“Tenemos la oportunidad no solo de superar la crisis, sino también de vencer al virus”
Benjamín Netanyahu
Ynet
Benjamín Netanyahu

En medio de la crisis del coronavirus en España, a 'El País' de Madrid le preocupa Netanyahu

Opinión: A pesar de los graves inconvenientes que está causando el brote en el país europeo, el periódico español no tuvo mejor idea que desinformar y distraer a sus lectores publicando un editorial en la portada de su sitio web sobre la situación política en Israel con el fin de criticar al primer ministro israelí.

Ynet - Leandro Fleischer |
Published: 17.03.20 , 14:37
España es uno de los países más golpeados por el coronavirus en estos momentos. En Europa es sólo superado por Italia, por ahora. Digo por ahora, sí, porque si los españoles se comportan como lo hace el periódico El País, uno de los más importantes de la nación europea, entonces no debería sorprendernos que el virus se propague a una mayor velocidad allí.
Mientras los españoles están encerrados en sus hogares, la economía se derrumba, los hospitales se congestionan y las muertes se incrementan, El País está preocupado por saber si removerán al primer ministro, Benjamín Netanyahu, del poder. Para este periódico, si el mandatario israelí continuará gobernando o no es una cuestión de gran relevancia en un contexto de una crisis histórica causada por una nueva enfermedad que sigue acabando con las vidas de miles de personas y que nadie sabe cómo continuará.
Netanyahu: "Estamos preparados para tomar medidas devastadoras contra los terroristas"Netanyahu: "Estamos preparados para tomar medidas devastadoras contra los terroristas"
Benjamín Netanyahu
(Ynet)
El País consideró absolutamente necesario publicar un editorial titulado “Echar a Netanyahu”. Aparentemente, esto alegraría al periódico español, al menos transitoriamente. De todos modos, la demonización de Israel no está relacionada con un gobierno en particular, sino con su mera existencia como Estado judío y democrático; el único que respeta las libertades de todos los ciudadanos –judíos y no judíos– de la región.
La derecha tal vez moleste un poco más que otros a El País. Eso es todo. El hecho de publicar un editorial sobre un asunto local de la política israelí demuestra dónde está parado el periódico. No es necesario ni siquiera tomarse la molestia de leer el artículo para comprenderlo.
A El País tal vez no le preocupen tanto las muertes por coronavirus en España, y por eso quiere que la gente sepa que, según reza el artículo en cuestión, la Lista Árabe Conjunta es “estigmatizada como enemiga de Israel”. En primer lugar, señores periodistas de El País, no creo que la gente en España, que está angustiada, encerrada y/o internada por la crisis del coronavirus, tenga mucho interés en la relación de la alianza árabe con el resto del arco político israelí. Sí creo, sin embargo, que si hay alguna noticia en la que los españoles podrían estar interesados sobre Israel es cuán cerca está el Estado judío de desarrollar una vacuna contra esta enfermedad que atormenta al mundo, y que, como mencioné anteriormente, España es uno de los países que más la sufre.
De todos modos, les comento, estimados periodistas de El País, que nadie estigmatiza a la Lista Árabe Conjunta, sino que ellos mismos se oponen a la existencia de Israel, justifican ataques contra israelíes y se han reunido con líderes terroristas enemigos del Estado judío. Sí, los mismos que gozan de mayores libertades que en cualquier otro país islámico, y de hecho son la tercera fuerza política con 15 escaños en la Knesset, son los mismos que despotrican una y otra vez contra Israel. Son ellos, por lo tanto, los que estigmatizan a los judíos, y su odio antisemita es más que evidente. Incluso muchos árabes israelíes lo notan, y por ese motivo no los votan.
España, uno de los países más castigados por el coronavirusEspaña, uno de los países más castigados por el coronavirus
España, uno de los países más castigados por el coronavirus
(AFP)
A El País también le preocupa, en medio del brote del coronavirus, que Benny Gantz deba intentar formar un gobierno con el líder de Yisrael Beiteinu, Avigdor Liberman. Imagino a un hombre cuyo padre está internado en un hospital de Madrid en grave estado muy “preocupado” por el asunto. No debe estar pensando en otra cosa. Eso sí, tal vez este hombre no sepa ni siquiera quién es Liberman, y por eso El País se encargó de explicarlo señalando que es un político “ultra derechista” que “ha llegado a defender la deportación de la población árabe del territorio israelí al futuro Estado palestino”. Le agradezco al periódico español su intención de “informar” a la gente sobre esta personalidad de la política de Israel en estos momentos de incertidumbre respecto de la economía y la salud pública en España, pero es una lástima que haya cometido un “error” al hacerlo. Liberman no propuso deportar a nadie, sino realizar un intercambio de territorios, algo similar a lo propuesto en el plan de paz de Trump. Es decir, los grandes poblados árabes que bordean la línea verde pasarían a formar parte de un Estado palestino, pero nadie sería removido de su hogar, en tanto que los asentamientos israelíes en Judea y Samaria quedarían bajo soberanía israelí. Reitero, nadie sería removido de su hogar. Y sin embargo, los más fervientes opositores a este plan son los mismos árabes israelíes. Y es más que comprensible. Se los digo para que les quede claro la próxima vez que escriban sobre el asunto que tanto “interesa” hoy al pueblo español.
El País consideró que era una necesidad “urgente”, además, informarles a los españoles, a todos; a los que están cerrando sus negocios, a los que perdieron sus empleos, a los que están internados en hospitales y a los que perdieron familiares en las últimas semanas, que Trump y Netanyahu destruirán el proceso de paz con los palestinos. ¿Proceso de paz? ¿Cuál? No existe tal proceso de paz porque una parte quiere destruir a la otra y no le interesa mejorar la situación en la región. Lo que sí hay es un plan a futuro.
Pero bueno, no nos queda más que sorprendernos por este editorial “de vital importancia” en estos momentos, claro. Sobre todo en España.
Lo cierto es que ni a Netanyahu ni a Trump ni a los mismos palestinos les interesa tanto hoy la política israelí como a El País. Esperemos que las autoridades españolas no se comporten como lo hace este periódico. No es momento de desinformar ni de distraer a la población de lo importante. Si no, lo único que se destruirá es España.
Comentarios 0