Einat Ovadia.
Einat Ovadia.
Cortesía Zulat
Donald Trump y Vladimir Putin en Finlandia en 2018.

Netanyahu está lavando el idioma

Opinión. Vivimos en la era de la "posverdad", donde las actitudes públicas se basan en la apelación al sentido de la "unidad", las opiniones personales y las intuiciones, mientras que los hechos y la verdad son de importancia secundaria para moldear la opinión pública y perderse en la mezcolanza de palabras cuidadosamente seleccionadas.

Einat Ovadia - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 26.07.20 , 10:28
La periodista y activista estadounidense Masha Gessen, quien nació en la antigua URSS, escribió sobre las similitudes entre lo que el régimen soviético hizo con el idioma ruso y lo que la administración Trump está haciendo hoy con el inglés y el lenguaje político global.
En la antigua Unión Soviética, todos participaron en las llamadas "elecciones" que expresaron el "libre albedrío del pueblo". La participación era obligatoria y el formulario de votación incluía una lista establecida de opciones.
Por lo tanto, las palabras "elecciones", "libertad" y "democracia" perdieron su significado y se usaron solo en un contexto cínico. Desde el colapso de la Unión Soviética, los políticos no han podido restaurar la confianza en estos términos profanados.
Donald Trump y Vladimir Putin en Finlandia en 2018.Donald Trump y Vladimir Putin en Finlandia en 2018.
Donald Trump y Vladimir Putin en Finlandia en 2018.
(AFP)
El lenguaje lavado y las palabras que se han vaciado de su significado son utilizadas hoy por varios líderes para sus intereses políticos cínicos.
Putin acuñó los términos "dictadura de la ley" y "democracia gestionada". Trump dio nueva vida al término "noticias falsas" y redefinió el significado de palabras como "medios", "verdad" y "justicia", y Erdogan hizo lo mismo con "medios libres" y "oposición".
Vivimos en una era de "posverdad", donde las actitudes públicas se basan en una apelación al sentido de "unidad", opiniones personales e intuiciones. ¿Y qué hay de los hechos y la verdad? Sólo tienen una importancia secundaria en la formación de la opinión pública y se pierden en una mezcolanza de palabras lavadas cuidadosamente seleccionadas.
Netanyahu es el rey del lavado. No inventó la "política de la posverdad", pero ha aprendido de sus buenos amigos y ha estado ocupado perfeccionando la práctica.
Imbuido de una motivación personal para desviar la agenda pública de sus asuntos personales, el propio Netanyahu dirigió la campaña que lavó el discurso de la anexión y, junto con sus socios, recurrió a una retórica de incitación y odio para pisotear a quienes se aferran a la verdad.
La Casa Blanca teme que una anexión en el Valle del Jordán perjudique las relaciones con Jordania. La Casa Blanca teme que una anexión en el Valle del Jordán perjudique las relaciones con Jordania.
Netanyahu presenta su plan de anexión.
(Ynet)
Debido a esas expresiones antidemocráticas, ahora estamos presenciando el lavado y la normalización en el discurso público sobre medidas antidemocráticas que se oponen al derecho internacional.
Los ejemplos más destacados de este lenguaje lavado son "anexión" y "aplicación de la soberanía", dos conceptos que fueron lavados por Netanyahu y sus socios políticos y aprovechados con la ayuda de varios medios de comunicación para ocultar al público el hecho de que un régimen de apartheid está a punto de surgir en Israel. Aunque la anexión no se materializó el 1 de julio como había prometido Netanyahu, el plan todavía está en la agenda.
Un informe reciente publicado por Zulat para la Igualdad y los Derechos Humanos, un nuevo grupo de expertos activistas, describe el proceso de lavado y analiza los datos recopilados de los medios para demostrar cómo funciona. Por ejemplo, entre diciembre de 2019 y enero de 2020, el uso del término "aplicar soberanía" en los medios se disparó a una tasa récord de 3.425%, mientras que la mención de la palabra "apartheid" se mantuvo sin cambios e incluso disminuyó.
El informe vincula una política deliberada de lavado de lenguaje mediante el uso de palabras suaves para disfrazar la crueldad inherente a la anexión unilateral.
A través de la intrincada manipulación del lenguaje, los lavadores han convertido "el plan del apartheid" en una medida natural. La positividad implícita de los conceptos como "aplicación de soberanía" se suma a la apatía que las personas sienten hacia la anexión.
Protesta contra la anexión en Tel Aviv.Protesta contra la anexión en Tel Aviv.
Protesta contra la anexión en Tel Aviv.
(AFP)
Esto permite que Netanyahu continúe reavivando una falsa "unidad patriótica" y afianzando una realidad falsa y distorsionada, ya que estas dos palabras crean la ilusión de un paso diplomático positivo del que sentirse orgulloso.
Además, los términos "aplicación de la soberanía" y "anexión parcial" se han normalizado e integrado en el discurso público y se han convertido en políticas gubernamentales con el apoyo del Partido Laborista y Kajol Labán, quienes llegaron a la Knesset gracias a los votos emitidos por personas de centroizquierda, que en el mejor de los casos desconocen las consecuencias de la medida y, en el peor, se oponen firmemente.
El hecho es que la mayoría del público se opone a la anexión, pero siente que son minoría y cree que existe un amplio apoyo a la medida. Por lo tanto, Netanyahu también ha convertido las palabras "mayoría" y "minoría" en irrelevantes, ya que domina firmemente lo que llegará o no a la agenda pública.
Es necesario dejar de participar en el lavado de idiomas: la anexión unilateral hará de Israel un país con un régimen de apartheid y nosotros, sus ciudadanos respetuosos de la ley, socios en el crimen. Ninguna palabra lavada eliminará esta mancha.
Einat Ovadia es la Directora Ejecutiva de Zulat para la Igualdad y los Derechos Humanos.
Comentarios 0