Richard Kemp.
Richard Kemp.
Cortesía
Vladimir Putin y Ebrahim Raisi.

De Gaza a Kiev: suministro de armas y crímenes de guerra de Irán

Opinión. Teherán es cómplice de crímenes de guerra tanto contra Israel como contra Ucrania al financiar y suministrar armas que se utilizan contra civiles. Los países occidentales que hacen valer los principios de la jurisdicción universal están en condiciones de permitir acciones legales civiles para confiscar fondos y activos de Irán.

Coronel Richard Kemp |
Published: 24.05.23, 08:40
Hace días estuve en Kiev la noche en que sufrió el ataque con misiles más intenso desde que empezó la guerra hace más de un año. La ciudad de tres millones de habitantes, la séptima más poblada de Europa, fue blanco de misiles hipersónicos, balísticos y también de drones explosivos.
Esos drones fueron enviados a las fuerzas rusas por el régimen iraní, que también suministró y financió la fabricación de 1.468 misiles disparados contra Israel desde Gaza la semana anterior. Sólo los sofisticados sistemas de defensa antiaérea de Israel y Ucrania evitaron víctimas civiles masivas.
6 צפייה בגלריה
Vladimir Putin y Ebrahim Raisi.
Vladimir Putin y Ebrahim Raisi.
Vladimir Putin y Ebrahim Raisi.
(AP)
Una mujer en Kiev me explicó la amarga ironía de la familia de su amiga que había huido de los drones iraníes en la ciudad hacia la seguridad de Israel, donde luego se encontraron bajo el ataque de misiles iraníes.
Para colmo de males, algunos de los oligarcas de Putin, profundamente implicados en su guerra de agresión y sometidos a sanciones internacionales, también viven en Israel, como Alexei Miller, Igor Sechin, Roman Abramovich, Boris Rotenberg, Vladimir Potanin, Viatcheslav Kantor e Igor Shuvalov.
Tanto en Israel como en Ucrania, muchos civiles han muerto o sufrido lesiones que les han cambiado la vida, graves traumas psicológicos, destrucción de propiedades, privación de servicios esenciales y perjuicios económicos, directamente como consecuencia de las armas de guerra enviadas por Irán.
El régimen ha suministrado grandes cantidades de misiles Fajr-3, Fajr-5, M302 y otros a los terroristas de Gaza para atacar a civiles israelíes, así como tecnología y fondos para producir cohetes localmente y hasta lo admitieron.
Irán también ha suministrado drones y tecnología de ese tipo a Hamás, la Jihad Islámica y Hezbollah; en julio de 2022, las FDI derribaron tres drones iraníes lanzados desde Líbano por Hezbollah hacia el yacimiento de gas de Karish y, al mes siguiente, la Jihad Islámica fracasó en un intento de atacar la plataforma de gas de Tamar con un dron disparado desde Gaza.
6 צפייה בגלריה
Cohetes lanzados desde Gaza contra Israel durante la Operación Escudo y Flecha.
Cohetes lanzados desde Gaza contra Israel durante la Operación Escudo y Flecha.
Cohetes lanzados desde Gaza contra Israel durante la Operación Escudo y Flecha.
(AFP)
Teherán ha negado haber suministrado drones a las fuerzas rusas desde la invasión de febrero de 2022, pero los análisis occidentales de los fragmentos derribados demuestran que es mentira, a pesar de los burdos esfuerzos rusos por ocultar su origen.
Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han sancionado a empresas y personas implicadas en la adquisición de equipos para el programa de drones de Irán y en el suministro de drones a Rusia. Estados Unidos también sanciona a entidades gubernamentales iraníes que apoyan a Hezbollah, Hamás y la Jihad Islámica.
En Ucrania, cientos de drones letales iraníes Shahed-131, Shahed-136 y Mohajer-6 han alcanzado edificios residenciales, escuelas, hospitales, parques infantiles, plantas de tratamiento de aguas residuales y centrales eléctricas. Muchos civiles han resultado muertos y gravemente heridos. Sólo a principios de este mes, en una sola oleada de ataques nocturnos con drones en la región de Kherson, murieron 21 civiles y 48 resultaron heridos.
Según el derecho internacional, es ilegal atacar deliberadamente a civiles e instalaciones civiles y, por tanto, en Israel como en Ucrania, estos ataques son crímenes de guerra. Los autores contra los israelíes son Hamás, la Jihad y otros grupos terroristas; contra los ucranianos, es la Federación Rusa.
Pero en ambos casos, Irán comparte la culpabilidad, ayudando e instigando crímenes de guerra mediante la financiación y el suministro de armas que se utilizan contra civiles.
En ambos conflictos, sin embargo, la culpabilidad de Irán va más allá del suministro. Teherán intenta maximizar el número de víctimas mortales de los grupos terroristas que atacan a civiles israelíes, incluso mediante la creación de una sala de guerra en Beirut para coordinar sus actividades asesinas.
Y según la Casa Blanca, Irán ha desplegado instructores y equipos de apoyo técnico sobre el terreno en la Crimea ocupada para ayudar a las fuerzas rusas a disparar drones contra Ucrania.
6 צפייה בגלריה
Ataque con drones rusos a Kiev el lunes
Ataque con drones rusos a Kiev el lunes
