Ariela Ringel-Hoffman
Ariela Ringel Hoffman
Shalom Bar-Tal
Prueba de coronavirus en el Aeropuerto Ben-Gurion.

Israel pasó de la arrogancia a la catástrofe sanitaria

Opinión. Los políticos dejaron de afirmar que ya no habrá más confinamientos, mientras el gobierno centra sus esfuerzos en aplicar inyecciones contra el coronavirus en las personas no vacunadas. No es de extrañar, por tanto, que la desconfianza del público en los responsables de la toma de decisiones se esté extendiendo tan rápidamente como la variante Delta.

Ariela Ringel Hoffman - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 08.08.21, 09:22
Las recientes advertencias de que el gobierno podría imponer un cierre general durante las altas fiestas judías que comienzan el 6 de septiembre son ridículas.
La ola de casos de COVID-19 en todo el país está aumentando rápidamente. Por lo tanto, ¿por qué no simplemente imponer un cierre inmediato? O, si es demasiado sorpresivo y el gobierno no quiere avisar con poco tiempo de antelación, ¿por qué no anunciar que se impondrá un confinamiento la próxima semana o la semana siguiente?
¿El virus se fue de vacaciones hasta septiembre? ¿Anunció una tregua de un mes?
3 צפייה בגלריה
Prueba de coronavirus en el Aeropuerto Ben-Gurion..
Prueba de coronavirus en el Aeropuerto Ben-Gurion..
Prueba de coronavirus en el Aeropuerto Ben-Gurion.
(Avi Hai)
La tercera campaña de vacunación en Israel está actualmente en marcha. Por lo tanto, sería una medida inteligente imponer el cierre ahora, permitir que la inyección de refuerzo haga su trabajo y eliminar el confinamiento para que coincida con el inicio de las altas fiestas
Hace apenas unas semanas, Israel estaba celebrando el hecho de que el número nacional de casos diarios se había reducido a un solo dígito, que los hospitales estaban cerrando sus salas de coronavirus y que el número de víctimas mortales estaba relativamente estancado.
Continuamos celebrando incluso cuando la variante Delta se propagó desde el Aeropuerto Ben-Gurion, cuando el número de casos diarios aumentó significativamente en un breve lapso de tiempo, cuando en lugar de seis nuevos casos por día, teníamos 500.
Y cuando el número de casos diarios ascendió a miles, encontramos consuelo en el hecho de que la cantidad de pacientes en estado grave se mantuvo estable.
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, es cauteloso sobre un cierre, mientras que el ministro de Educación, Yifat Shasha-Biton, ha prometido que el próximo año académico comenzará según lo planeado y los estudiantes no serán vacunados en la escuela.
3 צפייה בגלריה
Policías controlan el cumplimiento de las directivas sanitarias en Tel Aviv a principios del 2021.
Policías controlan el cumplimiento de las directivas sanitarias en Tel Aviv a principios del 2021.
Policías controlan el cumplimiento de las directivas sanitarias en Tel Aviv a principios del 2021.
(EPA)
Nuestros funcionarios públicos siguen contradiciéndose entre sí, ya que las repetidas promesas de de “no confinar” se transforman gradualmente en amenazas de un cierre inminente
Ambos pueden sufrir la indignidad de un cambio de sentido, pero es el público el que realmente sufrirá. Porque casi sin darse cuenta, Israel ha pasado de la celebración a la catástrofe.
La tercera campaña de vacunación en Israel está actualmente en marcha. Por lo tanto, sería una medida inteligente imponer el cierre ahora, permitir que la inyección de refuerzo haga su trabajo y eliminar el confinamiento para que coincida con el inicio de las altas fiestas.
La única forma de vencer realmente a esta enfermedad es vacunar a los millones que se niegan a recibir la inyección, o al menos a los cientos de miles que no se niegan ideológicamente, sino que simplemente postergan su inoculación.


, a pesar de su insistencia en que la mayoría de los esfuerzos de mitigación se centran en aplicar las dosis a los brazos de los no vacunados.
3 צפייה בגלריה
Naftalí Bennet acompaña a su madre a recibir la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus.
Naftalí Bennet acompaña a su madre a recibir la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus.
Naftalí Bennet acompaña a su madre a recibir la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus a principios de la semana pasada.
(Elad Gershgoren)
No es de extrañar que la desconfianza del público hacia quienes toman las decisiones se esté extendiendo tan rápidamente como la variante Delta.
El público aún recuerda la falta de liderazgo del gobierno anterior, las salidas sin control del Aeropuerto Ben-Gurion, el lento cierre del sitio que permitió que una multitud de variantes fluyeran al país, las estaciones de prueba inactivas, las deficiencias en el funcionamiento de los llamados “hoteles COVID-19” y el menosprecio a los profesionales de la salud.
La "coalición para el cambio" del primer ministro Naftalí Bennett tiene que hacerlo mejor, porque no es así cómo se protege a las personas.
Comentarios 0