Una de las protestas contra Netanyahu.
Una de las protestas contra Netanyahu.
Nadav Abas
 El ex primer ministro Benjamin Netanyahu y el fiscal general Avichai Mandelblit.

Acuerdo de culpabilidad de Netanyahu: el menor de los males

Opinión: El juicio por corrupción del ex primer ministro ha erosionado la confianza del público en el estado de derecho, tal vez irreversiblemente; es por eso que un acuerdo de culpabilidad es casi una necesidad si deseamos reconstruir la confianza rota y reparar la grieta en nuestra sociedad.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 18.01.22, 15:03
El juicio por corrupción del ex primer ministro Benjamin Netanyahu está en curso, y con cada día que pasa el asunto no se resuelve y se vuelve más complejo, la brecha entre el público sigue ampliándose y la confianza en el sistema judicial sigue erosionándose.
Nada bueno puede salir de cuatro o cinco años más de este juicio, que seguramente causará más daño que bien.
5 צפייה בגלריה
 El ex primer ministro Benjamin Netanyahu y el fiscal general Avichai Mandelblit.
 El ex primer ministro Benjamin Netanyahu y el fiscal general Avichai Mandelblit.
El ex primer ministro Benjamin Netanyahu y el fiscal general Avichai Mandelblit.
(Moti Kimchi, Yoav Dudkevitch)
El esperado acuerdo de culpabilidad entre el fiscal general Avichai Mandelblit y Netanyahu es, sin duda, menos que una solución estelar por un número infinito de razones.
Un acuerdo demostrará que la ley no trata a todos por igual y, de hecho, diferencia entre las clases sociales. Sin mencionar que deshará años de investigación, destruyendo todas las pruebas reunidas en el proceso.
El problema, sin embargo, es que la alternativa es mucho, pero mucho, peor.
Estamos mucho mejor terminando esta saga ahora para poder reparar el daño que hemos creado. Unos pocos años más de este juicio pueden arrojar al público israelí al abismo.
5 צפייה בגלריה
 Manifestantes protestan contra un acuerdo de culpabilidad de Netanyahu frente a la casa de Mandelblit en Petah Tikva.
 Manifestantes protestan contra un acuerdo de culpabilidad de Netanyahu frente a la casa de Mandelblit en Petah Tikva.
Manifestantes protestan contra un acuerdo de culpabilidad de Netanyahu frente a la casa de Mandelblit en Petah Tikva.
(Tal Shahar)
Es cierto que la repentina participación de Aharon Barak, un presidente retirado de la Corte Suprema y autoproclamado aliado de Netanyahu, es desconcertante. Sabemos que Barak no metió la nariz en este asunto por su propia voluntad, ni habló con Mandelblit por su propia voluntad.
Obviamente, Netanyahu eligió a Barak, que es una figura de alto perfil en el sistema judicial, para allanar el camino para el acuerdo de culpabilidad.
El propio Barak también sabe que este asunto continuo no hace más que aplastar la confianza del público en el estado de derecho.
Esta vez su participación podría ser realmente útil porque, a diferencia de los casos de corrupción anteriores, el juicio de Netanyahu es una historia completamente diferente.
5 צפייה בגלריה
 Netanyahu y el ex presidente de la Corte Suprema Aharon Barak.
 Netanyahu y el ex presidente de la Corte Suprema Aharon Barak.
Netanyahu y el ex presidente de la Corte Suprema Aharon Barak.
(Hadar Yoavian, Moti Kimchi)
Es dudoso que haya una interpretación objetiva de lo que está sucediendo en esa sala del tribunal. Cada comentarista sale con un análisis políticamente sesgado que hace que sea extremadamente fácil conocer su postura sobre el asunto.
Los opositores al ex primer ministro dirán que su condena está casi garantizada gracias a los testimonios del ex asesor de Netanyahu Nir Hefetz y el ex CEO de Walla, Ilan Yeshua.
Los defensores del ex primer ministro, por su parte, argumentarán que los dos han diezmado cualquier posibilidad de condena con sus testimonios.
Puede haber algunas personas justas que se reserven su juicio hasta que se tome una decisión judicial, pero en lo que respecta a todos los demás, el veredicto ya está emitido y se basa únicamente en la posición política.
5 צפייה בגלריה
El empresario Ilan Yeshua dando testimonio en el juicio por corrupción de Netanyahu.
El empresario Ilan Yeshua dando testimonio en el juicio por corrupción de Netanyahu.
El empresario Ilan Yeshua dando testimonio en el juicio por corrupción de Netanyahu.
(Amit Shabi)
Incluso si el sistema judicial está llevando a cabo el juicio de Netanyahu de la manera más justa posible, a pesar de que algunos académicos dicen que no hay posibilidad de que eso realmente suceda, el tribunal de la opinión pública no tiene la capacidad de hacer lo mismo.
Parece que alabamos el estado de derecho sólo cuando conduce al resultado que deseamos.
Cuando la acusación se retrasó originalmente, los oponentes de Netanyahu vieron a Mandelblit como un portavoz y un compinche del ex primer ministro. Sin embargo, desde el día en que finalmente presentó esa acusación, fue visto como un títere por los partidarios de Netanyahu.
La noticia de un inminente acuerdo de culpabilidad ha vuelto a barajar la imagen de Mandelblit. Una vez más es visto como el enemigo de la nación por aquellos que se oponen a Netanyahu.
5 צפייה בגלריה
 Netanyahu sale de una reunión con su abogado.
 Netanyahu sale de una reunión con su abogado.
Netanyahu sale de una reunión con su abogado.
(Moti Kimchi)
¿De qué sirven la justicia, el procedimiento adecuado, la evidencia y los recursos exorbitantes invertidos para llegar a una acusación cuando el resultado final es la completa falta de confianza del público en la aplicación de la ley y el estado de derecho?
El juicio de Netanyahu sirve para provocar un acalorado y doloroso debate público sobre el sistema de justicia, su autoridad y su legitimidad.
Nunca hubo un complot para sacar a Netanyahu del poder, pero hubo motivación, lo que llevó a la persecución.
La declaración de Mandelblit de que "Netanyahu puso en peligro la democracia", y el posterior cambio de gobierno fue "obra de Dios" es una prueba más de la motivación de que se ha convertido en persecución política.
La evidencia reunida en contra de Netanyahu pinta una imagen clara de la corrupción.
Y, sin embargo, Netanyahu no es un dechado de virtud.
La evidencia reunida en su contra pinta una imagen clara de la corrupción, y es por eso que se puede suponer que el acuerdo de culpabilidad resultará, más o menos, en el mismo resultado que un juicio prolongado.
Entonces, ¿realmente vale la pena gastar años y millones de shekels, todo mientras se arriesga a más daño a nuestro tejido de la vida, sólo para alcanzar el mismo resultado?
Comentarios 0