El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, pronuncia un discurso televisado desde su escondite, el 1 de noviembre de 2019
El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, pronuncia un discurso televisado desde su escondite, el 1 de noviembre de 2019
Ynet
Miembros de Hezbollah durante un discurso de Nasrallah en Líbano

Hezbollah interviene para guiar a las milicias iraquíes tras la muerte de Soleimani

Análisis. Múltiples fuentes afirman que las fuerzas respaldadas por Teherán están tratando de consolidar el control en el Medio Oriente para retomar las tareas llevadas a cabo por el general iraní eliminado

Reuters - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 12.02.20 , 12:19
Poco después de que el General iraní Qassem Soleimani fuera asesinado en un ataque de drones estadounidenses en Irak, la organización terrorista libanesa Hezbollah, apoyada por Teherán, llevó a cabo una reunión de urgencia con los líderes de la milicia iraquí, buscando unirlos frente al enorme vacío dejado por la muerte de su poderoso mentor, comentaron dos fuentes con conocimiento del asunto.
Las reuniones tenían por objeto coordinar los esfuerzos políticos de las milicias iraquíes, que perdieron no sólo a Soleimani sino también a Abu Mahdi al-Muhandis, un comandante paramilitar iraquí, en el ataque del 3 de enero en el aeropuerto de Bagdad.
HezbollahHezbollah
Miembros de Hezbollah durante un discurso de Nasrallah en Líbano
(EPA)
Aunque ofrecen pocos detalles, dos fuentes adicionales de una alianza regional pro-iraní confirmaron que Hezbollah ha intervenido para ayudar a llenar el vacío dejado por Soleimani al guiar a las milicias.
Las discusiones arrojaron luz sobre cómo Irán y sus grupos aliados están tratando de cimentar el control en el inestable Medio Oriente, especialmente tras el devastador ataque estadounidense al venerado líder militar.
Las milicias apoyadas por Teherán son fundamentales para los esfuerzos de Irán por mantener el control sobre Irak, donde los Estados Unidos todavía mantienen unos 5.000 soldados. El país ha experimentado años de guerra civil desde que las fuerzas estadounidenses derrocaron a Saddam Hussein y, más recientemente, el gobierno y las milicias han enfrentado crecientes protestas contra la influencia de Irán en el país.
En los meses anteriores a su muerte, Soleimani se había adentrado cada vez más en la crisis de Irak, celebrando reuniones con las milicias iraquíes en Bagdad mientras Teherán intentaba defender a sus aliados e intereses en su lucha por el poder con los Estados Unidos, mencionó una de las dos fuentes.
La participación de Hezbollah marca una expansión de su papel en la región. El grupo terrorista, fundado por los Guardianes de la Revolución de Irán en 1982, ha estado en el centro de la estrategia regional de Irán durante años, ayudando a Soleimani a entrenar a grupos paramilitares tanto en Irak como en Siria.
Miembros de Hezbollah durante el funeral de Soleimani en Irak Miembros de Hezbollah durante el funeral de Soleimani en Irak
Miembros de Hezbollah durante el funeral de Soleimani en Irak
(EPA)
Un funcionario regional pro-iraní sostuvo que la dirección de las milicias por parte de Hezbollah continuaría hasta que la nueva dirección de la Fuerza Quds, una unidad de los Guardias Revolucionarios dirigida por Soleimani desde 1998, consiga controlar la crisis política en Irak.
Las reuniones entre Hezbollah y los líderes de las milicias iraquíes comenzaron en enero, pocos días después del asesinato de Soleimani, según las dos fuentes iraquíes. Las mismas habrían tenido lugar en el Líbano o en Irán.
El jeque Mohammad al-Kawtharani, el representante de Hezbollah en Irak que trabajó estrechamente con Soleimani durante años para guiar a las milicias iraquíes, fue el anfitrión de las reuniones.
Kawtharani reprendió a los grupos, como Soleimani había hecho en una de sus últimas reuniones con ellos, por no haber logrado un plan unificado para contener las protestas populares contra el gobierno de Bagdad y los paramilitares que lo dominan. El gobierno y las milicias han matado a cientos de manifestantes, pero no han logrado contener la rebelión.
El jeque también instó a crear un frente unido en la elección de un nuevo primer ministro iraquí y se ha nombrado al ex ministro de Comunicaciones iraquí, Mohammed Tawfiq Allawi, un acontecimiento bienvenido por Irán y aceptado por los partidos vinculados a la milicia que respalda, pero al que se oponen los manifestantes.
El líder supremo de Irán llora en el funeral de Soleimani El líder supremo de Irán llora en el funeral de Soleimani
El líder supremo de Irán llora en el funeral de Soleimani
(AFP)
Grandes zapatos que llenar
Por ahora, Kawtharani se considera la figura más adecuada para dirigir las milicias iraquíes hasta que se pueda elegir un sucesor iraní permanente, aunque no posee ni de lejos la influencia y el carisma de Soleimani.
Una de las fuentes iraquíes cercanas a las milicias afirmó que Kawtharani se reunió con el clérigo populista iraquí Moqtada Sadr, una figura poderosa pero impredecible, para convencerlo de que apoyara al nuevo primer ministro iraquí, algo que luego ocurriría.
“Muchos líderes de la facción se ven a sí mismos como demasiado grandes e importantes para recibir órdenes”, mencionó uno de los informantes. “Por ahora, debido a la presión de Irán, están cooperando con él, pero dudo que eso continúe, y los iraníes lo saben”
Una de las fuentes pro-Irán, un comandante militar, aseguró que la participación de Hezbollah consistiría en la orientación política pero no en proporcionar milicianos y material para llevar a cabo represalias por el asesinato de Soleimani. Las milicias “no necesitan la intervención de Hezbollah porque tienen la fuerza, experiencia en combate y poder de fuego”, afirmó el comandante.
Se considera que Nasrallah, una figura que goza de un profundo respeto entre los aliados de Irán en toda la región, supervisa los esfuerzos de Kawtharani, según un alto líder chiíta.
En dos largos discursos televisados, Nasrallah rindió homenaje a Soleimani y prometió vengar su muerte.
El líder terrorista también ha declarado que el objetivo de Hezbollah y sus aliados es expulsar a las fuerzas estadounidenses de la región de una vez por todas, quienes han estado presentes en Irak desde 2014 como parte de una coalición que lucha contra el Estado Islámico.
Comentarios 0