Los palestinos protestan contra el plan de paz de Trump en Cisjordania
Los palestinos protestan contra el plan de paz de Trump en Judea y Samaria
AP
Trump y Netanyahu presentando el plan de paz

El plan de Trump para un estado palestino fallido

Opinión: el plan representa un peligro tanto para los intereses israelíes como para los palestinos que quedarán en un pequeño enclave aislado del mundo.

Sever Plocker - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 08.02.20 , 18:56
La visión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para poner fin al conflicto israelo-palestino se dibuja en el mapa conceptual adjunto al plan de paz presentado la semana pasada en la Casa Blanca.
El mapa muestra el gran Israel que se extiende desde el Mar Mediterráneo hasta el río Jordán, con un pequeño enclave palestino en Judea y Samaria que está separado del resto del mundo y rodeado por el Estado de Israel.
Trump NetanyahuTrump Netanyahu
Trump y Netanyahu presentando el plan de paz
(AFP)
Este enclave, incluso si se le da el título de "estado", nunca podría considerarse uno.
No tendrá ejército ni control de su frontera o espacio aéreo y, por lo tanto, y en completo contraste con la redacción del plan de paz propuesto, no tendría comercio e inversiones.
La contigüidad territorial del estado palestino también será interrumpida por docenas de asentamientos israelíes y para garantizar la libre circulación de los aproximadamente 4 millones de personas que habitarán sus 5.000 kilómetros cuadrados, requerirá la construcción de al menos una docena de túneles y puentes, con Israel en control de todos los pasajes hacia y desde el enclave.
Es delirante creer que dicho territorio tendría una economía en auge que generará decenas de miles de millones de dólares con inversiones extranjeras.
Mucho se ha escrito sobre la reacción de los palestinos al plan de Trump, quienes lo rechazaron por completo, como se esperaba.
Trump NetanyahuTrump Netanyahu
El mapa propuesto por Estados Unidos
De acuerdo, el liderazgo palestino ha cometido innumerables errores, haciendo que sus electores se sientan cada vez más frustrados, pero ¿qué pasa con la respuesta israelí? ¿De qué estamos tan felices?
No veo cómo las personas, que ocupan o han ocupado altos cargos en las autoridades de defensa y seguridad, pueden creer que la noción del enclave palestino, como lo sugiere la actual administración estadounidense, es una buena idea que servirá de alguna manera a los Intereses estratégicos nacionales del Estado de Israel.
Kajol Labán también ha mostrado su apoyo al plan, citando razones de seguridad. Esto pronto demostrará ser un acto de locura.
El mapa publicado por la Casa Blanca sugiere una solución que es tan mala para Israel como lo es para los palestinos. El enclave palestino se convertirá en una isla burbujeante de hostilidad y resistencia. Un tumor violento que atacará y debilitará a su huésped: Israel.
Israel estaría cometiendo un error estratégico al adoptar este mapa propuesto. Sería aislar a Jordania de las áreas palestinas.
Manifestantes palestinos queman imágenes de Trump y Netanyahu Manifestantes palestinos queman imágenes de Trump y Netanyahu
Manifestantes palestinos queman imágenes de Trump y Netanyahu
(Ynet)
Israel estaría perdiendo el efecto calmante de Jordania sobre los palestinos y se lo dejaría solo para proporcionar seguridad desde y hacia el enclave palestino.
El difunto rey jordano Hussein, que oficialmente se retiró de sus reclamos sobre Judea y Samaria en 1988 a favor de la autodeterminación palestina, aún ejerció la voluntad del reino sobre la población y sus líderes. Al cortarlo geográficamente, Israel perderá un callejón valioso y avanzará el único peligro que el plan de Trump se proponía evitar: un estado palestino fallido inestable e insostenible.
No es la anexión planificada de los asentamientos lo que debería preocupar a los israelíes, sino la versión de Trump de "paz y prosperidad" tal como se establece en su plan.
Comentarios 0