Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.
Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.
AFP
Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.

Muerte de Shireen Abu Akleh: Israel no debe repetir errores del pasado

Opinión: Cuando se trata de víctimas civiles, las experiencias pasadas nos han enseñado a no emitir disculpas infundadas de inmediato, sino a ignorar el ruido exterior para llevar a cabo una investigación exhaustiva y encontrar la verdad absoluta.

Giora Eiland |
Published: 14.05.22, 16:23
En 2001, durante los primeros días de la Segunda Intifada, Muhammad al-Durrah, de 12 años, murió durante un feroz tiroteo en Gaza entre las fuerzas de las FDI y militantes palestinos.
Un reportero de la televisión francesa, que filmó el momento en que el niño fue baleado, testificó que fue asesinado por soldados de las FDI.
3 צפייה בגלריה
Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.
Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.
Imágenes de Muhammad al-Durrah, de 12 años, con su padre.
(AFP)
En aquel entonces, yo era el jefe de la Dirección de Planificación del Ejército y –debido a los innumerables intercambios de fuego que tuvieron lugar en el momento del incidente, y debido a que fue informado por un canal de medios europeo y no árabe– asumí que el relato de los testigos oculares era correcto.
Fue entonces cuando cometí un error imperdonable: asumí la responsabilidad pública por la muerte del niño frente a los medios extranjeros. Expliqué que el incidente fue precedido por disparos masivos palestinos hacia un asentamiento israelí, y los palestinos empujaron deliberadamente a los niños a la línea del frente. Creí que sería suficiente como explicación. Estaba gravemente equivocado.
Una investigación exhaustiva del incidente, llevada a cabo por las FDI, reveló que el niño fue casi seguramente asesinado por fuego palestino. Además, comenzaron a surgir pruebas sólidas, que apuntaban a la posibilidad de que el niño no fuera asesinado en absoluto, y que toda la prueba fue escenificada.
Unos dos años y medio después, en abril de 2003, se produjo otro asesinato de alto perfil en Jenin. Una fuerza de comando israelí persiguió a un terrorista solitario en las proximidades de una instalación de la ONU.
3 צפייה בגלריה
Shireen Abu Akleh
Shireen Abu Akleh
La periodista palestina Shireen Abu Akleh
(AP)
Durante la persecución, algunos de los soldados identificaron y posteriormente mataron a una figura sospechosa, que más tarde se reveló que era un alto funcionario de inteligencia británico que trabajaba para la ONU. Los dos hijos del hombre eran oficiales de las Fuerzas Especiales del Reino Unido. Llegaron a Jenin, llevaron a cabo su propio interrogatorio de los llamados testigos palestinos y luego acusaron a las FDI de asesinato premeditado.
Como jefe de la Dirección de Planificación, fui responsable de las relaciones con países extranjeros. Y así, el entonces jefe de gabinete me pidió que volara a Londres para emitir una disculpa formal y reunirme con el entonces secretario general de la ONU, Koffi Annan. Dije que lo haría, pero sólo después de que yo mismo realice una investigación exhaustiva del tiroteo. Mi investigación reveló que el asesinato del hombre fue un desafortunado error que ocurre en los campos de batalla.
Los soldados vieron que el hombre sostenía un arma a pocos metros de ellos, y concluyeron que debía ser eliminado de inmediato. En retrospectiva, resultó que no tenía un arma en la mano, sino un gran teléfono satelital.
¿Fue un evento trágico? Sí. ¿Un error profesional? Quizás. Pero ciertamente no fue un "asesinato premeditado".
3 צפייה בגלריה
La escena del tiroteo de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh.
La escena del tiroteo de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh.
La escena del tiroteo de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh.
(AFP)
Con una presentación detallada de mi investigación, volé a Londres y Nueva York. Pude convencer no sólo al subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores británico, sino incluso a los dos hijos de la víctima, así como al secretario general de la ONU y a algunos generales que trajo a la reunión.
Estos eventos nos llevan a tres conclusiones, que son extremadamente relevantes para la muerte de la reportera de Al-Jazeera que murió el miércoles durante un intercambio de disparos en Jenin. Primero, hay eventos que deben investigarse a fondo, siempre que las FDI se comprometan a terminar las investigaciones en una fecha específica y, finalmente, publicar sus hallazgos.
En segundo lugar, el propósito de una investigación no es probar que "las FDI son el ejército más ético del mundo", sino encontrar la verdad, incluso si es dolorosa o vergonzosa.
En tercer lugar, si la conclusión es que el asesinato fue causado por la otra parte, es imperativo encontrar pruebas que convenzan no sólo al público israelí, sino también a la comunidad internacional.
Comentarios 0