuclear como para avanzar con vistas a fabricar armas nucleares en muy poco tiempo.
El nuevo director de la OIEA, Mariano GrossiEl nuevo director de la OIEA, Mariano Grossi
El nuevo director de la OIEA, Mariano Grossi
(AFP)
Es importante señalar que Irán ya cuenta con misiles de diferente alcance capaces de transportar cabezas nucleares a más de 2.000 kilómetros de distancia. Lo que al parecer aún le falta es el conocimiento y la capacidad de reducir el arma química que fabrique para convertirla en una ojiva para montar en un misil balístico o en un cohete de crucero fabricado por Irán.
El nuevo director de la OIEA, el diplomático argentino Rafael Mariano Grossi, dice en el informe que Irán no permite que su gente entre a tres sitios importantes en los cuales, según la información que llega a Occidente, trató de fabricar ojivas nucleares. Teherán alega que no está obligada a permitir que agencias internacionales visiten esos sitios porque, incluso según el acuerdo nuclear, no tiene que informar de lo que hizo antes de la firma del acuerdo del 2015.
Es importante señalar que Irán ya cuenta con misiles de diferente alcance capaces de transportar cabezas nucleares a más de 2.000 kilómetros de distancia
Esto sugiere que Irán avanza con vistas a tener una capacidad nuclear militar. Y esto requiere que Israel y Estados Unidos comiencen a planificar y coordinar cómo actuar si se diera la situación que ese país musulmán pueda –en pocas semanas– dar el salto y contar con una bomba nuclear. El momento de la decisión al respecto –tal como se desprende del informe de la OIEA– puede ser este mismo año. Y esto requiere que el Ejército israelí se prepare, y rápido, ante la posibilidad de un enfrentamiento con Irán o con sus emisarios al norte de Israel.
Irán y sus emisarios calientan la situación más allá de la frontera norte de Israel
En cuanto a los países árabes que están del otro lado de la frontera norte de Israel (como Siria y el Líbano), también allí los iraníes siguen, como de costumbre, actuando en tres vías. La primera es crear la capacidad de atacar a las fuerzas del Ejército de Israel y a sus ciudadanos en la frontera con los Altos del Golán. Las fuerzas que utiliza Irán para preparar la infraestructura del “asunto Golán” son milicias chiíes sirias controladas por miembros del (grupo integrista libanés) Hezbollá y de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.
Esos grupos actúan con la cobertura del ejército sirio y desde sus posiciones, la pasada semana incluso intentaron atacar a las fuerzas del ejército israelí en la zona de Maj’dal Shams. Pero actúan sobre todo reuniendo información secreta, estableciendo puestos de observación y francotiradores, y preparando rutas para penetrar en territorio israelí con objeto de colocar cargas explosivas o de atacar localidades y bases del ejército israelí. Por eso se puede interpretar que, según informaciones del extranjero, Israel actuó tres veces en los últimos días en la zona fronteriza con el fin de frustrar acciones de las milicias chiíes y del Hezbollá por orden de Irán. Siempre de acuerdo con informaciones del extranjero, Israel también atacó puestos e instalaciones del ejército sirio, que sirven como base de salida y dan cobertura a los milicianos chiíes.
Lanzamiento de un cohete sirio contra aviones durante un ataque. Israel también ataca instalaciones del ejército sirioLanzamiento de un cohete sirio contra aviones durante un ataque. Israel también ataca instalaciones del ejército sirio
Lanzamiento de un cohete sirio contra aviones durante un ataque. Israel también ataca instalaciones del ejército sirio
(Ynet)
La segunda vía en la que opera Irán es el traslado por aire de armas y otros medios de combate avanzados y de mucha calidad a sus emisarios en Siria, sobre todo a aeropuertos militares del ejército sirio situados al norte de Damasco. Los sirios alegan que en la noche del miércoles al jueves de la pasada semana fue atacado el aeropuerto de la ciudad de Homs, que se encuentra al norte de Damasco. Se piensa que los iraníes intentan transportar sobre todo cohetes y misiles de gran precisión, así como sistemas de defensa aérea de última generación, que les podrán servir tanto a ellos como a sus emisarios en un futuro enfrentamiento con Israel.
La tercera vía en la que operan los iraníes es la de fabricar armas químicas con objeto de reponer las existencias de las fuerzas del régimen de Asad (en lugar de las que fueron destruidas en el 2013), así como misiles y cohetes de gran precisión, y hacerlo en Siria por medio de su industria militar. Éstos están destinados a ser enviados al Hezbollá en el Líbano, y a almacenarse en Siria para uso de los iraníes y de las milicias chiíes en un enfrentamiento con Israel.
