Palestinos arrojan piedras a la policía en el complejo de la mezquita de Al Aqsa a principios de este mes.
Palestinos arrojan piedras a la policía en el complejo de la mezquita de Al Aqsa a principios de este mes.
AFP
Michael Herzog y el rey Abdullah de Jordania.

Jordania, clave para profundizar en los Acuerdos de Abraham y calmar a Cisjordania

Análisis. Israelíes y jordanos no ocultan su fuerte cooperación, pero la situación interna del rey Abdullah, y las tensiones en la mezquita de Al-Aqsa pueden impedir el acercamiento.

The Media Line - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 17.05.22, 17:26
Las relaciones entre Israel y Jordania experimentaron un renacimiento en el último año. Tras la salida del ex primer ministro, Benjamin Netanyahu, bajo cuyo liderazgo las relaciones con la monarquía hachemita eran tensas y a veces hostiles, las dos partes se redescubrieron, como una pareja que se vuelve a enamorar tras años de acritud mutua.
Los jordanos ya no ocultan su voluntad de cooperar con Israel en diversos temas, como un programa conjunto de alimentos, energías renovables, la lucha contra el islamismo radical, la prevención del contrabando de armas y la estabilización de los territorios palestinos.
6 צפייה בגלריה
Herzog Abdullah Jordania
Herzog Abdullah Jordania
Michael Herzog y el rey Abdullah de Jordania.
(Haim Tzaj)
Se trata de un aspecto importante del proceso de normalización porque una conexión significativa con Jordania da profundidad geopolítica a los Acuerdos de Abraham. Sin embargo, la situación es compleja. De hecho, el rey Abdullah evitó enviar a su ministro de Asuntos Exteriores a la Cumbre del Negev en marzo para no enemistarse con sus oponentes internos.
En su lugar, se dirigió a Ramallah para calmar el malestar que se estaba produciendo. Israel entendió su decisión.
Lo cierto es que Israel valora la mediación de Abdullah porque Jordania es el custodio de los lugares sagrados musulmanes de Jerusalem. Ambas partes esperaban que una diplomacia tranquila en Ammán evitara la violencia en torno a Al-Aqsa y Cisjordania durante el Ramadán, Pascua y Semana Santa.
El año pasado, cuando estalló la violencia en torno al sitio sagrado, miles de jordanos salieron a la calle (algunos llegaron a la frontera israelí) y exigieron a su gobierno que rompiera las relaciones diplomáticas con Israel.
El rey no se rindió, pero está claramente preocupado por el deterioro de la situación de seguridad en los territorios palestinos. Altos funcionarios jordanos e israelíes celebraron numerosas reuniones en un intento de forjar el entendimiento y la cooperación y evitar nuevos disturbios.
6 צפייה בגלריה
Las fuerzas policiales ingresan al complejo de la mezquita de Al Aqsa durante los disturbios que se produjeron a principios de este mes.
Las fuerzas policiales ingresan al complejo de la mezquita de Al Aqsa durante los disturbios que se produjeron a principios de este mes.
Las fuerzas policiales ingresan al complejo de la mezquita de Al Aqsa durante los disturbios que se produjeron a principios de este mes.
(AFP)
Este año, la violencia volvió a recrudecerse rápidamente; a pesar de la mejora de las relaciones, los jordanos criticaron duramente a Israel por permitir los disturbios. De hecho, el parlamento exigió la expulsión del embajador de Israel y los manifestantes en Ammán pidieron que se rompieran los lazos.
Hasta los funcionarios jordanos hicieron declaraciones muy críticas para apaciguar a los manifestantes. Pero todas las partes comprendieron que cuando la situación en Jerusalem vuelva a la normalidad, la cooperación bilateral volverá a estar en marcha.
Hace tres años, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mostró su 'acuerdo del siglo', los jordanos se sintieron excluidos y se difundió la noticia de que, según el plan, el control de los lugares sagrados pasaría de Jordania a Arabia Saudita.
Entonces llegaron los Acuerdos de Abraham. Los jordanos no estaban entusiasmados. Temían que la posición especial del reino como puente entre Israel y el mundo árabe se estuviera erosionando y que los acuerdos pudieran perjudicar tanto a los palestinos como a ellos.
A diferencia de los nuevos socios de Israel -Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos-, Jordania no puede desconectarse de los acontecimientos en Cisjordania. La historia compartida, los lazos familiares, la participación en la política interna y la cuestión de los lugares sagrados musulmanes unen a jordanos y palestinos.
6 צפייה בגלריה