Ataque con drones rusos a Kiev.
(Foto: AFP)
Análisis recientes muestran también que Irán modificó las ojivas de sus drones utilizando capas de pequeños fragmentos metálicos para maximizar los daños contra objetivos de infraestructuras, como centrales eléctricas, que han sido uno de los principales focos de los ataques. Además, Moscú y Teherán planean establecer una fábrica de drones dentro de Rusia para permitir un suministro mayor y más rápido, y que podría estar ya en funcionamiento.
El enjuiciamiento internacional por crímenes de guerra contra Hamás y la Jihad Islámica sería complicado porque se trata de actores no estatales y la Autoridad Palestina, aunque algunos la consideran una entidad cuasi estatal, no es de hecho un Estado y no tiene capacidad para poner fin a sus acciones. Los actos terroristas, algunos de los cuales equivalen a crímenes de guerra, son perseguidos por el código penal israelí.
En el caso de Ucrania, es más sencillo, y Andriy Kostin, Fiscal General del país, afirma que ya se han documentado más de 65.000 presuntos crímenes de guerra rusos, con algunos juicios en curso y otros ya concluidos.
Muchos países occidentales apoyan la creación de un tribunal al estilo de Nuremberg para juzgar los crímenes de agresión y de guerra cometidos por Rusia, y se están llevando a cabo investigaciones internacionales, incluida la Corte Penal Internacional.
Sin embargo, hasta ahora se ha prestado muy poca atención a la complicidad iraní: es esencial que el régimen iraní y su aparato de suministro de armas rindan cuentas y sean incluidos en estos procesos, como lo fueron en Núremberg los industriales que ayudaron a la maquinaria asesina nazi.
6 צפייה בגלריה
Dron kamikaze durante ataques a Kiev el lunes
Dron kamikaze durante ataques a Kiev el lunes
Dron kamikaze durante ataques a Kiev.
(Foto: AFP)
Todo esto tardará años en llegar a buen puerto, pero mientras tanto, las medidas punitivas contra Irán pueden comenzar prácticamente de inmediato. Deberían iniciarse litigios civiles concertados a gran escala contra el gobierno iraní, sus apoderados y las empresas que facilitan su suministro de armas tanto a las fuerzas rusas como a los terroristas de Gaza y otros lugares.
Esto permitiría que los tribunales confiscaran fondos y activos -que podrían ascender a miles de millones de dólares- para indemnizar a las víctimas de atentados ilegales.
Se calcula que 100.000 millones de dólares de fondos iraníes permanecen congelados en bancos de todo el mundo. Estos fondos deberían destinarse a compensar a las víctimas de Irán en Ucrania, Israel y otros países en los que los ayatolás siembran el terror suministrando armas.
Otros objetivos de las acciones legales son los bancos iraníes y entidades corporativas que participan como intermediarios que permiten el suministro de aviones no tripulados y piezas de armas procedentes de terceros países.
6 צפייה בגלריה
La bandera iraní.
La bandera iraní.
La bandera iraní.
(Reuters)
Además de inhibir y tal vez disuadir a Irán, también enviaría una advertencia a otros países que están considerando apoyar el terrorismo yihadista y la guerra ilegal de Rusia, como China, de la que se sabe que suministra drones y otros materiales relacionados con armas a Rusia y tecnología de misiles a Irán, además de ayudar a evadir las sanciones; y Sudáfrica, que ha sido acusada de suministrar armas a Moscú.
A pesar de imponer sanciones a Irán por su apoyo militar a Rusia, los gobiernos occidentales aún no han adoptado una línea suficientemente dura. Europeos y estadounidenses siguen empeñados en apaciguar a los ayatolás con el fin de convencerles de que vuelvan al profundamente defectuoso acuerdo nuclear de Obama, el JCPOA.
Si de verdad quisieran frenar la agresión iraní, los miembros del P5+1 ya habrían reactivado las sanciones de la ONU en virtud de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad, refrendando el JCPOA, que Teherán está violando al exportar drones de más de 300 kilómetros de alcance a Rusia.
En lugar de tratar cobardemente de apaciguar a Irán, los gobiernos occidentales deberían utilizar todas las herramientas a su disposición para tomar medidas enérgicas contra su exportación de terror, incluyendo el fomento y el apoyo a los litigios civiles para incautar fondos.
6 צפייה בגלריה
Irán exhibe sus misiles durante una marcha militar.
Irán exhibe sus misiles durante una marcha militar.
Irán exhibe sus misiles durante una marcha militar.
(Shutterstock)
El fracaso continuado a la hora de disuadir y desbaratar enérgicamente a Irán le animará a seguir armando a los terroristas de Gaza y a otros apoderados, a aumentar el suministro de drones letales a Rusia y también, en su momento, a equipar a Moscú con potentes misiles balísticos de largo alcance que, combinados, multiplicarán la muerte y la destrucción contra las poblaciones civiles tanto en Israel como en Ucrania.
Coronel Richard Kemp, ex comandante del ejército británico
Comentarios 0