Sever Plocker
Sever Plocker.
Ynet
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.

El peligro de que Israel se convierta en un Estado binacional

Opinión. En su cumpleaños 74, Israel es una democracia floreciente, con una economía y sociedad prósperas. Por eso debe hacer todo lo posible para impedir que se establezca un Estado binacional dentro de sus fronteras.

Sever Plocker - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 05.05.22, 11:31
Dentro de un año Israel celebrará su 75º año de independencia y soberanía. Y en nuestras tarjetas de felicitación todos deberíamos desear que Israel mantenga su principio más importante como país: la democracia.
La democracia es crucial para la salud del gobierno. Su valor se revela sólo cuando falta, cuando es parcial, cuando no funciona. Carecer de democracia es similar a carecer de buena salud: nos damos cuenta cuando ya no está ahí, y cuando lo hacemos, es difícil respirar, crecer, pensar, conocer y amar.
4 צפייה בגלריה
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
(AFP)
Los regímenes no democráticos siempre se derrumban, y la democracia siempre persevera porque sólo una democracia es capaz de ajustarse a los cambios del tiempo, de reinventarse.
Israel no sólo sobrevivió 74 años, sino que lo hizo bien y con honor. Lo logró a pesar de las difíciles circunstancias y del entorno hostil, a pesar de -y no gracias a- la amplia gama de opiniones de su sociedad. La diversidad de opiniones y discursos es el pan de cada día de la democracia, no su debilidad. Por eso, el poder de la democracia reside en su capacidad para resolver disputas, seguir adelante y prosperar.
Hay quien dice que a las democracias les cuesta dejar atrás viejos hábitos, porque los cambios exigen debates, compromisos y consideraciones. Esto contrasta con los regímenes autoritarios -a menudo dictatoriales- en los que cada decisión está en manos de un líder con culto a la personalidad. Sin embargo, la historia nos demostró qué sistema resiste a largo plazo. Aunque los regímenes tiránicos parezcan fuertes, en el fondo se pudren.
4 צפייה בגלריה
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
Israelíes celebrando el Día de la Independencia.
(AFP)
Los líderes autoritarios no tienen tendencia a desviarse del camino que ellos mismos pavimentaron, aunque les lleve a un callejón sin salida. Los dictadores se ciñen a su primer borrador, normalmente revisado por varios charlatanes de confianza. Viven con el temor de que cualquier desviación de ese borrador pueda socavar su omnipotente estatus. Lo más importante para los dictadores es no parecer débiles, no aparecer como indulgentes ante comentaristas externos. Y si el pueblo ya no se cree la "sabiduría" del líder, se verá obligado a hacerlo, lo que no es sostenible.
Hay infinidad de ejemplos: los siglos XX y XXI son ricos en líderes que se empeñaron en llevar a sus naciones a un precipicio. Las democracias, sin embargo, están sometidas a la presión pública y electoral, lo que obliga a los gobiernos a desviarse cuando la realidad les golpea. El cambio es lo que salva y protege a las democracias. También es lo que destruye las dictaduras con el tiempo.
4 צפייה בגלריה
Sirios protestan contra el presidente Bashar al-Assad en la ciudad de Daraa en 2011.
Sirios protestan contra el presidente Bashar al-Assad en la ciudad de Daraa en 2011.
Sirios protestan contra el presidente Bashar al-Assad en la ciudad de Daraa en 2011.
(AP)
No existe la democracia perfecta, y nadie conoce mejor esta lucha que Israel. En sus inicios, el Estado judío jugó con un gobierno autoritario y privó a sus ciudadanos árabes de los derechos democráticos básicos. La mayoría de estas tendencias no democráticas se borraron con el tiempo. A día de hoy, Israel es una democracia floreciente, y por tanto también una economía y una sociedad prósperas.
Sin embargo, la realidad es que la limitación de seguridad que obliga a Israel a seguir ocupando partes de Cisjordania choca con los ideales de la mayoría de las democracias, y es muy difícil de aceptar. Pero no basta con considerar a Israel una dictadura o un régimen autoritario. El verdadero problema saldrá a la luz dentro de unos años, cuando se establezca inevitablemente el Estado binacional que unirá Israel y Cisjordania.
Un análisis común de las consecuencias de la solución de un solo Estado nos diría que la binacionalidad en Israel acabaría con este país como estado judío y democrático. Y la democracia de Israel es la base de nuestra independencia.
4 צפייה בגלריה
Monumento a la bandera de "Palestina" en Jenín.
Monumento a la bandera de "Palestina" en Jenín.
Monumento a la bandera de "Palestina" en Jenín.
(AFP)
Debemos utilizar todos nuestros recursos y esfuerzos colectivos para evitar los peligros de un estado binacional antes de que sea demasiado tarde. Así que, al celebrar este Día de la Independencia, debemos recordar que si no hubiera sido por la democracia, el Estado judío no habría sobrevivido.
Comentarios 0