Trabajo remoto
Trabajo remoto
Shutterstock
Trabajo desde casa.

Trabajar desde casa es algo malo

Opinión. Moshe Debby, el autor de la nota, cree que otra ola de trabajo desde casa sería un golpe mortal para cientos de restaurantes, taxistas y vendedores ambulantes, y provocaría miles de despidos.

Moshe Debby * |
Published: 23.07.20 , 14:42
Advertencia: la opinión que se va a expresar a continuación no es popular. Uno de los fenómenos centrales de la crisis de COVID-19 ha sido pasar de trabajar en una oficina a trabajar desde casa. Durante el cierre, gran parte de la economía ha funcionado, o al menos ha intentado trabajar, desde el sofá. La recomendación de trabajar desde casa sigue apareciendo una y otra vez durante las discusiones en comités gubernamentales y estudios de televisión. Esta es supuestamente una solución mágica. La economía continúa funcionando, la tasa de infección disminuye, las carreteras están menos ocupadas, la contaminación disminuye y todos estan más felices. Desde mi experiencia, como empleador y como alguien que conoce algunas de las compañías más grandes de la economía desde adentro, trabajar desde casa es algo malo.
Hagamos estallar las burbujas una por una. El trabajo domiciliario es mucho menos productivo. Es verdad que uno puede estar más concentrado trabajando en pijama y puede completar más tareas. Pero estoy hablando sobre el panorama general y no sobre alguien en particular.
Trabajo desde casa. Trabajo desde casa.
Trabajo desde casa.
(Shutterstock)
Cuando los trabajadores se reúnen en la oficina, hay un proceso mutuo de fertilización que fomenta la creatividad, la innovación, la cooperación y ayuda a resolver problemas. La creatividad y la innovación por las que son famosos los israelíes se produce en los pasillos y durante la lluvia de ideas en espacios abiertos. Puede sentir que trabaja mejor cuando está solo, pero su contribución al negocio es menor. Multiplique eso por dos millones de empleados y recibirá un golpe muy severo a la productividad. Las empresas grandes y establecidas pueden no sentir esto, pero para las pequeñas y medianas empresas esto es un duro golpe en medio de la crisis más grande con la que hemos lidiado.
Trabajar desde casa está golpeando la economía en un momento crítico. Los centros de empleo en las grandes ciudades no son sólo grupos de oficinas, sino un ecosistema completo que incluye decenas de miles de trabajadores y cientos de empresas que brindan diferentes servicios como taxis, restaurantes, peluquerías y mucho más. Si bien el gobierno nos envió a todos a casa para tratar de mantener a nuestros niños pequeños fuera del marco en nuestras llamadas de Zoom, los propietarios de pequeñas empresas se han quedado sin medios de subsistencia. A pesar de que pueden abrir sus restaurantes y tiendas de acuerdo con las restricciones, los clientes ya no están cerca. No es ningún secreto que la economía está al borde del precipicio.
El gobierno debe permitir que cualquiera que pueda, especialmente los autónomos, se gane una vida respetable y no perjudique sus negocios innecesariamente. Otra ola de trabajo desde casa sería un golpe mortal para cientos de restaurantes, taxistas y vendedores ambulantes, y daría lugar a miles de despidos.
Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus. Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus.
Lugar de trabajo en tiempos de coronavirus.
(Shutterstock)
Tampoco reduce el riesgo de infrección el trabajo domiciliario. Según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Salud, la gran mayoría de las infecciones se producen en el hogar. Eso no es sorpresa. En términos generales, las oficinas son algo así como cápsulas. Piénselo: conoce a más o menos las mismas personas todos los días y pasa la mayor parte de su tiempo con ellos en el mismo espacio, haciendo un contacto relativamente mínimo con personas de fuera de la cápsula. La tentación de salir a la calle aumenta, de hecho, cuando estamos en casa. Por supuesto, todos los empleados son dedicados y hacen su trabajo correctamente, pero a veces sólo debe salir a la tienda de comestibles, llevar al niño a caminar o simplemente refrescarse afuera. Cuando todo está dicho y hecho, esto resulta en más contacto con extraños que durante un día en la oficina.
Trabajar desde casa parece ser la nueva gran tendencia en el mercado laboral, ya que los altos ejecutivos de la economía israelí y mundial creen que éste será el estándar en el futuro. Suena como una idea brillante en papel. Pero la realidad es mucho más compleja. Trabajar desde casa puede funcionar para empleados específicos, pero no es una solución sostenible para toda la economía. Lo que ahorramos en el tráfico lo perdemos en la pérdida de productividad y en los ingresos de las pequeñas y medianas empresas que son parte integral de los centros de empleo. El país no está invirtiendo cientos de miles de millones de dólares en soluciones de transporte masivo a sus centros metropolitanos sin ninguna razón. Cree que se convertirán en un motor de crecimiento significativo.
Trabajar en pijama puede ser cómodo, pero en realidad no funciona a largo plazo. Tomadores de decisiones: éste no es el momento de realizar experimentos con humanos. Puede ser menos interesante, pero a veces los empleadores veteranos saben qué es lo mejor para ellos y qué es lo mejor para los trabajadores y la economía.
* Moshe Debby es fundador y presidente Debby Group, agencia de relaciones públicas, comunicaciones de marketing y estrategia digital.

Comentarios 0