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca.
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca.
Firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca.
(AFP)
Una revuelta en Al-Aqsa, un cambio de régimen en Ramala o cualquier otra conmoción dañaría a la monarquía hachemita, pero apenas se notaría en la región del Golfo. En este lugar es donde radica la principal diferencia entre las actitudes de los Estados jordanos y del Golfo hacia Israel.
El cambio de guardia en la Casa Blanca y en la Oficina del Primer Ministro israelí ofreció una oportunidad para mejorar la conducta coordinada de Israel, Jordania, los palestinos y los Estados del Golfo.
Por esto, Israel mejoró su relación con Ammán, trató de aliviar la desconfianza entre ambas partes y mostró una inusual voluntad de cooperación. Al mismo tiempo, por primera vez desde la firma de los Acuerdos de Abraham, Israel permite a Jordania disfrutar de los frutos de la normalización promoviendo proyectos económicos que resultan rentables para todas las partes.
Así, en noviembre de 2021, Israel, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos firmaron un acuerdo trilateral en el que Israel compraría 600 megavatios de electricidad "verde" a los jordanos (producida con ayuda emiratí) y a cambio consideraría la exportación de 200 millones de metros cúbicos de agua desalinizada a Jordania.
Una vez que el manido y perjudicial eslogan "Jordania es Palestina" dejó de oírse en Jerusalem o en Washington, Jordania renovó su condición de socio importante de Estados Unidos en la lucha contra el islamismo radical.
6 צפייה בגלריה
Las tropas de las FDI se preparan para irrumpir en un apartamento de Ramala en busca de sospechosos de terrorismo en 2018.
Las tropas de las FDI se preparan para irrumpir en un apartamento de Ramala en busca de sospechosos de terrorismo en 2018.
Las tropas de las FDI se preparan para irrumpir en un apartamento de Ramala en busca de sospechosos de terrorismo en 2018.
(Fuerzas de Defensa de Israel)
El presidente estadounidense Joe Biden incluso trasladó una base militar de Qatar a Jordania. Y produjo un cambio positivo en Ammán hacia los Acuerdos y la posibilidad de mejorar la cooperación con Israel.
Si Israel se hubiera centrado únicamente en promover las relaciones con sus tres nuevos socios, habría excluido a Jordania y Egipto, haciendo avanzar los acuerdos en un vacío, desconectado de una compleja realidad regional en la que los acontecimientos están entrelazados.
La grave situación económica de Jordania se corresponde con el deterioro de la seguridad en territorios palestinos. El contrabando de armas desde Jordania también está relacionado con las actividades de las organizaciones islámicas radicales a ambos lados de la frontera.
Israel debe seguir acercándose a Jordania y trabajar con ella para calmar la región y mejorar la situación en la Autoridad Palestina (AP). En este contexto, los firmantes de los Acuerdos de Abraham pueden desempeñar un papel clave en el impulso de los procesos económicos con Israel en Jordania y la AP.
6 צפייה בגלריה
Abbas Autoridad Palestina
Abbas Autoridad Palestina
Abbas, líder de la Autoridad Palestina.
(AFP)
Ammán también observa la agitación política que sacude al gobierno de Bennett-Lapid y espera que la tormenta no dañe el delicado tejido de relaciones creado durante el último año. Al mismo tiempo, el abrazo político y económico de Jordania no puede conducir a resultados estables a largo plazo sin un cambio en la hostil actitud de la opinión pública jordana hacia Israel.
A pesar del gran calentamiento político, a nivel de la sociedad civil -en Jordania y en la Autoridad Palestina- las relaciones con Israel siguen congeladas. La hostilidad sigue intacta y quizá incluso haya aumentado.
La resistencia de las relaciones dependen también de la capacidad de cambiar la narrativa pública en la propia Jordania. A medida que las relaciones políticas florecen mientras el patio trasero arde de rabia, aumentan las perspectivas de una explosión interna.
6 צפייה בגלריה
Lapid Bennett
Lapid Bennett
Lapid y Bennett.
(Mark Israel Salem)
Mientras que la generación más antigua de palestinos y jordanos se esfuerza por preservar el statu quo, la generación más joven se rindieron y pasaron a una posición más hostil y combativa.
Sólo un progreso significativo en el ámbito político frente a los palestinos y las medidas de fomento de la confianza podrían mejorar el ambiente a ambos lados del río Jordán.
Comentarios 0