Legisladores haredíes.
Legisladores haredíes.
Rafi Kotz
Trabajadores heredíes.

El público laico de Israel no "patrocina" a los estudiantes de la yeshiva

Opinión. El 65% de los ultraortodoxos del país son activos en el mercado laboral gracias a los estudiantes de yeshiva que dedican su vida a rezar. Ahora, muchos se oponen a la elevada cantidad de miembros de la Knesset religiosos en la coalición, mi sugerencia es darles una oportunidad.

Arye Erlich - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 17.11.22, 14:34
Conozca a Zeevi Tepper, un hombre ultraortodoxo de 35 años del asentamiento central israelí de Elad, padre de seis hijos y titular de una licencia de piloto.
Tepper está en la recta final de las 250 horas de vuelo necesarias para operar un avión de pasajeros, y en medio de sus estudios de Derecho. Por si fuera poco, trabaja a doble turno para financiarlo todo.
4 צפייה בגלריה
Trabajadores heredíes.
Trabajadores heredíes.
Trabajadores heredíes.
(Amit Shabi)
Durante nuestra conversación de hace unos días, compartió que su objetivo es completar 1.000 horas en la cabina de mando en los próximos años, y convertirse en piloto a tiempo completo en la aerolínea El Al, compañía de bandera de Israel.
Tepper es uno de los muchos jóvenes haredíes que desean adquirir educación y empleo. Muchos hombres y mujeres ultraortodoxos como él se dedican a todo tipo de profesiones de prestigio, como asesores fiscales, contables, abogados, arquitectos, psicólogos y puestos en el mercado privado. Además, los haredí suelen desempeñar funciones de técnicos de aire acondicionado, electricistas, conductores de camiones y trabajadores de tiendas.
Hasta este año, el 65% de los ultraortodoxos de Israel están activos en el mercado laboral, tanto hombres como mujeres. La tasa de empleo entre ellos es del 52%, que es baja en relación con las expectativas de la economía israelí en general.
4 צפייה בגלריה
Estudiantes de la Yeshiva.
Estudiantes de la Yeshiva.
Estudiantes de la Yeshiva.
(Amit Shabi)
Presento esto como introducción a un debate sobre una cuestión que surgió ante la petición de los partidos ultraortodoxos de aumentar la financiación de los estudiantes de la yeshiva tras años de recortes. Quienes creen que el tema de los haredi en el mercado laboral contradice esa petición, no conocen verdaderamente el mundo ultraortodoxo.
La mayor parte del público ultraortodoxo -incluidos los que trabajan duro para ganarse la vida- ve a los estudiantes de yeshiva que dedicaron sus años de juventud al estudio de la Torá, como salvadores que permiten al resto del sector participar en el mercado laboral gracias a su santa labor de rezar por todos nosotros. En otras palabras, el hecho de que en cada momento haya estudiantes de la yeshiva que estudian la Torá, es lo que permite a otros miembros de la comunidad haredí participar en el mundo práctico moderno: trabajar, pagar impuestos y contribuir a la economía y la sociedad israelí.
En los últimos días se ha argumentado que los 1.314 NIS (388 USD) que cada estudiante de yeshiva recibiría potencialmente con las reformas propuestas, actuarían como un incentivo negativo para entrar en el mercado laboral y suprimirían el crecimiento económico. Este es un argumento absurdo. Me resulta difícil creer que esta suma de dinero desempeñe realmente un papel a la hora de determinar si un individuo debe estudiar la Torá o trabajar.
4 צפייה בגלריה
Legisladores haredíes.
Legisladores haredíes.
Legisladores haredíes.
(Rafi Kotz)
Los estudiantes de la yeshiva han sobrevivido hasta ahora con la ayuda del gobierno de 680 NIS (200 USD), no porque la utilizaran para obtener capital y hacerse ricos, sino porque realmente creen que la Torá es el camino.
He aquí otra estadística que hay que tener en cuenta antes de provocar: La esposa de cada estudiante de la yeshiva es una mujer trabajadora. Cientos de miles de mujeres ultraortodoxas están empleadas en muchos campos -desde la educación hasta la alta tecnología- y, por tanto, participan en la economía.
Por tanto, de forma indirecta, los impuestos que las mujeres pagan al Estado cubren parte del presupuesto que se destina a financiar a sus maridos que asisten a la yeshiva. Por tanto, argumentar que los ciudadanos israelíes llevan la carga de los estudiantes de la yeshiva sobre sus espaldas es inexacto.
Los trabajadores haredíes esperan que una parte de sus impuestos sirva para mantener a los estudiantes de la yeshiva, aunque tengan que conformarse con una suma simbólica.
Otra cosa que hay que señalar es que los intereses de la sociedad ultraortodoxa están excluidos del presupuesto del Estado. Por ejemplo, el presupuesto del Ministerio de Cultura y Deportes apenas aporta nada al público haredí. Los estudiantes de la Torá son el corazón y el alma de la cultura haredí, y están en su derecho de pedir apoyo financiero.
4 צפייה בגלריה
La Yeshiva Ponevezh en Bnei Brak operando en abierta violación de las regulaciones de salud.
La Yeshiva Ponevezh en Bnei Brak operando en abierta violación de las regulaciones de salud.
La Yeshiva Ponevezh en Bnei Brak.
(Shaul Golan )
Para muchos funcionarios del lado perdedor de la última ronda de elecciones, el próximo gobierno es un desastre. Pero yo opto por verlo como oportunidad.
Aparte del hecho de que fue elegido democráticamente, una realidad en la que los miembros de la Knesset haredí tendrán autoridad sobre importantes procesos de toma de decisiones de la economía les exigirá ampliar su perspectiva de la sociedad en su conjunto y considerar el bienestar de todos sus agentes individuales.
Un consejo: denles una oportunidad, puede que acaben sorprendidos.
Comentarios 0