Asamblea General de la ONU.
Asamblea General de la ONU.
AP
Banderas de Alemania e Israel.

Cuando se trata de Israel, la propaganda triunfa sobre los hechos

Opinión. Los actos celebrados en Tel Aviv donde se pide que se compare el Holocausto con la Nakba palestina y la votación de la ONU para que la CIJ investigue a Israel son todos intentos de construir una narrativa antisemita mientras se socava la exactitud histórica.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 14.11.22, 12:32
El Goethe-Institut de Tel Aviv, un instituto de lengua y cultura alemana, iba a celebrar la semana pasada un acto titulado "el Holocausto, la Nakba y la memoria cultural alemana".
Tras una oleada de protestas, incluidas del Ministerio de Asuntos Exteriores, el acto se pospuso y se retituló "comprender el dolor ajeno". Tras nuevas protestas, el instituto anunció que el acto se pospondrá de nuevo debido a los "considerables disturbios previstos".
5 צפייה בגלריה
Banderas de Alemania e Israel.
Banderas de Alemania e Israel.
Banderas de Alemania e Israel.
(AFP)
El Goethe-Institut emitió posteriormente un comunicado: "El recuerdo sigue siendo un campo políticamente controvertido. Los judíos se centran en el Holocausto, mientras que los palestinos lo hacen en el fatídico año 1948, cuando cientos de miles de ellos se vieron obligados a huir en lo que se conoce en árabe como La Nakba.
¿Qué daño hace el hecho de discutir "el dolor de los demás"? Suena bien. Pero es un fraude. Comparar el trauma nacional con la memoria cultural es legítimo, pero en este caso, se hace en aras de la propaganda política, con el objetivo de alterar la conexión histórica entre la Nakba y el Holocausto.
Ambos acontecimientos se produjeron debido a una ideología de erradicación. Fue el líder de los árabes palestinos, Hajj Amin al-Husseini, quien en 1941 llegó a Berlín llamando a matar a todos los judíos.
Fue el secretario general de la Liga Árabe, Abdul Rahman Azzam, quien negociaba con los líderes de los primeros asentamientos judíos en Israel, al tiempo que amenazaba con que "habrá una guerra de aniquilación".
5 צפייה בגלריה
El jefe de las SS Heinrich Himmler y el muftí Hajj Amin al-Husseini dándose la mano.
El jefe de las SS Heinrich Himmler y el muftí Hajj Amin al-Husseini dándose la mano.
El jefe de las SS Heinrich Himmler y el muftí Hajj Amin al-Husseini dándose la mano.
(Archivo)
Fue el fundador de los Hermanos Musulmanes, Hassan al-Banna, quien dijo que "si se establece un Estado judío, el pueblo árabe arrojará al mar a los judíos que se encuentren en él".
Y fue Fawzi al-Qawuqji, una figura militar nacionalista árabe en el periodo de entreguerras, quien ayudó a los nazis en sus esfuerzos de propaganda, y luego sirvió como comandante de campo del Ejército de Liberación Árabe durante la Guerra de la Independencia en 1948. La mayoría de los árabes palestinos de la época, al igual que sus líderes, también apoyaron a los nazis.
Se está produciendo una distorsión de la memoria, que pretende borrar cualquier recuerdo del hecho de que el levantamiento árabe contra el propio establecimiento de Israel estuvo directamente influenciado por ideología nazi.
Sin embargo, es de suponer que ninguno de estos temas se habría discutido durante el evento del Goethe-Institut, ¡que se iba a celebrar en Tel Aviv!
Esto se debe a que el objetivo era, y sigue siendo, justificar la narrativa legitimada, según la cual, los judíos fueron las víctimas de los nazis, y ahora los palestinos son las víctimas de los judíos.
5 צפייה בגלריה
Manifestación antiisraelí en Berlín.
Manifestación antiisraelí en Berlín.
Manifestación antiisraelí en Berlín.
(EPA)
Uno de los oradores del evento debía ser el profesor Amos Goldberg. Se suponía que iba a dar una conferencia titulada "La realidad del conflicto, la ocupación y el apartheid". Al igual que en su día se perpetuaron falsas narrativas contra el pueblo judío, ahora se perpetúan contra el Estado judío.
Se pueden hacer comparaciones, pero la más adecuada sería una que comparara las llamadas Nakbas que se produjeron en todo el mundo desde el final de la Primera Guerra Mundial en 1918, que llevaron al establecimiento de muchos estados-nación que pretendían deshacerse de las minorías.
Durante la primera mitad del siglo XX se produjo una ola de deportaciones de minorías. Nakbas sin fin a la vista. Los alemanes también sufrieron su propia Nakba: más de 12 millones de alemanes fueron deportados de la República Checa, Polonia y otras naciones.
Si se quiere comparar, se podría comparar entre las Nakbas alemana y palestina, que tienen un denominador común: un agresor que quería aniquilar, y los que se pusieron de su lado acabaron pagando el precio.
5 צפייה בגלריה
Protesta antiisraelí de jóvenes estadounidenses.
Protesta antiisraelí de jóvenes estadounidenses.
Protesta antiisraelí de jóvenes estadounidenses.
También se pueden comparar las Nakbas judía y palestina. Los judíos que vivían en Estados árabes no declararon la guerra a los países en los que vivían. Aun así, sufrieron persecuciones y la confiscación de sus pertenencias.
Los árabes, en cambio, declararon la guerra a Israel. El resultado fue la Nakba. Pero, ¿cuántos actos se organizan para conmemorar la Nakba judía? Triunfa la propaganda, no la investigación histórica.
Israel se enfrenta a una campaña multifacética. La Asamblea General de la ONU decidió la semana pasada pedir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que examine la legitimidad de la supuesta ocupación israelí de los territorios palestinos.
Las potencias occidentales no apoyaron la votación en la ONU, pero muchas de ellas, incluido el gobierno alemán, siguen financiando organismos que respaldan el boicot a Israel.
Por ejemplo, la Fundación Rosa Luxemburg. Fue fundada por Die Linke, el partido de izquierda alemán, y es la encargada de financiar el mencionado evento en Tel Aviv. También se ocupa del conflicto palestino-israelí financiando organizaciones que niegan el derecho de Israel a existir y apoyan el "derecho al retorno" palestino, un principio que dice que todos los refugiados palestinos y sus descendientes tienen derecho a establecerse en Israel.
5 צפייה בגלריה
Asamblea General de la ONU.
Asamblea General de la ONU.
Asamblea General de la ONU.
(AP)
Tampoco es una coincidencia que el parlamento alemán aprobara en 2016 la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), pero la fundación Rosa Luxemburg sigue financiando organizaciones que se consideran antisemitas según esa misma definición.
Por último, y no menos importante, el profesor Amos Goldberg fue quien firmó un pedido al gobierno alemán, instándolo a no adoptar la definición de la IHRA.
Comentarios 0