Dave Chappelle.
Dave Chappelle.
EPA
Una escena de "La conspiración".

El interminable trabajo de desmentir las teorías conspirativas antisemitas

Opinión. Aunque el antisemitismo actual sea menos flagrante que el de antaño, la gente utiliza teorías conspirativas y cuentos chinos para hacer que los judíos sean vistos de forma negativa, pero de una manera más sutil y astuta.

JTA - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 23.11.22, 17:49
Días después de que el cómico Dave Chappelle apareciera para justificar el interminable atractivo de las teorías conspirativas judías, se pudo leer esta frase en el NY Times: "Bankman-Fried ya se compara con Bernie Madoff".
Lo explico: Sam Bankman-Fried es el fundador de 30 años de FTX, la bolsa de criptomonedas que se evaporó de la noche a la mañana, dejando a más de un millón de acreedores en la cuerda floja. Bernie Madoff, es, por supuesto, el financiero que estafó a miles de inversores a través de un esquema Ponzi y murió en prisión.
6 צפייה בגלריה
Una escena de "La conspiración".
Una escena de "La conspiración".
Una escena de "La conspiración".
(DOC NY)
Es una comparación justa, como dice un antiguo regulador a la CNN: "Bankman-Fried, al igual que Madoff, demostró ser experto en utilizar su pedigrí y sus conexiones para seducir a los inversores sofisticados y a los reguladores para que pasaran por alto las 'señales de alarma'".
Sin embargo, al ver estas figuras judías agrupadas, llegó lo inevitable: Tweets desagradables sobre los judíos y calumnias de supremacistas blancos.
Lo que viene después es un guión conocido: los grupos de defensa de los judíos emiten declaraciones diciendo que las teorías de la conspiración trafican con tropos antisemitas centenarios y son un peligro para los judíos.
Es agotador tener que negar lo obvio: que un grupo de personas que ni siquiera se ponen de acuerdo sobre qué tipo de almidón comer en la Pascua, regularmente conspiran para estafar a inocentes, manipular los mercados o controlar el mundo. Y a menudo parece que el propio intento de explicar estas mentiras y su popularidad acaba alimentando a la bestia.
6 צפייה בגלריה
Dave Chappelle.
Dave Chappelle.
Dave Chappelle.
(EPA)
El famoso monólogo de Chappelle en "Saturday Night Live" es un ejemplo de esto. A primera vista, es un intento característicamente travieso de burlarse del rapero Kanye West por su antisemitismo, y de empujar los límites para explicar por qué un artista negro con problemas podría sentirse agredido en una industria con una sobrerrepresentación histórica de judíos.
Jon Stewart ciertamente lo escuchó así, diciéndole a Stephen Colbert: "Míralo desde una perspectiva negra. Es una cultura que siente que su riqueza fue extraída por diferentes grupos. Ese es el sentimiento de esa comunidad, y si no entiendes de dónde viene, entonces no puedes lidiar con ello".
Es un mensaje útil, pero hay que tener en cuenta al mensajero.
Chappelle parece desaprobar las conspiraciones de West, pero ni una sola vez discute el daño que podría causar a los objetivos reales de las conspiraciones.
6 צפייה בגלריה
Dave Chappelle.
Dave Chappelle.
Dave Chappelle.
(Getty)
En cambio, se centra en la amenaza que esas ideas suponen para las carreras y reputaciones de artistas como él y West. La "ilusión de que los judíos dirigen el mundo del espectáculo", dijo Chappelle, "no es una locura pensar", pero "es una locura decirlo en voz alta". Termina la rutina invocando ominosamente a los "ellos" que podrían acabar con su carrera.
A eso se referían los críticos cuando decían que Chappelle "normalizaba" el antisemitismo: describió de dónde viene, explicó por qué sus compañeros podrían sentirse así, y sólo lo criticó hasta el punto de que podría llevar a los proveedores a ser cancelados.
Esta semana trabajé con un colega en un artículo sobre cómo se afianzó el mito de que "los judíos controlan Hollywood", y a cada paso me preguntaba si estábamos avivando el fuego que intentábamos apagar. No, los judíos no controlan Hollywood, informamos, pero "casi todos los grandes estudios cinematográficos fueron fundados a principios del siglo XX" por un judío.
