Isaac Herzog: "Hemos conformado un equipo especial para examinar de inmediato las necesidades esenciales de la comunidad judía en Italia"
Isaac Herzog.
Ynet
Isaac Herzog, presidente de la Agencia Judía.

Las reglas del juego de la democracia

Opinión. Tras los lamentables hechos ocurridos en Estados Unidos, el presidente de la Agencia Judía, Isaac Herzog, hace un llamado a respetar los valores democráticos que hacen posible la convivencia entre diferentes grupos de personas y llama a los líderes de Israel a actuar como una voz moderadora y tranquilizadora en una sociedad profundamente polarizada.

Isaac Herzog - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 11.01.21 , 09:39
Un grupo de ciudadanos atacó la democracia estadounidense, la fortaleza silenciosa, los valores e ideas fundacionales de Estados Unidos, la adhesión a las reglas del juego.
Ellos despreciaron y profanaron cada símbolo e imagen, cada línea en el rostro surcado de los Estados Unidos de América, una nación que ha conocido grandes conflictos internos y trastornos a lo largo de los siglos, y prevaleció.
Isaac Herzog, presidente de la Agencia Judía Isaac Herzog, presidente de la Agencia Judía
Isaac Herzog, presidente de la Agencia Judía.
(Amit Shabi)
Una vez más, Estados Unidos de América defendió y protegió su infraestructura básica cuando el mismo día, con la cabeza en alto, el Congreso de Estados Unidos ratificó la decisión del pueblo en elecciones democráticas, afirmando que Joe Biden es el 46° presidente electo. Poco después, el presidente saliente, Donald Trump, anunció que haría una transición ordenada de poder el 20 de enero.
Los Estados Unidos de América han demostrado una vez más que la mayor democracia del mundo es más fuerte que cualquier individuo.
Sus instituciones estructurales e ideológicas ya han demostrado su estabilidad frente al espíritu maligno y las amenazas internas y externas.
Como estudiante del Ramaz Jewish High School en Nueva York, mi adolescencia me brindó un conocimiento profundo de la Constitución estadounidense.
Llegué allí poco después de la explosión del escándalo de Watergate, la renuncia del presidente Nixon y dos años más tarde, otro cambio de gobierno con el presidente republicano Gerald Ford siendo reemplazado por el presidente demócrata Jimmy Carter.
Alborotadores adentro del Capitolio después de violar la entrada al edificio. Alborotadores adentro del Capitolio después de violar la entrada al edificio.
Alborotadores adentro del Capitolio después de violar la entrada al edificio.
(EPA)
En medio de tal turbulencia, el poder se transformó y la vida continuó.
Durante muchas generaciones, muchos judíos encontraron refugio en los Estados Unidos, en mayor número después de la Segunda Guerra Mundial; no solo por su espíritu de igualdad y libertad, sino principalmente por su impresionante régimen democrático.
Muchos de ellos declararon haber encontrado un reflejo de los valores judíos encarnados en las palabras de la Declaración de Independencia y Constitución de Estados Unidos. Después de que su mundo fuera destrozado durante el Holocausto, encontraron en esas palabras la fuerza para reconstruir.
A veces, todos tendemos a tomar las palabras demasiado a la ligera. Nos equivocamos al pensar que su efecto pasa con el final de un discurso, un tuit o un insulto.
La severa violencia en Washington, D.C. no fue solo una violación de las reglas del juego de la mayor democracia del mundo, sino que además fue la encarnación del poder de las palabras para encender llamas que pueden quemar todo un mundo de valores.
Manifestación contra Netanyahu en Jerusalem. Manifestación contra Netanyahu en Jerusalem.
Manifestación contra Netanyahu en Jerusalem.
(Shalev Shalom)
Democracia, estado, instituciones, valores y herencia son palabras grandes y amorfas, a veces demasiado complejas para un eslogan breve, pero son la base sólida que mantiene unidos nuestros desacuerdos. Sin este espacio seguro, diferentes grupos de personas no pueden vivir juntos.
Las palabras continúan resonando, creando su propia vida e interpretación, que se intensifica y realza con quienes sueltan la lengua y arrojan a sus propios hermanos a los perros.
Las palabras tienen el poder de crear una realidad y cambiarla, de destruirla y reconstruirla. Cuando se centra en las identidades en lugar de en las esencias, el poder de las palabras es mucho mayor que la fragilidad de las reglas del juego frente a una multitud enojada y decidida.
Las reglas democráticas del juego requieren no sólo saber cómo ganar, sino también aprender a aceptar la derrota, y así como es fácil aceptar las reglas cuando se está en un lado, es imperativo aceptarlas cuando se está del otro. Esta es toda la doctrina democrática.
Por tanto, la lección de los difíciles acontecimientos de los Estados Unidos debe quedar grabada en nuestros corazones y mentes.
Partidarios de Netanyahu protestan frente a la casa del fiscal general Avichai Mandelblit.Partidarios de Netanyahu protestan frente a la casa del fiscal general Avichai Mandelblit.
Partidarios de Netanyahu se manifiestan en Israel.
(Moti Kimchi)
En estos días, cuando el escenario público israelí continúa burbujeando debido a dos años consecutivos de una campaña electoral interminable, el punto de ebullición está muy cerca, demasiado cerca.
El odio y la polarización infundados exigen precios elevados, pero el más pesado de todos es la erosión de nuestra capacidad de recuperación nacional. Cuando cada grupo se siente amenazado, cuando todos se reúnen dentro de sus propios mundos, y no solo durante el cierre general por el coronavirus, la alienación resultante se profundiza con cada día que pasa; no solo entre individuos y grupos, sino también entre los ciudadanos y su país.
En estos días, todos los líderes deben actuar como una voz moderadora y tranquilizadora. Deben prestar atención a sus palabras, usar palabras para enfatizar la importancia de mantener las reglas del juego, levantarse y defender la democracia y sus principios rectores y detener la violencia.
La vida de una persona se define por las decisiones que toma a lo largo del camino. Y en estos días, todos estamos obligados a estar a la altura del momento y defender nuestra democracia.
Isaac Herzog es el presidente de la Agencia Judía para Israel y ex líder de la oposición en la Knesset
Comentarios 0