Sima Kadmon
Sima Kadmon
Ynet
Gideon Saar, líder de Tikva Hadashá.

La falta de coordinación de la oposición le dará la victoria a Netanyahu

Análisis. Al negarse a apoyar a Yair Lapid, Gideon Saar convirtió a Netanyahu prácticamente en la única opción viable para formar gobierno. El líder de Tikva Hadashá, en vez de respaldar líder de la oposición sin objetar, sugirió una ronda de diálogocon Naftali Bennett.

Sima Kadmon - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 07.04.21 , 10:52
Este lunes, Gideon Saar enfrentó su primera prueba desde que se separó del Likud a fines de 2020 y formó su propio partido político, Tikva Hadashá. Y lo cierto es que no resultó muy exitosa. Como todas las facciones, los representantes de su espacio asistieron a la residencia del presidente Reuven Rivlin, en Jerusalem, para recomendar a un primer ministro. Sin embargo, la idea que acercaron fue rápidamente descartada.
La propuesta de los dirigentes de Tikva Hadashá sorprendió a más de uno, porque Saar llevó adelante toda su campaña electoral en torno a la promesa de evitar que Benjamín Netanyahu continuara en el poder. Sucede que los representantes del partido, en vez de recomendar al líder de la oposición (Yair Lapid, quien tiene más posibilidad de quitarle el trono al actual primer ministro), sugirieron que los líderes de Yesh Atid (de Lapid) y Yamina (de Naftali Bennett) establecieran una coalición de poder.
2 צפייה בגלריה
Gideon Saar, líder de Tikva Hadasha.
Gideon Saar, líder de Tikva Hadasha.
Gideon Saar, líder de Tikva Hadashá.
(AFP)
Para muchos, esta idea significa votar indirectamente por Netanyahu y colaborar a que reciba nuevamente el mandato. De hecho, Rivlin, cansado del estancamiento político que azota al país hace dos años y ya forzó cuatro elecciones en un período de tiempo inédito, rechazó la sugerencia.
En un principio, la sugerencia de Saar no hubiese sido descabellada, pero lo cierto es que Bennet no recomendó a Lapid como primer ministro ante la consulta de Rivlin, por lo que forzar conversaciones a esta altura parece patético. Sus críticos aseguran que, en vez de proponer algo utópico, si quiere que Netanyahu pierda el poder debía haber apoyado al líder de la oposición sin más vueltas.
Lapid estaba preparado para hacer importantes concesiones con el fin de correr al actual primer ministro de la escena. Por ejemplo, hubiese estado dispuesto a permitir alternar el poder con Bennett. No obstante, el líder de Yamina no le ofreció su apoyo y Netanyahu sigue siendo la opción más viable que tiene Rivlin para formar gobierno.
2 צפייה בגלריה
Lapid Netanyahu Saar
Lapid Netanyahu Saar
Yair Lapid, Benjamín Netanyahu y Gideon Saar.
(Ynet)
En definitiva, este lunes, Saar y sus socios se comportaron como unos cobardes. No entendieron que al privar a Lapid de su apoyo le están dejando a Netanyahu la oportunidad servida para encabezar otro gobierno. Probablemente, el temor a represalias por parte de sus votantes de derecho los llevó a descuidar su promesa de anteponer el bienestar del Estado por sobre cualquier otra idea.
Los funcionario de Tikva Hadashá intentaron explicar su accionar afirmando que Bennet aún no se había comprometido a unirse a la alianza de partido que se oponen a Netanyahu. Pero ahora, con un Lapid debilitado y muy pocos escaños, el actual primer ministro saca ventaja más que nunca.
Comentarios 0