Ilustración de una entrevista de trabajo remota.
Las mujeres temen al rechazo en las entrevistas laborales.
Shutterstock
Chen Guter, vicepresidenta de marketing de Lusha.

Cuán duro es para una mujer crecer profesionalmente en una tecnológica

Opinión. Exponerse requiere coraje y voluntad para fallar. Pero definitivamente no es tan aterrador como llegar al final de nuestra carrera sin siquiera intentarlo.

Chen Guter - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 04.03.21 , 06:47
Me las arreglé para mantener la cara seria durante un día completo de reuniones, pero estaba 100% sobrecargada. Fue mi primer día de trabajo en una empresa de tecnología, después de más de una década en puestos de liderazgo en grandes organizaciones de productos de consumo. El miedo estaba comenzando a instalarse. Las voces en mi cabeza me preguntaban "¿Seré buena en este trabajo?" Comencé a sentir que pronto todos descubrirían que era un fraude.
Hice la transición a la tecnología B2B hace un año. Estaba cansada de la lenta toma de decisiones y los largos procesos de comercialización y quería volver a una curva de aprendizaje empinada y aplicar a la tecnología mi experiencia como consumidora. Mi visión era revolucionar toda una industria mediante la construcción de una sólida organización de marketing global que convirtiera los productos tecnológicos en icónicas marcas de amor, una rareza en el espacio informativo pero gris del B2B.
Me sorprendió darme cuenta de lo valiosas que eran mis nuevas opiniones para la organización, a pesar de –o debido a– mis antecedentes diferentes. También descubrí que historias como la mía son demasiado raras.
3 צפייה בגלריה
Chen Guter, vicepresidenta de marketing de Lusha.
Chen Guter, vicepresidenta de marketing de Lusha.
Chen Guter, vicepresidenta de marketing de Lusha.
( Geva Talmor)
La transición al ecosistema tecnológico local no es fácil. No es el desafío de aprender un nuevo campo, eso es totalmente factible. Es difícil porque se necesita a alguien valiente para imaginar cómo las competencias y fortalezas que te llevaron hasta ahí te llevarán aún más lejos en un territorio desconocido. La desafortunada verdad es que, cuando se trata de mujeres, la primera persona que necesita creer esto sobre ti, eres tú.
Las investigaciones muestran que las mujeres solicitan un trabajo sólo cuando cumplen con el 100% de los criterios. Los hombres, por otro lado, se sienten cómodos aplicando cuando sólo cumplen con el 60%. Las mujeres valoran sus habilidades y capacidades, pero están limitadas por el miedo al rechazo.
En mis conversaciones con mujeres, todas líderes consumadas y acreditadas en su campo, las escucho reprimirse incluso para intentar hacer la transición. No se trata de incompetencia o falta de fe; la respuesta más común es que no creen que tendrán la oportunidad. Terminan quedándose en posiciones insatisfactorias que no se ajustan a sus habilidades, mientras que. en la tecnología, la batalla por el talento está llegando a su punto máximo.
Entonces, ¿Qué hacer?
3 צפייה בגלריה
Capacitación de mujeres haredíes israelíes en la industria de alta tecnología.
Capacitación de mujeres haredíes israelíes en la industria de alta tecnología.
Capacitación de mujeres haredíes israelíes en la industria de alta tecnología.
(Eli Mandelbaum)
Las que se atreven, ganan
Los mayores avances personales ocurren fuera de nuestra zona de confort. Al igual que en una sesión realmente dura en el gimnasio, desarrollamos músculos y nos ponemos en mejor forma cuando sentimos que el cuerpo está a punto de romperse. Simplemente no está destinado a ser fácil. Es cierto tanto para el fitness como para nuestra carrera.
Fue después de mi segunda baja por maternidad que sentí que estaba atrapada en mi propia zona de confort. Sentí que mi desarrollo personal se había estancado. Si bien amo un buen desafío, también odio el riesgo. Tenía miedo de dar el salto porque significaba que estaba dispuesta a fallar. Pero sabía que al quedarme donde me sentía cómoda, me estaba perdiendo oportunidades más grandes que me esperaban. Así que me atreví.
Enmarca tu valor
Cualquier mujer que hizo la transición a la tecnología cuenta la misma historia: te sientes totalmente irrelevante. Sin embargo, un enfoque creativo para enmarcar nuestras fortalezas puede superar el no tener la experiencia exacta descrita en la descripción del trabajo.
Cuando llegué a mi primera entrevista en una startup tecnológica, no tenía experiencia en la industria. Así que, en cambio, intenté demostrar los beneficios futuros que podría tener una empresa emergente si me contratara. Investigué la empresa y me pregunté: "¿Cómo podría lograr un crecimiento sobresaliente en este puesto?" Creé una lista de ideas, todas basadas en mis habilidades. Luego hice un esfuerzo adicional para aprender la terminología escuchando algunos podcasts relevantes. Todavía sonaba como un extraterrestre, pero me dio la confianza suficiente para aparecer.
3 צפייה בגלריה
Israel ocupó el segundo lugar en la lista de los principales países de la OCDE que permiten a los empleados trabajar de forma remota.
Israel ocupó el segundo lugar en la lista de los principales países de la OCDE que permiten a los empleados trabajar de forma remota.
El principal obstáculo para una mujer en una empresa de tecnología es el temor al rechazo.
(Shutterstock)
Cerrar la brecha de conocimiento
Mirando hacia atrás, lo inteligente que hice fue mantener muchas constantes y cambiar sólo un factor. Acepté un trabajo al mismo nivel (VP), en un campo que dominaba (marketing), pero sólo cambié la industria.
Antes de lo que esperaba, reuní un equipo de estrellas para sentar las bases de la icónica marca B2B de Lusha , creando así una máquina de generación de demanda. Un año después, todavía estoy aprendiendo, no a generar confianza, sino a ser atrevida, pues mirando hacia atrás está el verdadero fruto de hacer una transición.
Chen Guter es vicepresidenta de marketing de Lusha, empresa líder de marketing. Chen asesora a mujeres de forma voluntaria, ofreciéndoles asesoramiento profesional estratégico para lograr una mejor representación de las mujeres en puestos directivos.
Comentarios 0