La tercera vía en la que operan los iraníes es la de fabricar armas químicas con objeto de reponer las existencias de las fuerzas del régimen de Asad
Tal como reveló el diario israelí Yedioth Ahronot, es posible que el objetivo del ataque de la pasada semana cerca de Homs haya sido una instalación en la que se fabrican armas químicas. Parecería que la industria militar de Asad ahora sólo produce armas químicas diluidas (sobre todo cloradas) para “uso corriente” en Idlib; y el ataque que se atribuye a Israel puede ser una señal: nosotros vemos y sabemos, y no les dejaremos volver a fabricar armas químicas peligrosas y a gran escala.
En todo caso, según informaciones provenientes del extranjero, Israel ha notado una escalada en la actividad de los iraníes, y en los últimos días ha actuado intensamente para frustrar sus planes e intenciones.
No dejen que Idlib los distraiga
De hecho, las actividades iraníes en colaboración con el régimen sirio demuestran que no se hicieron realidad las esperanzas que tenía Israel después de la eliminación, hace dos meses, de Qasem Suleimani (general de división y comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, una división responsable de operaciones militares extraterritoriales y clandestinas). Inmediatamente después de que fuera eliminado, en Israel pensaron que los iraníes iban a reconsiderar sus operaciones en Siria. Así lo evaluaban los israelíes tanto porque pensaban que el sucesor, el general Ismail Kaani, no tenía la capacidad ni el talento de manejar a los emisarios internacionales, algo que Suleimani hacía con mucha habilidad –sobre todo en Siria, Irak y Yemen–, como debido a la difícil situación económica por las sanciones de Estados Unidos.
Sin embargo, las actividades dela Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán continúan con la misma intensidad y con el mismo patrón que desarrollaban en vida de Suleimani. También esto requiere que Israel esté atento, dado que el régimen sirio encabezado por Asad sigue ayudando a los iraníes.
El sucesor de Qasem Suleimani, Ismail Kaani, militante y creativoEl sucesor de Qasem Suleimani, Ismail Kaani, militante y creativo
El sucesor de Qasem Suleimani, Ismail Kaani, militante y creativo
(Ynet)
Los ataques de los últimos días –atribuidos a Israel– contra instalaciones y puestos del Ejército sirio tendrían que haber disuadido al régimen de Damasco, pero ahora la atención del presidente Bashar Asad –y también la de los rusos en Siria– está dirigida a la guerra cruel que se libra en el enclave de Idlib, en el norte de Siria. El régimen sirio, con la asistencia aérea masiva rusa, trata de conquistar ese enclave, que constituye el último bastión de los rebeldes islamistas-suníes en Siria. Pero ahora también Turquía se involucró en esa batalla. Como consecuencia de la muerte de decenas de soldados turcos, y de los bombardeos de la fuerza aérea siria –y al parecer también de los rusos–, el Ejército sirio lanzó una ofensiva a gran escala que se cobró la vida de muchas víctimas del ejército sirio.
Los turcos también derribaron tres aviones de la fuerza aérea siria. En respuesta, los sirios lanzan misiles y cohetes, y bombardean con cañones a las fuerzas turcas que avanzan dentro de Siria, y a las que ya se encuentran en el enclave de Idlib, según un antiguo acuerdo entre Vladimir Putin y el presidente turco Recep Tayip Erdogán.
Los turcos están interesados en impedir la conquista del enclave de Idlib debido a los cientos de miles de refugiados que huyen de allí y tratan de entrar a Turquía
Los turcos están interesados en impedir la conquista del enclave de Idlib debido a los cientos de miles de refugiados que huyen de allí y tratan de entrar a Turquía. Y también porque los rebeldes islamistas son suníes, como los turcos. En Turquía hay ahora tres millones y medio de refugiados sirios, y Erdogán les permite –al igual que a los refugiados de otros países islámicos– pasar por su territorio en dirección a Grecia, y de allí al resto de Europa. Esto tiene asimismo por objeto presionar a los europeos a que le paguen millones de euros más, y también que los europeos presionen a Putin y a Asad para poner fin a la guerra en Idlib.
No obstante el alto el fuego que acordaron la pasada semana Erdogán y Putin, continúa la lucha esporádica entre el wejército sirio y el turco en Idlib. Mientras continúe allí la guerra, la atención mundial se centra sobre todo en la cuestión de los refugiados que huyen en masa de Turquía hacia la frontera con Grecia, y en los enfrentamientos violentos en la zona. Pero Israel no debe permitir que esa crisis política y la falta de atención internacional la distraigan del preocupante desarrollo del programa nuclear de Irán, así como del hecho de que no se hicieran realidad las esperanzas de que el sucesor de Suleimani fuera menos militante y menos creativo.

Comentarios 0