Esos magnates rara vez utilizaron el cine como plataforma para defender los intereses judíos, pero según Steven Spielberg, "ser judío en Hollywood es como querer estar en el círculo popular".
6 צפייה בגלריה
Henry Ford.
Henry Ford.
Henry Ford.
(Archivo)
Un documental proyectado el jueves por la noche en el festival DOC en Nueva York se tambalea al borde de la misma trampa.
"La conspiración", dirigido por el cineasta ruso-estadounidense Maxim Pozdorovkin y narrado por Mayim Bialik, utiliza una animación en 3D para explicar cómo conspiradores que van desde un sacerdote francés del siglo XIX hasta el industrial estadounidense Henry Ford situaron a tres judíos -el financiero alemán Max Warburg, el revolucionario ruso León Trotsky y el soldado francés falsamente acusado Alfred Dreyfus- en el centro de un vasto, contradictorio y absurdo plan para dominar el mundo.
Conecta la antigua animosidad de los cristianos hacia los judíos con siglos de paranoia antisemita y de fomento del miedo que condujeron a una violencia indecible en Kishinev, Auschwitz y Pittsburgh.
"Este mito plago el mundo durante siglos", explica Pozdorovkin.
Parte del problema es la estética de la película: una paleta constantemente oscura y una "cámara" que se detiene en feos ejemplos de propaganda antisemita. Aunque estas imágenes se ven en un espeluznante "muro de la conspiración" y se conectan con ese hilo rojo familiar de las series policiales y las películas de terror, puedo imaginarme a un espectador desinformado preguntándose por qué los miembros de esta pequeña minoría parecen estar en el centro de tantos acontecimientos importantes de los siglos XIX y XX.
Me recordó un chiste del cómico judío Modi, ridiculizando el ritual de invitar a celebridades acusadas de antisemitismo a visitar un museo del Holocausto.
"Es la idea más estúpida de todas", dice. "Llevas a alguien que odia a los judíos a un museo del Holocausto. ¡Salen de allí [diciendo] '¡Guau! Dios mío, ha sido increíble! Quiero una camiseta'".
6 צפייה בגלריה
Museo del Holocausto Yad Vashem.
Museo del Holocausto Yad Vashem.
Museo del Holocausto Yad Vashem.
(Shutterstock)
El poeta y ensayista Clint Smith, cuyo artículo de portada en la revista Atlantic del mes que viene explora los significados de los museos del Holocausto en Alemania, hace un comentario similar. Tras visitar el museo de Wannsee que documenta la infame reunión en la que los nazis tramaron la Solución Final, se pregunta: "¿Podría alguien venir a un museo como éste y sentirse inspirado por lo que vio?".
Los creadores de "La conspiración" (si, ese título) pretenden obviamente todo lo contrario. En una entrevista con el Forward, Pozdorovkin está de acuerdo con la sugerencia del entrevistador de que aquellos "que más necesitan ver esta película podrían ser los menos convencidos por ella".
"Mi esperanza es que esta película tenga un efecto de goteo", explicó.
La culpa no es de quienes pretenden denunciar el antisemitismo, sino de una sociedad que confía en las víctimas para que expliquen por qué no deben ser victimizadas. Como muchos señalaron, el antisemitismo no es un problema de los judíos; es un problema de los individuos y las sociedades que culpan de su infelicidad y sus neurosis a un conveniente chivo expiatorio.
El ultranacionalismo y la intolerancia son el terreno en el que arraigan las conspiraciones.
6 צפייה בגלריה
Kanye West
Kanye West
Kanye West.
(Foto: Backgrid)
Pero mientras el chivo expiatorio siga siendo popular y mortal, las víctimas tienen que seguir explicando lo obvio: que, por ejemplo, el hecho de que Sam Bankman-Fried y Bernie Madoff sean judíos no es más significativo que el hecho de que Henry Ford y Elon Musk, dos personas que fundaron empresas de automóviles, sean gentiles.
La pregunta es: ¿quién está escuchando?
Comentarios 0