Bennett
Bennett, nuevo primer ministro de Israel.
AFP
El primer ministro designado, Naftali Bennett, con el exaliado y líder religioso sionista, Bezalel Smotrich.

El sionismo religioso es una casa dividida

Opinión. La última agitación política ha servido para acentuar la diferencia de ideologías que amenaza con destrozar a este sector, enfrentando a miembros tradicionales y más liberales que creen en la unidad contra los conservadores que ven una guerra contra los valores judíos.

Chen Artzi Sror |
Published: 09.06.21 , 10:51
Todos los niños de la comunidad religiosa sionista reciben educación basada en el triángulo sagrado de la tierra de Israel, la Torá de Israel y el pueblo de Israel. Este triángulo isósceles contiene todo un mundo de valores, que en los últimos tiempos han comenzado a cambiar lentamente.
Durante años, la Tierra de Israel fue el vértice central del triángulo. El mayor temor que se apoderó de los sionistas religiosos fue la entrega de territorio, algo que solo se vio exacerbado por la retirada de 2005, cuando Israel evacuó todos sus asentamientos en Gaza.
4 צפייה בגלריה
El primer ministro designado, Naftali Bennett, con el exaliado y líder religioso sionista, Bezalel Smotrich.
El primer ministro designado, Naftali Bennett, con el exaliado y líder religioso sionista, Bezalel Smotrich.
El primer ministro designado, Naftali Bennett, con el exaliado y líder religioso sionista, Bezalel Smotrich.
(Moti Kimchi)
Y aunque la evacuación de Gaza fue una herida abrasadora que no sanó, empujó a la comunidad de colonos a expandirse dentro de Israel en forma de grupos (como el Torah Nucleus, que se traslada a comunidades judías necesitadas). Así comenzaron los jóvenes religiosos sionistas a integrarse en la formulación de políticas, la comunicación y el gobierno.
Ahora, los componentes del triángulo han cambiado nuevamente. La tierra de Israel, aunque indudablemente sigue siendo un tema importante, ya no es el principal: la mayoría de la población ocupa posiciones de derecha en lo que respecta a cuestiones de seguridad y política, y Cisjordania rebosa de asentamientos que probablemente nunca serán evacuados. Estas localidades que alguna vez fueron solitarias incluso se convirtieron en algo burguesas, un testimonio de la influencia del mundo exterior.
De este modo, actualmente son los principios de la "Torá de Israel" y el "pueblo de Israel" los que ocupan un lugar central. Las escuelas de los nacionalistas ultraortodoxos, que forman parte de la comunidad religiosa sionista pero con una mayor inclinación hacia la ideología haredí, han creado a lo largo de los años una cosmovisión completa que se opone estrictamente a lo que ellos denominan “posmodernismo”.
4 צפייה בגלריה
Los colonos protestan por los planes de anexión.
Los colonos protestan por los planes de anexión.
Los colonos protestan por los planes de anexión.
(Yoav Dudkevich)
Todo lo que busque cambiar la percepción de la vida familiar y promover la igualdad de género y el trato igual de los no judíos se percibe como una amenaza existencial para los cimientos mismos sobre los que se construyó el Estado judío. Esta nueva interpretación de mente estrecha de la "Torá de Israel" dicta que el "pueblo de Israel" debe ser salvado de la influencia extranjera.
Es una lucha que se libra en innumerables frentes: en la batalla para evitar el reclutamiento de niñas religiosas en el ejército, la guerra contra la privatización de los servicios rabínicos y la ridícula lucha contra el programa de distribución gratuita de libros infantiles en las escuelas.
Estas luchas sirven para promover la conspiración de que el Ministerio de Educación y las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) están controlados por una cábala estatal oscura y progresista, cuyos miembros usan dinero cristiano para controlar y alterar la conciencia de la gente con el fin de socavar y borrar la identidad judía de Israel.
4 צפייה בגלריה
La alcaldesa Eitan Kalisch Rotem abandonó el recinto durante la votación.
La alcaldesa Eitan Kalisch Rotem abandonó el recinto durante la votación.
Marcha del orgullo gay en Haifa.
(Municipalidad de Haifa)
Si bien puede sonar algo apocalíptico, es la creencia real de algunas de las figuras rabínicas más prominentes en el sector religioso de hoy. Creen que los principales culpables son los izquierdistas. No los que quieren evacuar los asentamientos para que surja un Estado palestino, sino los que marchan en el Desfile del Orgullo Gay y creen en la igualdad entre hombres y mujeres.
Y aunque la Yeshivá Har Hamor en Jerusalén es la más extrema en sus puntos de vista sobre estos temas, hay otros que siguen las mismas enseñanzas y buscan introducir estas ideas en los sistemas políticos y educativos nacionales.
La gran mayoría de los sionistas religiosos son mucho más liberales y, como tales, envían a sus hijos a yeshivas y movimientos juveniles premilitares. Pero es en estos mismos lugares donde a menudo se introducen visiones del mundo tan extremadamente conservadoras. A los padres se les promete excelencia académica, incluso cuando la ideología conservadora de la Torá se inyecta sigilosamente en la cabeza de sus hijos.
El punto de inflexión se produjo durante la reciente agitación política. A un lado estaba el líder de Yamina, Naftali Bennett, un portador de kippa, un acérrimo derechista y ahora primer ministro designado. Del otro lado estaban Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir, considerados demasiado extremistas para los religiosos sionistas pero que hoy encabezan un partido que se apropió del nombre religioso sionista.
4 צפייה בגלריה
Los líderes de Yesh Atid, Yair Lapid, y de Yamina, Naftalí Bennett, quienes se alternarán en el cargo de primer ministro.
Los líderes de Yesh Atid, Yair Lapid, y de Yamina, Naftalí Bennett, quienes se alternarán en el cargo de primer ministro.
Los líderes de Yesh Atid, Yair Lapid, y de Yamina, Naftalí Bennett, quienes se alternarán en el cargo de primer ministro.
(Raanan Cohen)
Su vehemente oposición a un gobierno de unidad con quienes consideran de izquierda, incluso si no buscan implementar su ideología política, es parte de una marcada diferencia ideológica. Estos extremistas creen en la unidad del movimiento juvenil sionista religioso Bnei Akiva, pero no en lo que respecta al gobierno.
Para estos extremistas, estar en el mismo gobierno que el líder laborista Merav Michaeli, el presidente de Meretz, Nitzan Horowitz o el presidente de Ra'am, Mansour Abbas, equivale a emitir una certificación kosher a una mujer feminista sin hijos y a un hombre gay que luchará por los derechos de sus hijos. Para ellos, la lucha ya no se trata de tierra. Creen que hoy deben luchar por lo que ven como el alma misma del pueblo judío.
Comentarios 0